| Artículos | 01 OCT 2006

NAS para pequeños grupos

Tags: Histórico
Oscar G. Peinado.
Como hemos visto en el anterior artículo, un NAS es recomendable incluso para pequeñas empresas y profesionales independientes. En este caso se impone, obviamente, una solución económica, sencilla y poco voluminosa que, por lo general, no precisará gran capacidad.

Vamos a evaluar varios equipos en torno a los 500 gigabytes de capacidad. Todos ellos son sistemas muy sencillos, que basta con conectarlos para que empiecen a funcionar.
En caso de que la capacidad se agote, todos (excepto el Freecom que, como veremos, emplea una tecnología diferente) cuentan con un par de puertos USB que podemos utilizar para ampliarlos. Bastará con conectar un disco USB estándar, cuyo coste es más ventajoso que si adquirimos un segundo NAS. Otra posibilidad es utilizar estos puertos para conexiones puntuales de dispositivos USB a la red, como una memoria flash, o un pequeño disco portátil. Sin embargo, la ubicación en la parte trasera del equipo en todos los casos lo hace más incomodo para estos usos esporádicos.
Además, aprovechando que contamos con un par de puertos USB y una interfaz de red, los fabricantes han dispuesto un servidor de impresión, de manera que podemos emplear el NAS para poner en red alguna impresora que sólo disponga de conexión USB.
También, es común encontrar compatibilidad con UPnP Media Server, con lo que podremos usar el NAS como repositorio de contenidos audiovisuales para recuperarlos desde un televisor con el adaptador adecuado.

Adaptec Snap Server 210
El primer equipo que probamos es también el más moderno, tanto que ni siquiera aparecía en la web de Adaptec cuando escribimos estas líneas. Además, es el más voluminoso. Contiene dos discos SATA (siendo el único fabricante que ha optado por tecnología serie) que pueden configurarse como RAID 0 ó 1. Cuenta con interfaz de red gigabit y hasta cuatro puertos USB para utilizar como ampliación de la capacidad o conexión de impresoras, el doble que el resto. A uno de estos puertos podemos conectar también un SAI de APC, de modo que el NAS se apagará correctamente en caso de fallo prolongado del suministro eléctrico. Además, también es compatible con los SAIS APC conectados a través de la red.
Su sistema operativo es, sin duda, el que más versátil y completo resulta. No sólo podemos integrarlo en un dominio y con Active Directory, sino que, además recibiremos alertas por email cuando se produzcan determinados eventos (configurables). Otra de las opciones muy interesantes es un sistema de recuperación ante desastres.
Todo este despliegue tiene repercusión en el precio, que asciende al doble que el de los demás equipos que vamos a probar.

Freecom Classic SL Network Drive
El equipo que nos propone Freecom es muy diferente a cualquiera de los demás equipos probados. Lo primero que salta a la vista es que no podemos conectar ni impresoras ni otros discos, pues no cuenta con conexiones USB de tipo A, para ello. A cambio podemos utilizarlo como disco local mediante el USB de tipo B que si monta. Además, es el disco menos voluminoso de todos. Pero ésas son sólo las diferencias “superficiales”. Lo que verdaderamente hace que sea diferente es que no utiliza tecnología NAS, sino NDAS (Network Direct Atached Storage).
NDAS es una tecnología de Ximeta (www.ximeta.com) que, según su creador, permite obtener mayor rendimiento (hasta 6 veces más) al prescindir de la capa TCP-IP para la comunicación entre el disco y los ordenadores, haciéndolo de forma directa. En nuestras pruebas ha demostrado ser más rápido que cualquiera de los NAS probados, aunque como máximo triplica la velocidad de sus competidores.
Otra ventaja que puede ser muy interesante es que permite crear volúmenes RAID en los que cada disco del volumen es una unidad NDAS completa e independiente conectada a su propio puerto de red. Por último, el disco se comporta como si estuviese conectado directamente al ordenador, pudiendo acceder a bajo nivel para, por ejemplo, formatearlo. En los discos NAS estas operaciones sólo son posibles desde sus propias herramientas de gestión.
Como inconveniente, es necesario instalar los controladores y reiniciar cada ordenador desde el que queramos utilizar este disco. Además, este dispositivo sólo es compatible con conmutadores (switchs) de 100 Mbps full duplex; en caso de que su equipamiento de red no tenga estas características o utilice un concentrador (hub) el NDAS no funcionará correctamente.

Iomega StorCenter Network Hard Drive
En Iomega han optado por montar un NAS con dos discos de 250 GB en lugar de uno solo de 500 GB. Esto aporta una gran ventaja como es el permitir la configuración de un sistema RAID de nivel 0 ó 1, es decir, en striping para doblar el rendimiento de la unidad; o en espejo, que, aunque limita la capacidad total a 250 GB, nos ofrece la garantía de tener la información duplicada en ambos discos en caso de que uno de ellos fallase. Además, permite la configuración JBOD en la que la capacidad de ambos discos también se suma, sin aumentar el rendimiento, pero con un funcionamiento más silencioso. En cualquier caso, incluso en modo RAID y a pesar de contar con un ventilador, su funcionamiento es sumamente silencioso, probablemente gracias a su carcasa de grueso aluminio que contribuye a disipar el calor eficazmente.
También encontramos el mejor rendimiento en la interfaz de red, puesto que cuenta con un enlace que soporta gigabit, además de los clásicos 10/100 Mbps.
La utilidad Iomega Discovery se encarga de buscar el disco duro y configurarlo en el ordenador, mapeando una letra para la unidad de red, pero necesita reiniciar el PC después. Una vez que volvemos a arrancar podremos ajustar la configuración de la red y de los usuarios, permitiéndonos crear hasta 25 y asignarles cuotas de disco para un mejor control de los recursos. Como opción práctica, permite la descarga automática desde cámaras que se conecten a uno de los puertos USB.

Maxtor Shared Storage Plus+
El NAS de Maxtor no se diferencia mucho externamente de los modelos USB del mismo fabricante, pues utiliza la misma llamativa carcasa de aluminio. Una vez instalado el software nos pedirá que reiniciemos y, después, buscará el dispositivo en la red de forma automática. Muchas de las configuraciones (incluyendo el alta de los usuarios) se pueden hacer desde este mismo software, o bien lanzar la interfaz web que es la que realmente incluye todas las posibilidades.
Para cada nuevo usuario genera automáticamente una serie de carpetas para ordenar los archivos (Mis fotos, Mis documentos...). Además, existen otras similares comunes a todos los usuarios. Desde las opciones de configuración se puede activar la ordenación automática, de modo que el sistema decide en que carpeta guardar cada archivo que se copie en función de su extensión. Realmente es algo que no nos parece muy útil pues por lo general la información se suele ordenar por temas, por proyectos, o algo similar y no por tipos de archivo.
En sus dos puertos USB se pueden conectar impresoras o discos duros, pero solamente si están formateados en FAT32. Durante las pruebas observamos problemas (el disco funcionaba pero muy lento) al conectarlo a un concentrador de 100 Mbps, que cesaron utilizando un conmutador en su lugar.

Plextor Professional Network HDD (PX-EH40L)
Plextor ha conseguido diseñar un producto muy compacto, aunque con una de las carcasas más difíciles de desmontar si necesit

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información