| Artículos | 01 FEB 2003

MMS y teléfonos con cámara

Tags: Histórico
Canal Amena Multimedia, Mensajería Multimedia Telefónica MoviStar y Vodafone Live!. Motorola T720i, Nokia 7650, Panasonic GD87, Sharp GX10 y Sony Ericsson T68i
Daniel Comino.
Aunque aún no está implantada de lleno en nuestra vida cotidiana, la tecnología MMS formará parte de nuestro día a día en un corto espacio de tiempo. Paralelamente al lanzamiento de la nueva generación de terminales que incorporan esta novedosa mejora, PC World examina tanto los servicios que ofrecen las operadoras, como los teléfonos que incorporan dicha tecnología.

Como norma general, y aplicable a muchos aspectos de la vida, a medida que la tecnología avanza, nos proponemos nuevas metas a medio-largo plazo que nos permitan mejorar los medios existentes.
El teléfono móvil y el ordenador han sido los dos dispositivos que más han logrado calar entre los ciudadanos de los países desarrollados y, en mayor o menor medida, son ya muy pocos los que se imaginan su vida cotidiana sin, al menos, uno de estos productos.
En cuanto a la telefonía móvil se refiere, el mercado español actualmente sobrepasa de largo los 32 millones de clientes, lo que crea unas grandes expectativas y lo convierte en un mercado en el que merece la pena invertir.
Aunque ya desde la pasada edición de SIMO TCI en Madrid se comenzaron a publicitar tanto los servicios de las operadoras como los terminales de la mayoría de fabricantes, las Navidades han sido, sin duda, el punto de partida para la dura carrera por la captación de clientes.

¿Qué es un MMS?
El concepto de MMS (Multimedia Messaging Service, Servicio de Mensajería Multimedia), básicamente consiste en añadir alicientes a los actuales mensajes SMS o EMS. La principal diferencia radica en la posibilidad de insertar elementos multimedia tales como imágenes o sonidos, dotando a los mensajes de contenido personalizado único. Esto se realiza mediante un editor que, a través de sencillos pasos, se encarga conformar el mensaje a medida que añadimos elementos.
Otra de las peculiaridades de la tecnología MMS es el color. Debido a las interfaces gráficas de usuario, tenemos la posibilidad de desarrollar 65.536 colores en amplias pantallas.
Eso sí, el principal inconveniente de este tipo de mensajes es que no son compatibles con todos los teléfonos del mercado. Para poder enviar y recibir mensajes multimedia como tal, es necesario un terminal compatible. La última generación de teléfonos que se comercializan sí que los soportan. Algunos incluso incorporan cámaras digitales que nos permiten capturar imágenes para posteriormente enviarlas vía MMS. Igualmente, hemos de comentar que los teléfonos que incorporan cámara no son los únicos que soportan MMS; es decir, que existen terminales sin cámara digital que soportan el envío y recepción de mensajes multimedia aunque, lógicamente, la carencia de la cámara nos priva de la posibilidad de realizar capturas propias.
Las compatibilidades con este servicio son bastante amplias, pudiendo enviar mensajes multimedia desde tres tipos de configuraciones distintas.
El primer escenario es el más habitual: la comunicación entre dos teléfonos multimedia que aceptan la recepción de este tipo de mensajes. En este caso, el envío y la recepción se realiza como lo hacemos hasta ahora; es decir, el emisor crea el mensaje siguiendo unos sencillos pasos y lo envía al teléfono en cuestión. Así, el receptor ejecuta el mensaje desde su terminal.
El segundo modo posible es el envío de un mensaje multimedia desde un teléfono compatible con MMS hacia cualquier terminal GSM estándar no compatible con esta tecnología. Aquí funciona de diferente forma, ya que el receptor únicamente podrá ver un mensaje SMS estándar, debiendo acudir a una página web en la que encontrará dicho mensaje multimedia.
Por último, la tercera forma posible de acceder a los mensajes MMS es el envío desde un terminal compatible a una dirección de correo electrónico. De esta forma, el emisor, en lugar de enviar el mensaje a un número de teléfono, lo hará a una cuenta de correo funcional en la que se recibirá un e-mail con los respectivos ficheros vinculados.

Problemas entre operadores
Como todo nuevo servicio del que se esperan grandes beneficios (y la tecnología MMS no está exenta de ello), el principal problema, lejos de la tecnología, nace del reparto de los beneficios entre las proveedoras de dicho servicio. El problema es, como siempre, el trozo del pastel que recibirá cada una de ellas.
En España, por ejemplo, han sido varios los meses de negociación entre Telefónica, Vodafone y Amena, tras los cuales el pasado 18 de diciembre al fin ofrecieron la tan ansiada interoperatividad; es decir, la posibilidad de que cualquier usuario pueda enviar mensajes multimedia a cualquier otro, independientemente del operador que tenga contratado. Según argumentaban las propias operadoras, la tardanza de la compatibilidad entre ellas era debido a las pruebas necesarias para asegurar una transacción limpia entre las tres.
Al final, después de varios meses de espera, los más de 32 millones de clientes que acaparan entre las tres compa-ñías, podrán contratar los distintos tipos de servicios que ofrecen cada una de ellas dejando a un lado la incompatibilidad con el resto de los usuarios. Además, el precio de los mensajes es permanente dentro de cada operador; es decir, se cobra lo mismo al enviar un mensaje entre clientes de un mismo operador, que al enviarlo de un operador a otro. Incluso, el precio de un MMS es fijo, facturando un mensaje como unidad y no por volumen de tráfico enviado, como se había barajado en ciertos círculos.

Tipos de mensajes
Pero antes de que el MMS llegara a nuestras vidas, conviene repasar la evolución de los diferentes tipos de mensajes por los que hemos pasado. En la Tabla A encontraremos tanto los tipos de mensajes, como sus peculiaridades.
Hay dos tipos de mensajes multimedia. El primero es el que podríamos denominar estándar, que incluye texto, una imagen (opcional) y/o un fichero de sonido (opcional). Además de esto, existe otro tipo de mensaje MMS más avanzado que nos permite añadir más de una imagen y más de un sonido. Éste es conocido como premium, y su tarificación se suele hacer con relación a los datos enviados.

Operadoras
Debido a la feroz competencia que existe actualmente entre las operadoras de telefonía móvil, las propias compañías se ven forzadas a buscar soluciones que les aporten el mayor número de clientes posibles. Por este motivo, cada operadora sigue caminos distintos, decantándose por servicios dispares.
A continuación repasamos tanto las tarifas de los principales planes de cada operadora, como la oferta de bonos GPRS. Además, detallamos los principales servicios asociados a la mensajería multimedia que, como veremos a continuación, siguen caminos distintos dependiendo de cada compañía.

Amena
La apuesta multimedia de Amena se llama Canal Amena Multimedia y se centra sobre todo en la posibilidad de estar informado desde cualquier punto, a través de sus mensajes MMS.
Gracias a sus distintos tipos de categorías, podemos estar suscritos a los diferentes canales de información (actualidad, deportes, cine, etc.).
Para ello han llegado a acuerdos con los principales proveedores de información (diarios como El País o AS, y medios de difusión como Los 40 principales), que mantendrán debidamente informados a los clientes que previamente hayan activado su suscripción.
Si estamos interesados en recibir

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información