| Artículos | 01 MAY 2000

Nombres de dominio bajo ".es"

Tags: Histórico
El Ministerio de Fomento ha aprobado una nueva regulación
Miguel Recio.
Los nombres de dominio tienen una gran importancia en la Red, gracias a ellos es fácil acceder a los servicios y a los bienes que las organizaciones nos ofrecen. Con la nueva regulación una organización puede obtener más de un nombre de dominio.

Internet es un lugar virtual en el que toda institución pública o privada ha visto la necesidad de estar presente de una u otra manera, la aparición de este gran medio de comunicación y foco virtual constituye una vía que ofrece ilimitadas posibilidades a los operadores económicos que interactúan en la red. Así los nombres de dominio se convierten en un elemento esencial de identificación en la Red, todos quieren ser llamados por su nombre.
Los nombres de dominio no son sino aquel por el que se denomina a las empresas u organizaciones en Internet, son la dirección a la que hay que ir para acceder a los servicios que se prestan. Un nombre de dominio tiene la ventaja de que es fácil de recordar frente a la cadena de números que habría que teclear de no existir éstos.
Si fuera de la Red, el nombre de una empresa o su marca tienen una importancia vital para el negocio o responden a la seriedad de una organización pública y a la confianza que en élla se deposita, ésta se traslada a Internet. Pero en la Red existen ciertos problemas que requieren de soluciones mundiales, o al menos en este caso. Es frecuente encontrar noticias sobre organizaciones o empresas que han tenido que comprar su nombre de dominio a una persona que previamente había registrado esa dirección, en la mayoría de las ocasiones no con buenas intenciones.
Por tanto, los nombres de dominio no dejan de ser una parte del activo empresarial como lo es su nombre comercial o su marca, de ahí que tengan gran importancia para el correcto funcionamiento de un negocio, de lo contrario podría encontrarse con sorpresas inesperadas que pueden dejar mucho que decir sobre la seriedad que una empresa tiene a la hora de preocuparse por las nuevas tecnologías.

Los dominios de la Red
Conocida la importancia que tienen los nombres de dominio en Internet, es necesario poner de manifiesto los numerosos problemas, o al menos asuntos de relevancia, que se plantean en torno a los mismos, empezando por la gestión del registro y continuando por la solución de los conflictos que surgen respecto de los mismos.
En cuanto a la gestión del registro, nadie desconoce que la asignación de los nombres de dominio no es tema de un único país, sino que afecta a todo el mundo y que por tanto existen organizaciones que se encargan de designar nombres de dominio bajo “.com”, “.net” u otras para empresas u organizaciones que pueden tener su domicilio en cualquier parte y que gracias a Internet están presentes en cualquier lugar.
Actualmente existen registradores de nombres de dominio públicos y privados que se encargan de regular o al menos de establecer, los requisitos necesarios para obtener un dominio. Estas organizaciones de registro pueden tener un ámbito de actuación mundial, así la Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN) es la organización que gestiona el sistema de nombres de dominios genéricos bajo “.com”, “.net” y “.org”.
La adquisición de un nombre de dominio por poco dinero puede tener repercusiones millonarias si no se tiene cuidado y ese registro se ha hecho por alguien que no tenía intenciones muy claras. Existen planteadas multitud de denuncias y demandas sobre el tema, en España ya hay resoluciones judiciales como las de Ozú o Nexus entre otras.
Ante la usurpación de un nombre de dominio se plantean varias posibilidades para su solución. Las vías fundamentales son dos: bien acudir a la vía judicial o bien optar por un sistema alternativo que es la mediación y el arbitraje. Ambas vías tienen ventajas e inconvenientes, a favor de la vía judicial quizá se encuentra la posibilidad de conseguir un reconocimiento más fácil de la misma, aunque tenga que ejecutarse en un Estado diferente al del órgano judicial, al mismo tiempo se consigue una mayor publicidad del asunto y la posibilidad de obtener la toma de medidas cautelares si fuese necesario.
Por su parte con el arbitraje se consigue una mayor celeridad en el procedimiento ya que los órganos judiciales no siempre actúan con la rapidez que resultaría debida. Además, el procedimiento suele tener un menor costo y ofrece la posibilidad de elegir a auténticos expertos en la materia para que diriman sobre la cuestión en conflicto, además el procedimiento puede carecer de publicidad frente a terceros en beneficio de las partes implicadas.

Obtener el dominio “.es”
Tras la aprobación de la Orden del Ministerio de Fomento, publicada en el Boletín Oficial del Estado del día 30 de marzo, la regulación del sistema de asignación de nombres de dominio de Internet bajo el código “.es” presenta algunas novedades. Cabe destacar la posibilidad de que una entidad pueda obtener más de un nombre o que también una persona física pueda acceder a tener su propio nombre de dominio.
Su asignación está a cargo del Ente público de la Red Técnica Española de Televisión. Asimismo la Orden ministerial prevé el acceso a la actividad de asignación del sector privado, las entidades que pasen a desempeñar dicha actividad lo harán en régimen de competencia. A pesar de que los agentes jugarán un papel decisivo a la hora de gestionar los dominios, la asignación, por su propia naturaleza, deberá ser gestionada por una única entidad que prestará un servicio centralizado al resto de los agentes del sistema, sin entrar en ningún caso en competencia con ellos.
Además el nuevo régimen jurídico distingue entre nombres de dominio regulares y especiales. Los primeros son aquellos que podrán ser utilizados por los interesados que tengan derecho a ellos, mientras que los segundos están sujetos a aplicaciones y condiciones concretas, entre estos últimos se encuentran los genéricos y los topónimos. El anexo que acompaña a la Orden establece los requisitos para poder obtener y utilizar uno u otro tipo de nombres.
Los nombres de dominio regulares se asignarán siguiendo un criterio de orden de petición, sin perjuicio de los requisitos y prohibiciones establecidas para su registro. Podrán ser obtenidos tanto por personas físicas como jurídicas de derecho público o privado debidamente constituidas, en ningún caso es posible su obtención por entidades sin personalidad jurídica tales como departamentos, sucursales, consejerías, delegaciones que habrán de ampararse bajo un dominio asignado para toda la organización de la cual dependan. La excepción a ésta la constituyen los departamentos ministeriales y las Consejerías de las Comunidades Autónomas.

La labor de la OMPI
La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), de la cual España forma parte, es una organización intergubernamental establecida por un Tratado integrado por más de 170 Estados. La función primordial de dicha Organización es promover la protección, divulgación y utilización de la propiedad intelectual en todo el mundo mediante la cooperación de los Estados.
En el ámbito de los nombres de dominio, la OMPI lleva a cabo una intensa labor con la finalidad de evitar la confusión que en el consumidor puede producirse por

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información