| Artículos | 01 OCT 2002

MMS: una imagen y mil palabras en el móvil

Tags: Histórico
Los mensajes de texto (SMS), tal y como se entendían hasta ahora, pueden tener los días contados. Llegan los mensajes multimedia (MMS), y con ellos unas expectativas de negocio enormes para proveedores de servicios, operadores de redes y fabricantes de terminales. Los nuevos dispositivos con pantalla a color, sonidos polifónicos e imágenes fijas y en movimiento están llamados a revolucionar la industria de las telecomunicaciones.

Los dispositivos inalámbricos han cambiado la forma en que se comunican las personas. Y es que las comunicaciones móviles ofrecen un considerable número de ventajas sobre las fijas. La razón del éxito de los terminales móviles es que se trata de un servicio personal, ligado a su dueño y, en muchas ocasiones, expresión de su personalidad, puesto que puede elegir la carcasa, la melodía e incluso el logo que aparece en el dispositivo.
Ligado al éxito de los terminales móviles está el auge de los mensajes cortos. Ya han pasado diez años desde que los usuarios finales comenzaron a utilizar el servicio SMS (Short Message Service) que, operando sobre la tecnología de radio celular GSM permitía, a una velocidad de transferencia de 9,6 kbps, enviar mensajes con 160 caracteres. El éxito de los mensajes cortos de texto radica en que funcionan a varios niveles. Gustan a los usuarios jóvenes porque les permiten desarrollar un lenguaje propio, a base de abreviaturas y signos. Los consumidores adultos, por su parte, encuentran cómodo recibir en su terminal los últimos resultados deportivos -por ejemplo- sin mover un dedo.
No obstante, hay quien es rea-cio a los mensajes de texto porque pueden resultar excesivamente fríos. Es la razón por la que Nokia desarrolló una extensión propietaria de SMS denominada Smart Messaging, que permite bajar melodías y logos (que pueden ser intercambiados con otros usuarios) de servidores creados al efecto, y configurar aplicaciones Over The Air. Nokia cuenta entre sus clientes con una buena base de jóvenes, lo que le ha permitido además crear una industria de provisión de contenidos para los terminales.
El resto de operadores migró a EMS (Enhanced Messaging System), que soporta contenidos multimedia sencillos como melodías, imágenes y animaciones utilizando la infraestructura de SMS existente. Pero se trata de una tecnología que resultará obsoleta ante la llegada de MMS (Multimedia Messaging Service), o Servicio de Mensajería Multimedia.

El heredero de la corona
En los principales foros de expertos ya se habla de un claro sucesor para los mensajes cortos de texto. ¿Por qué se ha armado tanto revuelo con esta tecnología? MMS permite a los usuarios de dispositivos móviles enviar y recibir mensajes que incorporan texto con formato, sonido, imágenes, animaciones e incluso streaming de vídeo. El software que incorporan los terminales ensambla estos elementos a la perfección. Uno de los principales atractivos de la tecnología es que no hace falta que desde un primer momento los usuarios dispongan de móviles compatibles con MMS. Por ejemplo, un usuario puede tomar una foto digital con su teléfono y mandarla en forma de mensaje multimedia a un amigo. Si éste no dispone de un terminal que soporte la tecnología, recibe un mensaje corriente de texto donde se le indica una dirección URL en la que será almacenado el mensaje.
La sensación generalizada es que MMS es la antesala de la ansiada tercera generación, pero no habrá que esperar a su llegada para empezar a disfrutar de las ventajas de la tecnología. En una primera fase, el aspecto de los mensajes multimedia es muy similar al de pequeñas presentaciones PowerPoint en el móvil (una serie de plantillas que contienen gráficos a color y sonido). Cuando irrumpa la 3G podremos disfrutar de contenido multimedia avanzado e incluso videoclips en nuestro terminal, al aumentar el ancho de banda disponible para el tráfico de datos.
Al igual que EMS, la nueva tecnología permite la descarga de tonos de llamada y logos al teléfono móvil, con la diferencia de que la calidad es notablemente superior. Ahora se pueden recibir en el terminal imágenes a todo color, a diferencia de los anteriores logos, que sólo usan el 15% de la pantalla y son monocromos. El sonido será polifónico y admitirá los formatos más conocidos, como MP3, WAV o MIDI. Otro de los molestos defectos de los SMS, la longitud de los mensajes, limitada a 160 caracteres (unos 140 bytes), se solventará con MMS, que aguanta 30.000 bytes aproximadamente.

El bálsamo milagroso
Lo verdaderamente importante de la mensajería MMS es que puede ser el revulsivo que necesitaba la industria de las telecomunicaciones para remontar la situación de crisis por la que atraviesa. Consultoras como Gartner ya han sondeado el mercado. Según uno de sus últimos informes, durante el segundo trimestre de 2002 se ha vendido un total de 98,7 millones de teléfonos móviles, lo que supone un 0,8% más que en 2001, pero la demanda de servicios MMS será lo que catapulte la venta de móviles, especialmente en el mercado europeo. Los fabricantes de dispositivos inalámbricos ya están desarrollando una frenética actividad de marketing en torno a esta tecnología, y prometen que para finales de año se podrán obtener modelos de gama baja, con lo que las cifras de ventas de 2002 estarán en torno a los 420 millones de teléfonos móviles. Y es que, en el fondo, MMS no deja de ser la prolongación natural de los mensajes de texto, que ya tenían una importante base de usuarios en Europa y Asia.
Las marcas principales del sector confirman estas grandes expectativas. Nokia señala que el mercado de móviles, que en la actualidad equivale a 350 billones de euros, se disparará hasta los 800 billones en 2006, mientras que Simon Buckingham, CEO de Mobile Streams, opina que “la transición de SMS a MMS es tan importante en los teléfonos móviles como en su día resultó la transición de DOS a Windows en el PC”. Ni las operadoras de redes ni los fabricantes de terminales quieren repetir una situación parecida al auge y caída de las empresas puntocom, e intentan combinar la euforia con el sentido común. Para Pilar Latorre, directora de desarrollo de negocio en Telefónica Móviles España, “se trata de uno de los servicios más prometedores de la industria, que se verá beneficiado además por la facilidad de uso. No obstante, cuando se desarrolla una industria nueva, el primer paso es crear un hábito, y actualmente existen pocos dispositivos que soporten la tecnología”. Para Miguel Rubio, director senior de marketing de Sony Ericsson, lo importante es que los usuarios se habitúen a la nueva tecnología y que la transición desde los terminales monocromo no sea brusca. “La clave está en saber transmitir al consumidor las funciones de los nuevos dispositivos con un lenguaje sencillo. Al usuario de a pie no le interesan las siglas MMS. Quiere hablar, pero también divertirse con el teléfono. Y estos dispositivos desarrollan una cantidad enorme de funciones para el ocio”.

Todos para uno
Las expectativas de la industria se derivan en gran parte del hecho de que todos los jugadores de la cadena de valor tienen la oportunidad de obtener beneficios. Es cierto que los porcentajes de mercado se distribuirán más equitativamente entre todas las áreas, pero también el tamaño del mercado será sustancialmente ma

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información