| Artículos | 01 DIC 2004

Navegadores GPS portátiles

Tags: Histórico
Navman iCN 510 vs TomTom Go
Oscar García.
Primero fueron los navegadores que requerían la instalación de varios componentes en el coche. Con la popularización de los ordenadores de bolsillo llegaron los dispositivos portátiles de dos elementos, con receptores GPS en formato CF, con conexión por cable y, más recientemente, Bluetooth. Después se empezaron a desarrollar navegadores compactos que incluían todo lo necesario en un solo equipo, y que pueden instalarse fácilmente en cualquier automóvil y cambiarlo de uno a otro sin problemas. La evolución lógica de estos equipos es su miniaturización que, junto con la incorporación de una batería, los hace completamente portátiles.
Así Navman llega al iCN 510, un navegador con aspecto de Pocket PC, pero que no lo es (el fabricante cuenta con el modelo PiN 100 que sí es un Pocket PC con GPS integrado) y surge un competidor directo, el TomTom Go, que tiene más aspecto de monitor (de los de tubo).
Tenga en cuenta que estos equipos no deben dejarse instalados en un coche aparcado al sol. Incluso TomTom va más allá y recomienda desmontar el soporte de ventosa por la noche para evitar que se despegue por el frío y la condensación, lo que nos parece demasiado incómodo. Desde luego lo que sí aconsejamos es no aparcar nunca el coche con estos dispositivos instalados a la vista, pues son una tentación para los amigos de lo ajeno.
Ambos equipos soportan la navegación con mapas en 3D y 2D o con indicaciones del siguiente giro y lista de instrucciones. También disponen de instrucciones orales, se distribuyen con un soporte de ventosa para fijar en el parabrisas y alimentadores para el coche y la red eléctrica, así como con fundas para protegerlos cuando no están instalados. Veamos cuáles son sus diferencias.

Navman iCN 510
El iCN 510 dispone de una pantalla táctil y una botonera compuesta por 6 pulsadores y un botón de cuatro direcciones que ofrece poca precisión en las selecciones. La pantalla se puede manejar directamente con el dedo pero, debido al pequeño tamaño de las áreas de selección, es mejor usar el puntero telescópico que se aloja a la derecha.
En ambos navegadores la selección de destino es similar. Es muy útil conocer el código postal para limitar la zona y se puede buscar un cruce o un número de una calle. El nombre se introduce mediante un teclado en pantalla con ordenación alfabética. Según se van introduciendo letras se hace una búsqueda que limita los posibles resultados. Sin embargo el iCN sólo muestra el número de coincidencias, lo que resulta algo incómodo. Un problema del software SmartST que usa Navman es que, en la base de datos de calles, algunos nombres compuestos están indexados por la segunda palabra. Por ejemplo: Marcelino Álvarez, por “Álvarez” o Eugenia de Montijo, por “de”; sin embargo San Bernardo aparece por “San”. Esto hace que, en ocasiones, haya que repetir las búsquedas 2 ó 3 veces. Además, puede que si no se introducen correctamente los acentos no encuentre la coincidencia, lo que será un problema especialmente en desplazamientos por el extranjero.
En la configuración se puede optar por calcular la ruta más corta o la más rápida, personalizando el grado de uso de autovías y zonas urbanas. Además, permite tener en cuenta el uso de transbordadores para los desplazamientos marítimos.
En ambos equipos se almacenan los últimos destinos para volver a ellos con facilidad, pueden guardar una lista de lugares favoritos y cuentan con puntos de interés clasificados en diversas categorías, pudiendo avisarnos cuando nos acercamos a uno de ellos. Además, Navman también nos avisa al sobrepasar la velocidad que le indiquemos.
El iCN 510 da más indicaciones orales y con más antelación que TomTom Go. Esto hace que habitualmente se adelante al dar la primera instrucción después de recalcular una ruta por no haber seguido sus órdenes, a pesar de que el equipo de TomTom completa el cálculo de la nueva ruta en casi dos segundos menos.
Si durante el recorrido no oímos una indicación basta pulsar el símbolo de la siguiente instrucción para que la repita, característica que comparte con el de TomTom.

Fabricante: Navman
Web: www.navman.com
Distribuidor: Crambo
Teléfono: 902 200 707
Precio: 699 ¤
MAPAS: España, Portugal, Andorra, Gibraltar y Carreteras de Europa
CARTOGRAFÍA: TeleAtlas
SOFTWARE: SmartST 3.0
IDIOMAS/VOCES: 9 / 20
TARJETA: MMC 256 MB
PROCESADOR / RAM: Intel PXA-255 a 300 MHz / 32 MB
PANTALLA: TFT 3,5” a 320 x 240, 65.000 colores
Calificación: 7


TomTom Go
Lo primero que llama la atención del Go es su voluminoso aspecto, como si fuese un pequeño monitor. Es un diseño original y llamativo, pero que impide llevarlo en el bolsillo de una chaqueta como se puede hacer con el iCN 510, y hace más complicado utilizarlo en desplazamientos a pie.
En la parte inferior tiene las conexiones que simplifican su montaje, pues sólo es necesario conectarlo en su base. Además, dispone de accesorios opcionales para conectar la alimentación sin cables visibles y hasta conectarlo al equipo de sonido, en cuyo caso silenciará la radio cuando vaya a dar una instrucción. Mucho mejor que los jack de audio y alimentación del Navman. También se pueden comprar frontales de colores para personalizarlo.
El único botón es el de encendido, pues todo el control se hace desde la pantalla táctil y con el dedo, ya que los iconos se han diseñado con el tamaño suficiente para no necesitar puntero. Además, la pantalla se puede invertir para instalarlo boca abajo (en el Navman basta con girar el soporte), y configurarla para facilitar el uso con la mano izquierda o la derecha.
El software de TomTom tampoco es ajeno a los errores de catalogación. En este caso detectamos que para encontrar algunas calles hay que poner “Calle del” delante; como ocurre, por ejemplo, con la calle del Pez, de Madrid. Esto hace que sea incluso más incómodo que el iCN 510, a pesar de que siempre nos muestra los 2 ó 3 resultados más coincidentes con lo que llevamos escrito y no sólo el número de coincidencias.
Desde la pantalla de navegación siempre sabremos cuántos satélites captamos (también en el Navman), y si se pierde el posicionamiento pasará a blanco y negro para advertirnos de que la posición puede no ser exacta, mientras que en el iCN suena una alarma y muestra un aviso. Normalmente el Go siempre capta algún satélite más, por lo que será más difícil perder la posición con él. De hecho durante las pruebas nunca la perdimos, mientras que el iCN sí dejó de ubicarnos durante unos segundos en varias ocasiones.
La pantalla es más oscura que la de Navman, pero sólo será un problema cuando use gafas de sol, sin embargo los mapas son más legibles al mostrar menos textos, más pequeños, y usar un nivel de zoom mayor.
TomTom Go permite el cálculo de rutas alternativas con sólo un par de pulsaciones, tanto durante la planificación como si durante el trayecto encontramos una calle cortada o atascada. Además, puede calcular una ruta con paso obligado por un lugar. Esto puede ser útil para hacer una parada intermedia, pero es claramente inferior a los destinos múltiples de Navman, que no nos limitan a un único punto i

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información