| Artículos | 01 NOV 1999

Nueva visión del Universo

Tags: Histórico
El mayor observatorio astronómico situado en tierra se construirá en el desierto de Atacama, gracias al acuerdo suscrito entre Europa y Estados Unidos. En el diseño de este gigantesco radiotelescopio, que estará formado con un total de sesenta y cuatro antenas de doce metros de diámetro cada una, ya han empezado a trabajar los técnicos europeos y norteamericanos que necesitarán avanzadas plataformas informáticas para llevarlo a cabo. Los diez kilómetros cuadrados que necesita el ingenio para su construcción, serán clave para que los astrofísicos puedan estudiar el origen de los planetas y las galaxias.
El acuerdo de colaboración para impulsar el proyecto "ALMA" (acrónimo de Atacama Large Millimeter Array) ha sido suscrito por representantes del Observatorio Nacional de Radioastronomía de USA, por un lado y por un conjunto de organismos públicos de investigación de Holanda, Alemania e Inglaterra, junto a los países miembros del Observatorio Europeo del Sur (ESO). Este consorcio internacional, del que España todavía no es miembro, construye también en Chile el observatorio "VLT", integrado por cuatro gigantes telescopios ópticos e infrarrojos interconectados, que constituirán en los próximos años la vanguardia de la astronomía terrestre.
El futuro radiotelescopio completará la visión del Universo aportada por los telescopios espaciales, como el "Hubble" y por los mayores terrestres, como el "VLT". Y es que efectuará observaciones del cosmos en una región particular del espectro electromagnético, concretamente la que está comprendida entre la franja infrarroja y la de ondas de radio. De esta forma, "ALMA", abrirá una ventana al Universo más joven y a las nubes de materia interestelar donde nacen las estrellas y los planetas.
Con ayuda de un potente ordenador central, las antenas actuarán como una gigante de diez kilómetros de diámetro, cuya construcción con las técnicas y conocimientos actuales resultaría imposible.
El diseño y fabricación de esta red de antenas constituye un reto científico y la aplicación de nuevas tecnologías, como técnicas ultrarrápidas para procesar digitalmente información o receptores fabricados con superconductores para amplificar las débiles señales procedentes de galaxias lejanas.
El acuerdo firmado en Washington por los socios de este megaproyecto abarca las fases de diseño y desarrollo inicial, en las que incluye la construcción de dos prototipos de antenas. La superficie de estas antenas de 12 metros de diámetro deberá ser tan perfecta que no podrá admitir desviaciones superiores al tamaño de un cabello humano. Moléculas en el cosmos.Estos trabajos exigirán un desembolso económico importante para socios europeos y norteamericanos. En función de los resultados, el radiotelescopio sería totalmente aprobado en el 2001 y comenzaría inmediatamente su construcción. Si se cumple el calendario previsto, "ALMA" comenzará a funcionar de forma limitada en el 2005 y a pleno rendimiento científico cuatro años después. Actualmente, se baraja la posibilidad de que Japón se asocie a este proyecto, ya que tiene previsto la construcción de un radiotelescopio con fines científicos muy similares. Los astrofísicos europeos y norteamericanos esperan utilizar este radiotelescopio para observar las primeras galaxias del Universo ocultas por el polvo interestelar, estudiar las moléculas existentes en las atmósferas de los planetas del Sistema Solar y analizar la composición de los cometas.
Por otro lado, será noticia también este año, la isla española de La Palma, en el archipiélago canario, considerada por los expertos como el mejor enclave para la observación astronómica del hemisferio norte. A lo largo de estos meses que faltan para acabar el siglo empezarán las obras de construcción del primer proyecto español de "gran ciencia": el Gran Telescopio de Canarias (GTC). Doce mil millones de pesetas es el coste aproximado de este ingenio, que a finales del 2003 se convertirá en uno de los mayores del mundo gracias a su espejo principal de diez metros de diámetro.

José María Fernández-Rúa es periodista. Jefe del Departamento de Ciencias del diario ABC. Miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información