| Artículos | 01 FEB 1998

Navegadores

Tags: Histórico
¿Netscape o Explorer? ¿Cuál es el mejor navegador y el más adecuado para los usuarios?
Jaime de Yraolagoitia.

El programa Internet más importante es el navegador. Cualquier usuario con conexión a Internet ha de tener instalado un navegador y, hoy en día, la elección ha de ser entre Netscape o Explorer. La última versión de Netscape Communicator es la 4.04 (aunque en el momento de escribir este artículo, mediados de Enero, sólo existe versión 4.04 en inglés y la última en castellano es la 4.03). Por su parte, la última versión de Microsoft Internet Explorer es la 4.01. El CD-ROM de este mes incluye Netscape 4.03 y Explorer 4.01, ambos productos en castellano.

Interfaz/Facilidad de uso

La versión 4.x de ambos navegadores ha mejorado notablemente la interfaz y el entorno de desarrollo. Los dos tienen una apariencia similar, como se muestra en una de las figuras adjuntas, con tres barras de herramientas además de la utilizada para los menús: una barra con los botones más habituales, otra barra para introducir direcciones y una última barra con enlaces a las páginas más visitadas. Ninguna de las barras es completamente personalizable, en especial, el usuario no puede elegir qué botones aparecen en la barra de botones. Sin embargo, Netscape tiene un método más cómodo para ocultar/mostrar dichas barras, pues se pueden minimizar haciendo clic en uno de sus extremos quedando únicamente una pequeña fila que al activarse lo vuelve a mostrar. Por el contrario, Explorer oculta o muestra las barras completamente y con el inconveniente de que su descripción ocupa más espacio en pantalla (lo que supone menos espacio para la página Web).

Los dos programas crean y mantienen una lista de favoritos accesible desde la barra de herramientas. El usuario puede añadir una dirección simplemente arrastrando el icono del campo Dirección al icono de la lista de páginas favoritas. Netscape se instala con una gran lista de direcciones predefinidas que en la mayoría de los casos, sólo sirve para causar confusión y que no son válidas para los usuarios españoles, con necesidades diferentes a los usuarios norteamericanos.

Las opciones de configuración se han cambiado completamente en Netscape, agrupándolas a través de una interfaz común que debería imitar Explorer y olvidarse de sus múltiples ventanas de configuración, difíciles de acceder. En cuanto a la instalación del programa, señalar los múltiples problemas que está presentando la desinstalación de Explorer. La versión definitiva de Explorer no se ha de instalar sobre una de las versiones Beta y las versiones Beta no se pueden desinstalar completamente del equipo, dejando siempre rastros en forma de archivos y entradas del Registro. Además, no hay forma de instalar únicamente el navegador Explorer sin instalar el programa de correo Outlook Express, mientras que es posible instalar únicamente el navegador Netscape. En este aspecto de la instalación, mucho mejor Netscape.

A favor de Explorer señalar la división de la pantalla en dos paneles que se utiliza para acceder a la búsqueda, historial, favoritos y canales. Es mucho más cómodo recorrer su lista de sitios favoritos seleccionándolos en un panel mientras que en el otro panel se muestra el contenido de una página Web seleccionada.

En las restantes características ambos navegadores soportan funciones. Son muy personalizables, aunque no completamente, utilizan un caché para guardar las páginas más visitadas, soportan estándares de seguridad mediante certificados. De nuevo, Netscape resulta mejor que Explorer en la utilización de firmas digitales, pues permite exportar la misma firma a otros ordenadores, mientras que Explorer obliga a utilizar una firma nueva cada vez que se instala Windows. En resumen, la interfaz de ambos navegadores es muy similar, ofreciendo las mismas posibilidades y con las lógicas diferencias menores al implementar las funciones.

Integración en Windows 95

Explorer se integra completamente dentro del sistema operativo Windows 95 modificándolo sustancialmente ?modificaciones que constituyen una de las principales novedades del futuro Windows 98 (véase un artículo sobre Windows 98 publicado este mismo mes en PC World)?. Esta integración es opcional y se realiza a varios niveles. Por una parte, ahora la lista de sitios favoritos aparece como un comando más dentro del menú Inicio de la barra de tareas o como una barra dentro de la barra de tareas.

Por otra parte, se utiliza el navegador no sólo para leer páginas Web, sino para leer las carpetas de las unidades de disco, sustituyendo al Explorador de Windows. Esto se consigue asociando con todas las carpetas del disco una página Web y haciendo que la acción de examinar el contenido de cada carpeta se realice abriendo con Explorer la página Web asociada. El usuario puede modificar dicha página para que la carpeta adopte la apariencia que desee, aunque Microsoft ha elegido un método bastante complicado que implica modificar un archivo en formato JScript ?además de surgir un error cuando se intenta modificar la página con las herramientas incorporadas?.

La integración de Explorer en Windows permite también que el escritorio se trate como una página Web. Por ello, es posible instalar en el escritorio componentes Web, es decir, porciones de código HTML que muestran información que se actualiza automáticamente (por ejemplo, noticias de un periódico o cotizaciones de bolsa).

¿Es valiosa la integración de Explorer en Windows?, ¿merece la pena instalarla? Antes de contestar hay que señalar que esta integración será una característica estándar (no opcional) de Windows 98 y que si algún día se pasa a Windows 98, entonces tendrá que utilizarla. Aparte de esta consideración importante y valorando simplemente las características que ofrece la integración, la conclusión es que resulta positivo instalarla y que se debe considerar como una gran ventaja de Explorer frente a Netscape. Además todas sus características son opcionales y el usuario puede desactivarlas una vez instaladas. Pero la integración Web también ofrece algunos inconvenientes. En primer lugar, ralentiza, aunque muy poco, las tareas habituales del escritorio, tanto al abrir una carpeta como al aparecer el contenido del escritorio. En segundo lugar, en cierta manera se trata de un proceso irreversible y una vez instalada la integración Web, es mejor no desinstalarla porque en algunos equipos puede incluso dañar el sistema operativo.

Es decir, aunque es lícito ver características interesantes en la integración de Explorer, también es elogiable la actitud de Netscape, que no desea invadir el campo de los sistemas operativos. Porque, la verdad sea dicha, cuando un usuario instala un navegador, quiere instalar un navegador y no modificar el sistema operativo (y el mejor ejemplo de ello es que la propia Microsoft ha puesto esta característica de forma opcional, para que el usuario decida si quiere instalarla).

Esta forma de actuar de Microsoft y Netscape es muy habitual y se demuestra en multitud de ocasiones (tal como se comenta un poco más adelante). Como regla general, Microsoft siempre va a intentar imponer sus propias especificaciones y soluciones, que en muchos casos son buenas, pero que se imponen por la fuerza del mercado. Por el contrario, Netscape sigue unas reglas éticas no escritas, aceptando sólo estándares reconocidos y procurando ser más respetuoso en temas como intromisión en el sistema operativo o la instalación/desinstalación.

Navegación sin conexión (off-line)

La característica más atractiva para el usuario, incluida en ambos navegadores, es la capacidad de navegación fuera de línea, es decir, aprovechar que las páginas visitadas se almacenan en el caché del disco para reproducirlas cuando el usuario no está conectado. Los dos navegadores incorporan un enfoque similar: el usuario activa la opción para trabajar sin conexión y, a partir de ese momento, todas las direcciones solicitadas se buscan en el caché (en

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información