| Artículos | 01 JUL 2006

Mucho más que agendas

Tags: Histórico
Empezaron siendo una forma eficaz de gestionar nuestros contactos y se han convertido en auténticos ordenadores multimedia con los que podemos hacer cualquier cosa
Oscar G. Peinado.
Probablemente su denominación más común, PDA, sea la menos adecuada. Son las siglas de Personal Digital Asistant, o asistente digital personal. Algo así como “agenda electrónica” que, al fin y al cabo, es lo que eran cuando se les dio este nombre. Con el paso del tiempo han ido ampliando sus capacidades hasta llegar a ser auténticos ordenadores de bolsillo.
Aunque muchos intentaron triunfar, el primero que lo consiguió fue el Palm Pilot 1000, un dispositivo lanzado en marzo de 1996 con pantalla monocroma, 128 kB de memoria y un curioso sistema de escritura manuscrita que requería aprender la forma en que el Pilot reconocía los símbolos. Para sorpresa de algunos, muchos sistemas con teclado QWERTY completo en los que la escritura era más natural, se fueron quedando por el camino con escaso o nulo éxito.
Palm ha seguido evolucionando el sistema del Pilot hasta los modelos actuales, mientras que aparecen en escena otros dispositivos: los Pocket PC. Basados en un sistema operativo de Microsoft, del mismo nombre, los Pocket PC eran la evolución de otros modelos, realmente muy similares pero que no conseguían despegar. Con la adopción del nombre Pocket PC llega la revolución a este mercado y es cuando realmente empiezan las ventas masivas. Al igual que en los Palm, se adopta un sistema de reconocimiento de escritura (aunque en este caso más natural) en detrimento de los muchos algunos modelos que existían por la época con Windows CE y teclado completo.

Evolución natural
Como en cualquier otro área de la informática, los equipos han seguido una evolución lógica en cuanto a su capacidad de proceso. Inicialmente los Pocket PC empleaban tres tipos de procesadores incompatibles lo que obligaba a recompilar todas las aplicaciones para las tres posibilidades. Esto acabó con la versión 2002 del sistema, quedándose los Intel StrongARM con el monopolio. Posteriormente fueron sustituidos por los XScale y al hacerlo empezaron a utilizarse procesadores de otros fabricantes, pero esta vez compatibles, por lo que las “recompilaciones” dejan de ser necesarias. En el caso de Palm, el tipo de procesador se ha cambiado en varias ocasiones hasta llegar a los Intel XScale, pero siempre manteniendo la compatibilidad con los primeros Motorola 68K.
Por su parte, la memoria ha ido aumentando de capacidad, tanto la ROM, como la RAM. La primera alberga el sistema operativo, de modo que al aumentar su complejidad y el número de aplicaciones preinstaladas, debía crecer. La segunda, es la memoria de ejecución, pero también hace las veces de “disco duro” donde instalar nuevas aplicaciones y donde se almacenan los documentos del usuario. Una vez más, las nuevas capacidades multimedia hace que toda cantidad de memoria sea poca.
Sin embargo, lo más importante respecto a la memoria no es el aumento de la capacidad, sino el cambio de tipo de memorias que hace que los límites entre RAM y ROM empiecen a difuminarse. Ahora las ROM no son tales memorias de “sólo lectura” sino que podemos grabarlas y usar el espacio que deja libre el sistema operativo y las aplicaciones preinstaladas, para almacenar nuestra propia información. Por su parte, las RAM tampoco son aquellas memorias de antaño que se borraban en cuanto se desconectaba la alimentación y podemos confiar en que nuestros datos estarán a salvo, aunque nos quedemos sin baterías.
En cuanto a las pantallas, poco han cambiado. Las famosas transflectivas, que ya se usaron en los primeros iPaq han sido las triunfadoras y las únicas que han sobrevivido. El tamaño más habitual siguen siendo las 3,5 pulgadas aunque también existen dispositivos más portátiles que la reducen o más sofisticados que las aumentan.

Más comunicados
Paralelamente a la evolución seguida en sus hermanos mayores, estos ordenadores también se han subido al carro de las comunicaciones inalámbricas. Hoy proliferan los equipos que integran Bluetooth y cada vez más los que incluyen un adaptador Wi-Fi. Más difícil es encontrar modelos que incluyen ambas cosas, que son los que hemos elegido para la comparativa que encontrará a continuación, puesto que son dos funciones que consideramos imprescindibles para el usuario profesional.
La aplicación del Bluetooth a un ordenador de bolsillo se centra principalmente en dos áreas: GPS y telefonía. Respecto al primero, es uno de los periféricos que recientemente han hecho que se popularicen estos ordenadores. Un pequeño receptor de GPS a pilas se comunica mediante el protocolo de puerto serie de Bluetooth con el ordenador y nos permite conocer nuestra posición en cualquier lugar del mundo. Respecto a los modelos que existían con anterioridad, basados en tarjetas CF o en cables, resultan infinitamente más cómodos y nos permiten no tener que cargar con el GPS cuando no lo necesitemos. En cuanto a la telefonía, disponiendo de un móvil que también soporte Bluetooth, el ordenador de bolsillo se podrá convertir en un terminal del teléfono, desde el que podremos gestionar nuestras comunicaciones de una forma mucho más eficiente, enviando mensajes que escribiremos más rápidamente o usando el teléfono a modo de módem.
Sin embargo, la proliferación de puntos de acceso Wi-Fi, muchos de ellos gratuitos, hace que esta última posibilidad de usar el móvil como módem, se quede rápidamente obsoleta si contamos con tarjeta WLAN integrada y nos encontramos cerca de un HotSpot. En este momento es cuando el pequeño ordenador de bolsillo crece de forma espectacular, hasta el punto de permitirnos prescindir de un ordenador portátil en muchos de nuestros desplazamientos. La comodidad de llegar al hotel y consultar el correo o enviar un informe, cargando sólo con unos gramos en el bolsillo no tiene precio.

El valor del software
Como ya hemos mencionado, el Palm Pilot triunfó sobre otros muchos modelos y este éxito hizo que se creasen grandes cantidades de software que después fue utilizado como argumento de venta frente a la competencia. Los más veteranos recordarán como cada vez que aparecía una nueva plataforma, Palm argumentaba que tenían la mayor base de software compatible con aplicaciones para todas las necesidades, de hecho, si visita www.palmsource.com/es comprobará que sigue siendo uno de sus principales argumentos.
Al lanzarse el sistema operativo Pocket PC de Microsoft, nuevamente fue el software uno de los responsables de su éxito. El dispositivo incluía versiones reducidas de las famosas aplicaciones de escritorio de Microsoft Office y por lo tanto “totalmente” compatibles, de manera que podríamos manejar nuestros archivos de texto y hojas de cálculo directamente sin mayores complicaciones. El entrecomillado se debe a que esta compatibilidad tan anunciada en realidad se encontraba (y se sigue encontrando) muy limitada. Si bien es cierto que cualquier documento creado en el Pocket PC puede abrirse en las aplicaciones de escritorio (previamente convertido por obra y gracia de ActiveSync, el programa de conexión), al contrario solamente es cierto si se trata de documentos sencillos. Simplemente si la hoja de cálculo incluye un gráfico, lo perderá al pasar al Pocket PC. No obstante esta compatibilidad le valió muchos usuarios, siendo el único que ha podido hacer frente al creciente mercado de Palm.

Windows Mobile vs Palm OS
Actualmente el nombre Pocket PC ya sólo corresponde al ha

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información