| Artículos | 01 ENE 2000

Monitores CRT con pantalla plana

Tags: Histórico
ADI, Compaq, Eizo, IBM, Iiyama, LaCie, LG, NEC, Nokia y Sony
Aurelio Llorente y Felipe Corsino.
Desde hace unos meses están apareciendo en el mercado monitores con tubo de rayos catódicos que tienen la pantalla completamente plana. Vamos a mostrarles qué ventajas ofrecen frente a los monitores convencionales.

Existe cierta confusión con los términos “monitor plano”, “pantalla plana” y “tubo corto”. Los monitores planos son los que en lugar de un tubo de rayos catódicos, emplean una pantalla LCD, lo cual proporciona un equipo muy ligero, con unas dimensiones bastante reducidas, especialmente en su fondo. Los analizamos en otro artículo que aparecerá en un próximo número.
Los monitores de tubo corto son similares a los convencionales, pero el tubo en el que se forma la imagen tiene una longitud menor, con lo que se consigue un monitor con una profundidad más corta que los modelos actuales.
Finalmente los monitores que vamos a analizar en este artículo emplean tubos similares a los convencionales, pero con la particularidad de tener la pantalla completamente plana.
Hemos dividido los modelos recibidos en tres gamas, en función del tamaño del tubo de imagen, porque no sería muy justo comparar un monitor de 17 pulgadas con uno de 22. Las principales características que hemos analizado son las siguientes:

Tubo
Es el elemento más importante del monitor, porque es la pieza que nos muestra las imágenes generadas por el ordenador y de su calidad y ajuste dependerá la obtención de imágenes buenas o malas. También influye la electrónica que se encarga de hacer funcionar el tubo y de traducir la señal enviada por el ordenador, pero por muy buena que sea ésta, si el tubo es malo o no está bien ajustado, las imágenes no tendrán la calidad esperada. Los tubos planos que montan todos los modelos están construidos por sólo tres fabricantes: Sony (FD Trinitron), Mitsubishi (Diamondtron NF), LG (Flatron).

Resolución y modos de vídeo
La resolución es el número de puntos que es capaz de presentarse en pantalla. Viene indicada por el número de píxeles que forman una línea y por el número de éstas. En función de la resolución, el área representada será mayor o menor. Las resoluciones altas ofrecen una mayor calidad de imagen, en cuanto que los puntos individuales no se perciben como cuadrados. No obstante, aunque el monitor y la tarjeta de vídeo soporten resoluciones muy altas, no conviene abusar de estas, pues la vista acusaría cansancio si el texto aparece de forma extremadamente reducida en la pantalla.
Los distintos modos de vídeo asocian una resolución con una frecuencia de refresco determinada. Los modos de vídeo se expresan con la resolución de pantalla empleada y la frecuencia de refresco en hertzios. Por ejemplo, 1024 x 768 / 75Hz indica que cada imagen se dibuja con 768 líneas horizontales, cada una de ellas compuesta por 1.024 puntos controlables por separado, y que el cuadro se redibuja en la pantalla 75 veces por segundo.
Es importante buscar un modo de vídeo que nos permita trabajar cómodamente, es decir una resolución adecuada al tamaño de la pantalla del monitor y una frecuencia de refresco cómoda, a partir de 75 Hz.

Blindaje
El blindaje en los monitores consiste en unas láminas metálicas que envuelven al tubo de imagen y toda la circuitería, de forma que evitan los efectos de los fuertes campos magnéticos que generan estos dispositivos. Un tubo de imagen blindado incorrectamente repercutirá en otros monitores situados en sus proximidades, así como en otros equipos que sean sensibles a este tipo de campos. Así mismo se verán afectados por campos externos que puedan producir otros aparatos colocados en sus proximidades.
Algunos modelos no tienen blindajes completos, y únicamente están cubiertas algunas zonas del equipo, disminuyendo considerablemente la protección.

Ajustes
Los ajustes de imagen que nos proporcionan los monitores nos permiten corregir defectos en la forma y la posición de la imagen mostrada. Por ejemplo, podemos ajustar el cuadro de imagen para que se ajuste a toda la superficie visible de la pantalla, centrar el cuadro y ajustes más avanzados como la reducción de moire, efecto cojín o barril, trapezoidal, inclinación vertical y otras deformaciones en la imagen que se pueden producir con modos de vídeo no estándares. Estos ajustes se realizan a través de menús que se sobreimpresionan a la imagen de la pantalla y por los que podemos movernos, de manera más o menos cómoda, por medio de controles situados en el frontal del monitor. Puesto que estos menús son cada vez más complejos, se encuentran disponibles en varios idiomas seleccionables por el usuario.
Además, algunos incluyen conexiones de tipo USB para realizar los ajustes de imagen antes mencionados a través del PC por medio de software específico suministrado por el fabricante.
En las tablas se pueden ver los ajustes concretos que tiene cada modelo, evidentemente, cuantos más mejor.

Conexiones
Todos los monitores probados disponen de al menos una conexión de tipo Sub-D de 15 patillas para conectarlos a la salida de la tarjeta de vídeo instalada en el PC. Cuando se trabaja con resoluciones altas, es conveniente que el monitor disponga además de entradas de tipo BNC, que llevan la señal de cada color de forma separada y en cables de mejor calidad y blindados, de forma que no interfiere la señal de un color con la de otro, produciendo un efecto de imagen doble o borrosa.
Pocos modelos ofrecen entrada digital, a través de la cual la imagen se envía desde el ordenador sin convertirse a analógica, para evitar pérdidas de calidad en el cable.
Algunos de los monitores incorporan un concentrador USB, para poder conectar más dispositivos de este tipo al monitor, ampliando así el número de puertos USB de nuestro PC.

Multimedia
Con motivo de reducir el espacio en el escritorio, algunos monitores incluyen altavoces integrados e incluso un pequeño micrófono, eliminando la necesidad de tener estos aparatos repartidos por la mesa. Si no necesitamos tener dispositivos de este tipo de elevada calidad, nos puede resultar interesante adquirir un monitor de estas características. Cuentan además con dos conexiones que van a la tarjeta de sonido, a la salida estéreo y a la entrada de micrófono de la misma.

Documentación y software
Es importante que la documentación suministrada con el monitor sea lo más extensa posible. No solo por contar con un buen manual, sino para conocer todas las características técnicas, como modos de vídeo, máxima resolución que se puede alcanzar, frecuencias de refresco que soporta, etc. En caso de usar otros sistemas operativos distintos a los de Microsoft, la información acerca de los modos de vídeo soportados nos será fundamental para obtener las máximas prestaciones de nuestro monitor.
Recientemente se ha empezado a incluir software junto con los monitores. En éste se puede encontrar los ficheros de información para Windows con información sobre sus características, software para realizar ajustes de imagen desde el PC en aquellos modelos que lo soporten por USB y perfiles de color ICM para obtener la mayor fidelidad en cuanto al tono de los colores. De todos estos archivos, quizás los más importantes sean los archivos .INF que permiten al sistema conocer las distintas resoluciones y frecuencias de refresco que soporta el monitor. Sin ellos, lo m&

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información