| Artículos | 01 NOV 2008

Nuevas tendencias de la informática profesional

Tags: Histórico
Según nos acercamos a las últimas semanas del año, nos entra la necesidad de empezar a planificar lo que será el próximo ejercicio pero, antes de ponernos en marcha en esa línea, conviene detenerse un poco en las tendencias tecnológicas, en lo que nos traerá la tecnología de los próximos meses y, tal vez, años, pero que empiezan a dibujarse en este momento.

Para ello, vamos a detenernos en las que creemos que serán las tendencias tecnológicas de los entornos profesionales en tres líneas que, si bien no constituyen la globalidad del mercado, sí que tienen un peso representativo en éste. Nos referimos a los segmentos de movilidad, impresión y monitores que, por sí solos, pueden cubrir muchas de las necesidades tecnológicas de una pequeña empresa y, por descontado, las de un profesional independiente que constituya su propio ente empresarial o, simplemente, quiera estar a la última en tecnología.
Como se pueden imaginar, es muy complicado establecer un criterio único de selección de tendencias entre estos tres segmentos, dado que las necesidades tecnológicas profesionales en ellos son dispares. Así, un usuario, ya sea profesional o no, empresarial o no, necesita en sus dispositivos móviles una serie de requisitos a los que no está dispuesto a renunciar. En esta lista no podríamos olvidarnos de la ligereza, dado que si se trata de una solución móvil debe ser sumamente transportable y manejable, sobre todo en un momento en el que los viajes en avión están a la orden del día y el espacio del que disponen los pasajeros en este medio de transporte es cada vez menor. Pero ya volveremos posteriormente con la ligereza, porque ahora tampoco podemos olvidarnos de la potencia, puesto que el hecho de estar fuera de nuestro lugar de trabajo no implica que queramos renunciar a poder realizar nuestras funciones en su totalidad. De hecho, cuando estamos en la oficina necesitamos un dispositivo que nos ofrezca las posibilidades que encontramos fuera y, cuando estamos desplazados, queremos un dispositivo que nos permita sentirnos “como en casa”. Otro elemento fundamental es la autonomía, dado que ningún profesional que se precie, o incluso aquellos que llevan su dispositivo móvil en la mochila para su ocio, no pueden permitir que tras una o dos horas de funcionamiento tengan que volver a guardarlo en su bolsa hasta que se encuentre un enchufe. Asimismo, es imprescindible que los usuarios puedan conectarse con “el mundo” en cualquier momento o lugar, por lo que los dispositivos deben concentrar todas las posibilidades de conexión actuales, ya sea de forma inalámbrica a una red local vía Wi-Fi, a través de las redes 3G o HSDPA de última generación o, incluso, aunque menos productivo si se quiere, a través de Bluetooth para comunicarse con otros dispositivos en su radio de alcance. Por último, y no por ello menos importante, es necesario que estos dispositivos cuenten con el diseño adecuado, y no nos referimos sólo a que sean visualmente agradables, que también, pero a nadie le interesa contar con un equipo de trabajo en el que no se han cuidado detalles que hagan la vida más fácil al usuarios, tanto en el día a día como cuando tiene necesidades especiales.
Pero como no sólo de movilidad vive el usuario, aunque ya volveremos a ese apartado posteriormente, también queremos detenernos en el terreno de los monitores y, concretamente, en los monitores de gran formato que, debido a su denominación anglosajona, responden a las siglas LFD (Large Format Display), unos dispositivos que ofrecen, además de un mayor tamaño para la visualización de imágenes, unas nuevas posibilidades que podríamos situar en las nuevas tendencias de la comunicación interactiva o del marketing dinámico. De hecho, con este tipo de posibilidades el monitor abandona definitivamente su papel estático sobre una mesa de oficina conectado a un PC para abrirse a un nuevo mundo de capacidades en un mundo cada vez más visual y donde la imagen, que siempre se ha dicho que vale más que mil palabras, no ha hecho sino confirmar su ineludible reinado.
La tercera línea de este desarrollo la constituye la impresión. En este terreno, y tras algunos años de asentamiento en el mercado, hay un claro vencedor, el color, y una tecnología que ha conseguido imponerse, láser.
Algunos de los que lean estas páginas recordarán que la primera impresora con la que empezaron a trabajar no era color. Ni siquiera era láser o de inyección de tinta, sino que era matricial. Desde entonces ha llovido mucho. Tras un largo y productivo reinado de las impresoras de inyección de tinta, en el que asumimos como normal la impresión en color, alejándonos de la menos atractiva impresión monocromo, el láser hizo su aparición en el mercado. Primero, en blanco y negro y, después, y de manera lenta pero segura, en color.
Algunos auguraban una desaparición total de la impresión láser en blanco y negro. Si bien ésta no se ha producido, lo que sí ha tenido lugar es una paulatina sustitución de las máquinas, primero empresariales y luego de usuarios más o menos profesionales, monocromo por máquinas que pueden imprimir en color, con un coste de impresión que no por ello es muy superior. De hecho, con el paso del tiempo el precio se convirtió en una barrera franqueable, dado que ni el precio de compra del dispositivo ni los costes de impresión asociados al mismo justifican la no compra de una impresora láser color para poder obtener trabajos de mayor calidad visual siempre que se necesiten. No se trata de imprimir en color la lista de la compra, pero sí ser capaces de dar una buena imagen nuestra o de nuestra empresa a la hora de obtener un trabajo impreso.
Por tanto, las nuevas tendencias de la informática profesional no distan mucho de lo que hemos estado viendo en los últimos meses, pero sí marcan líneas más acusadas de desarrollo en algunos segmentos concretos, que son los que nos proponemos repasar en estas líneas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información