| Artículos | 01 SEP 2007

Nos asomamos a tres ventanas de 19 pulgadas

Tags: Histórico
LG Flatron L1972H, Philips 190X7FB y Samsung SyncMaster 961BF
Alfonso Casas.
Por su tamaño, área de visualización y características, siempre han ofrecido la resolución más apropiada para los puestos de trabajo, muy especialmente para los entornos de oficina, a lo que ahora se les une una espectacular bajada de precios.

La decisión de realizar una comparativa de monitores de este tamaño y formato viene respaldada por tratarse de los modelos que actualmente mayor demanda tienen en el mercado. La incorporación a los catálogos de formatos panorámicos y tamaños un tanto específicos, como son los de 20,1 ó 22 pulgadas, ha propiciado que el precio de los modelos de 19 pulgadas haya caído de forma espectacular y se posicionen como la opción más a tener en cuenta por los usuarios, tanto profesionales como particulares.
Dentro de las pantallas evaluadas en esta pequeña comparativa es posible apreciar diferentes generaciones de monitores. Todos ellos presentan un formato de 4:3 y en líneas generales son muy válidos para trabajar en entornos de oficina, o bien, visualizar contenidos multimedia o juegos que requieren de una gran tasa de refresco de pantalla.
La inclusión de varias entradas de vídeo es interesante, y todos los aquí evaluados disponen de la entrada digital DVI-D y de la analógica D-Sub, conocida comúnmente como la clásica VGA.
Paralelamente, la mayoría de las pantallas evaluadas soportan HDCP (High Bandwidth Digital Content Protection) para la protección de contenidos digitales de gran ancho de banda, una especificación desarrollada para controlar el contenido de audio y vídeo que se transmite mediante las conexiones DVI o HDMI. La especificación y sus implementaciones deben ser licenciadas para la gestión de los derechos digitales DRM.
Además de lo comentado, conviene tener en cuenta la utilización que se le va a dar al monitor. Algunos de los monitores presentan una configuración multimedia superior, con un hub de conectores USB, altavoces integrados en la pantalla, así como salida de auriculares para su utilización con aplicaciones de mensajería instantánea, entre otras. A pesar de que la calidad del audio suele ser muy básica, en ocasiones es suficiente y permite prescindir de unos altavoces adicionales que ocupen mayor espacio en el área de trabajo.
A nuestro entender, y así lo reflejamos en esta comparativa, el apartado de la ergonomía ha de tener un gran peso. En líneas generales, los tres fabricantes de los que hablamos a continuación se han esforzado en los últimos años por ofrecer pantallas que se ajusten en mayor medida a las necesidades del usuario. Y no sólo en cuanto al tipo de contenido visualizado, algo que casi todas consiguen ofrecer mediante los botones OSD de acceso directo a la preselección de modos de visualización, sino también en los aspectos relacionados con la posición de la pantalla. Los ángulos de visualización se han optimizado en casi todas, pero la capacidad de regulación y la versatilidad para orientar y mover la pantalla en la dirección pretendida es algo que deja mucho que desear. Por este motivo, hemos valorado estos factores y puntuado muy positivamente a las que facilitan su adaptación al puesto de trabajo sin tener que aplicar un esfuerzo extra. Hay que tener en cuenta que determinadas ubicaciones el empleado, por el tipo de trabajo que desempeña, requiere de varios monitores colocados en paralelo. Una mala regulación o inclinación provocará una mala postura, lo que repercutirá en la salud del usuario.
Las pantallas TFT han supuesto un gran avance en cuanto a manejo de niveles de brillo y contraste que puedan afectar a la visión del usuario frente a los monitores tradicionales CRT; sin embargo, es necesario que ofrezcan unos niveles apropiados con la temperatura de color que deben ofrecer.


LG Flatron L1972H
Dentro de la amplia gama de monitores Flatron que la compañía comercializa, el L1972H pertenece a una nueva línea que destaca por ofrecer un elevadísimo rango de contraste de 5.000:1 gracias a su tecnología DFC (Digital Fine Contrast), exclusiva de la marca. El principal componente que hace posible esta característica es f-Engine, un chip implementado en la pantalla destinado a mejorar la calidad final de los colores que ofrece.
Llama la atención su diseño, con una amplia base circular bastante firme, que aunque no es giratoria, permite elevar la posición del monitor 100 mm. con respecto a la altura de la mesa, valores suficientes para satisfacer la posición más adecuada para usuarios de diferente estatura. En este sentido, la inclinación hacia arriba y abajo llega a ser de 95 grados, con lo que la pantalla puede ubicarse en lugares específicos siempre que el ángulo de visión sea suficiente para visionar la imagen. Un último detalle en este sentido es que el material de la base y la pantalla presentan acabado en negro brillante, exceptuando el marco de esta última, con el fin de evitar posibles reflejos a la visión del que la utiliza.
A nivel de configuración, Flatron L1972H incluye la función ez-Zooming, con la que es posible modificar y optimizar la resolución que admite la pantalla mediante la utilización de uno de los botones OSD. Se trata de una característica nueva que hasta ahora no se había dado en los monitores, la cual permite modificar la resolución de forma rápida sin tener que recurrir a parámetros de software, muy válida para aplicaciones que requieran de diferentes áreas de pantalla.
A pesar de que su base es muy regulable en altura y orientación, la principal diferencia con respecto al modelo Samsung radica en que la base no es giratoria, con lo que hay que hacer mayor esfuerzo para que gire sobre sí misma. También existen modelos más avanzados de LG que disponen de la funcionalidad ForteManager para ajustar automáticamente el brillo, contraste y tonos de color con el fin de conseguir las mejores condiciones de luz. Estos también cuentan con la función Smart Function para analizar la imagen de entrada y ajustar el contraste más óptimo de visualización.
No obstante, se trata de una buena elección con una relación calidad y precio excepcional.

Lo mejor: El elevado rango de contraste
Su comportamiento
Lo peor: La aparición de algunos tonos rojizos


Philips 190X7FB
Con un diseño sobresaliente y una pantalla de contraste óptimo, sin exceso de brillos, el modelo de Philips se muestra como uno de los monitores más adecuados para diferentes entornos de visualización.
Sin duda, se trata de uno de los monitores de formato 4:3 más pesados de los aquí incluidos, con sus 7,2 kg de peso que se encuentran sostenidos sobre una base firme pero que no es giratoria, factores que no impiden que se encuentre entre los modelos más interesantes.
Para empezar, incorpora una tecnología ya madura como es LightFrame Digital Reality, la cual combina hardware y software para ofrecer una potenciación del brillo en elementos multimedia, manteniendo los detalles de textos y gráficos.
A nivel de prestaciones, además de la botonera ubicada en uno de sus laterales para el ajuste de la visualización, cuenta en su frontal con un botón sensible al tacto que permite de forma sencilla cambiar la preselección de la temperatura de color en función del tipo de contenidos que se esté visualizando, para seis ajustes diferentes, una funcionalidad denominada Smartouch. De entre los modelos evaluados, resultó ser el

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información