| Artículos | 01 ENE 2007

Nuevas iniciativas alientan el avance del código abierto

Tags: Histórico
Los grandes de la industria se adentran en el mercado Linux
La alianza sellada entre Microsoft y Novell para soportar SuSE Linux en máquinas que corran Windows y desarrollar tecnologías que faciliten a los usuarios ejecutar ambos sistemas operativos, ha abierto la veda para iniciar una carrera de fondo en el mercado del código abierto. La creciente rivalidad entre fabricantes en este terreno conllevará notables cambios, tanto para los desarrolladores de código abierto como para los profesionales que trabajan con Linux.

El avance que el código abierto ha experimentado en los últimos años lo ha convertido en una alternativa real frente a la hegemonía que Microsoft ostenta en este terreno, en el que cuenta con su sistema operativo instalado en el 90 por ciento de los ordenadores de todo el mundo. Sin embargo, la visibilidad que ha ido ganando el software de código abierto ha llegado hasta tal punto que pesos pesados de la industria, como Microsoft y Oracle, entre otros, han decidido dirigir sus miras hacia este terreno. La alianza de la compañía de Bill Gates con Novell en virtud de la cual se busca promover la compatibilidad de los sistemas Windows y SuSE Linux, o el reciente anuncio de Sun de abrir el código fuente de Java bajo licencia GPL, ha abierto un camino que constata el creciente interés por Linux conforme crece la base instalada, con lo que se abren un sinfín de posibilidades en este área.

Primeros cambios
A pesar de las muchas ventajas que tanto Microsoft como Novell han querido mostrar con esta unión, así como el también anuncio de Oracle del inicio de prestación de soporte técnico para el Linux de Red Hat, lo cierto es que la comunidad que apuesta por el código abierto ha acogido con cierto recelo todas estas novedades.
Desde Microsoft, Álvaro Morón, responsable de plataforma, apunta que este acuerdo afectará principalmente al mercado de servidores y en tres aspectos clave. En opinión de este responsable, la colaboración afectará a “la capacidad de gestionar entornos heterogéneos con diferentes sistemas operativos desde una plataforma única, la posibilidad de tener plataforma Windows y Linux virtualizado o Linux y Windows virtualizado con mejor rendimiento y, sobre todo, capacidad de interoperabilidad”. Sin embargo, en el caso de Oracle, la compañía defiende que su soporte técnico para Linux implica que ofrecerá el mismo soporte de clase empresarial a Linux que el que dan a sus productos de aplicaciones, middleware y bases de datos. Según fuentes oficiales de Oracle, “de esta forma, comenzaremos por Red Hat Linux, eliminando sus marcas comerciales e incorporando las correcciones a errores de Linux y todo bajo el programa Unbreakable Linux”. Asimismo, también apuntan que mantendrá la compatibilidad con Linux de Red Hat de manera que, cada vez que esta firma distribuya una nueva versión, realizará una resincronización de su código. Según Oracle, lo que hacen es agregar correcciones de errores a las futuras, actuales y anteriores versiones de Linux, disponibles tanto para Red Hat como para el resto de la comunidad lo que, en opinión de la compañía, es un rasgo diferenciador ya que Red Hat solo ofrece correcciones de la última versión de su software. “Vamos a acelerar la adopción de Linux y para nosotros, y como estrategia, es importante apostar por los estándares abiertos basados en software triunfador”, apuntan fuentes de la compañía.

Propiedad intelectual
Uno de los aspectos que mayor inquietud ha provocado entre los profesionales han sido las declaraciones de Microsoft proclamando ser propietaria de parte del código fuente que se utiliza en Linux, si bien también manifestaba no querer entrar en litigios sobre patentes. Así, la compañía se comprometía a no emprender acciones legales por lo que podría considerar una violación de sus derechos de patente sobre parte del sistema operativo Linux, hecho por el que, en el acuerdo establecido con Novell, ésta ha debido desembolsar 40 millones de dólares con el compromiso de no demandar a Microsoft, que a su vez ha pagado por ello 348 millones de dólares.
Esto ha provocado la suspicacia de quienes han querido ver que este pacto podría dar inmunidad a Novell pero no a otros distribuidores de software de código abierto. Otrora grandes rivales, los intereses comunes les han llevado a aunar fuerzas aunque desde Novell, su CEO, Ron Hovsepian, declaraba públicamente que dicho acuerdo no es un reconocimiento de que Linux infrinja derecho de propiedad alguno de Microsoft, sino que colaborarán en las áreas de ventas y marketing para proteger a sus clientes contra posibles litigios en este sentido. Por su parte, la firma de Redmond respondía con un comunicado en el que declaraba el respeto hacia el punto de vista de Novell sobre dicha cuestión y que habían considerado necesario crear un pacto de patentes para los clientes de estos productos.
Sin embargo, posteriormente, en una reunión con profesionales del sector, Steve Ballmer volvía a insistir en que Linux utiliza la propiedad intelectual de Microsoft, con lo que los usuarios de este sistema operativo “se enfrentan a una responsabilidad cuyas consecuencia aún están por revelarse”. Estas palabras sembraron la incertidumbre entre la comunidad de código abierto que apuntan que este acuerdo podría violar los términos de la versión 2 de la Licencia Pública General (GPL) bajo la que se licencia Linux.
Sin embargo, Álvaro Morón destaca la voluntad de la compañía por no entrar en una espiral de denuncias sobre patentes y alega que “la protección frente a la violación de la propiedad intelectual es algo muy importante que queremos proteger”. En este sentido, el responsable destaca que hay un aspecto importante en las declaraciones realizadas desde la firma de Redmond y al que no se le está dando importancia, como es que aquellos desarrolladores que la compañía denomina “hobbyists”, es decir, que no crean software con fines comerciales, también se comprometen a no denunciarlos, tanto si violan consciente o inconscientemente su propiedad intelectual. “Sólo competimos con empresas que hacen software comercial, independientemente del modelo de negocio”, sostiene Morón.
Por su parte, Javier Colado, vicepresidente y director general de Novell para el Sur de Europa, argumenta que, dado que el software de código abierto se desarrolla en un entorno de colaboración, existe cierto temos a que la protección de la propiedad intelectual se ponga en peligro con más facilidad en este tipo de soluciones”.
No obstante, voces discordantes sobre este acuerdo, como la del responsable de ventas para España y Portugal de Red Hat, Rodolfo González Pineda, apunta que las áreas de interoperabilidad en las que Microsoft y Novell han acordado trabajar no son las de mayor interés de los clientes. En opinión de este responsable, ante la insistencia de la Comisión de la Competencia de la Unión Europea para que Microsoft pusiera disponible sus protocolos no ha hecho más que evidenciar que “el verdadero interés de Microsoft era el de conseguir un grupo que distribuyese Linux y Novell ha caído en la trampa motivado, principalmente, por el dinero y la esperanza de que esto podría inyectar vida a su estancado negocio de Linux”.
Sobre si los partidarios y usuarios de Linux deberían preocuparse por la posibilidad de que Microsoft pudiera demandarles, fuentes de la multinacional de Bill G

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información