| Artículos | 01 MAY 2002

Microsoft Visual Studio .NET

Tags: Histórico
José M. Alarcón.
Tras un largo proceso de trabajo y muchas pruebas, por fin está aquí la versión definitiva en castellano de Microsoft Visual Studio .NET. Bienvenido a la programación del futuro.

El día 2 de abril se puso a disposición del público la versión en castellano de esta nueva herramienta de programación, que está destinada, sin duda, a liderar su sector del mercado. Visual Studio .NET es un completo programa que actúa de intermediario entre los programadores y la plataforma .NET de Microsoft, facilitando el desarrollo de programas en cualquiera de los lenguajes con los que ésta es capaz de trabajar. En este artículo daremos un repaso a sus características y particularidades más importantes.
En esta revista hemos hablado en muchas ocasiones de la plataforma .NET de Microsoft, explicando a fondo sus características (ver, por ejemplo, “Microsoft Visual Basic .Net” en el número 169, de octubre de 2000) así como de los lenguajes que forman parte de dicha plataforma (Visual Basic .NET, C#, etc.). Debido a ello, y para no alargarnos en demasiadas páginas, en esta ocasión nos centraremos en el nuevo entorno de programación en exclusiva, obviando las explicaciones de los fundamentos de la plataforma .NET y sus lenguajes.

Requisitos previos e instalación
Lo primero que es importante destacar respecto a Visual Studio .NET es que sólo es posible utilizarla desde Windows NT 4 SP6 o superior, es decir, Windows NT 4, Windows 2000 y Windows XP. Esto implica que para programar debemos usar uno de estos sistemas operativos, aunque para distribuir nuestras aplicaciones no habrá problema, puesto que la plataforma .NET sobre la que se ejecutan funciona en todas las versiones de Windows (y probablemente en un futuro cercano también en otras plataformas).
Hay que buscar los requerimientos mínimos en la parte de debajo de la caja (están algo escondidos) y son relativamente modestos para los tiempos que corren: procesador Pentium II a 450 MHz y 3,5 GB de espacio en disco duro. En cuanto a la memoria, aunque se recomiendan 96 MB de RAM para usarlo en Windows 2000 Professional y 160 MB de RAM para ejecutar Windows XP, nosotros recomendamos un mínimo de 256 MB de RAM en cualquiera de los casos para trabajar con pies ligeros. Algo que no se explicita en la caja, pero sin lo que no podemos pasar, es la necesidad de instalar Internet Information Server (IIS) junto con las extensiones de FrontPage 2000 en la máquina de desarrollo. Sin estos componentes no podremos desarrollar aplicaciones de ningún tipo para la web.
En la caja, con una guía de iniciación rápida muy interesante y unos carteles estupendos con modelos de objetos, entre otras cosillas más, encontraremos una caja con cinco CD-ROM. El último de ellos, Windows Component Update, contiene todas las actualizaciones del sistema que podamos necesitar y es el primero que se nos pedirá al empezar la instalación, que desde luego no es pequeña y corta como la de Visual Studio 6.0.

Un IDE totalmente adaptable e integrado
Los malos días del pasado ya no volverán... Si usted, como muchos otros, programaba con diferentes lenguajes en la versión anterior de Visual Studio, la 6.0, a estas alturas será consciente de la pérdida de tiempo y productividad que suponía el uso de diferentes entornos para cada lenguaje. Si queríamos desarrollar una aplicación empresarial para Internet seguramente haríamos las páginas dinámicas ASP utilizando Visual InterDev, los componentes de acceso a datos con Visual Basic, y algunos componentes de alto rendimiento en Visual C++. Cada lenguaje tenía su propio entorno con su particular “idiosincrasia”, sus teclas rápidas, sus cajas de herramientas y editores, etc. Por no hablar que la instalación de las aplicaciones; había que hacerla usando otras muchas herramientas adicionales para copias al servidor, registro de DLL y OCX, configuración de componentes COM+ y bases de datos, entre otras cosas.
Con Visual Studio .NET todo esto se ha acabado. Este entorno de desarrollo integrado (IDE) está totalmente “integrado” (unificado, en la jerga Microsoft) y sin salir él podemos hacer prácticamente todo lo que necesitemos. Con él se abarca todo el ciclo de vida de un proyecto de programación: desde su concepción y diseño hasta la distribución. Incluso para recibir ayuda no es necesario perder de vista nuestro código en ningún momento. Por supuesto se puede programar con cualquiera de los lenguajes disponibles y, además, depurar al mismo tiempo programas escritos en distintos lenguajes que ni siquiera tienen que estar en la misma máquina (depuración distribuida y multilenguaje).

Elementos del IDE
Desde el punto de vista funcional, este IDE se ha quedado con lo mejor de cada mundo, heredando y mejorando las características interesantes de los entornos disponibles con anterioridad y añadiendo multitud de mejoras que enseguida se hacen evidentes.
Nada más iniciar el entorno se nos presenta una página inicial con aspecto de página web desde la que podemos iniciar un proyecto (nuevo o existente), conocer las novedades, participar de una comunidad en línea y descargar herramientas y utilidades entre otras cosas. Desde aquí, y como muestra la Figura 1, es posible seleccionar el perfil para el entorno que más se ajuste a nuestra forma de trabajar, facilitándonos así la adaptación al nuevo producto.
Una vez abierto un tipo de proyecto de los más de 60 disponibles inicialmente, nos encontramos con multitud de ventanas flotantes, barras apilables con ocultación automática, menús y diseñadores (Figura 2). Son totalmente adaptables a nuestras preferencias personales, pudiendo disponerlos como mejor nos parezca para que no interfieran en nuestro trabajo y sólo estén disponibles cuando los necesitemos.
Desde estos elementos tenemos acceso a todo lo que necesitamos para programar. El Explorador de Servidores, por ejemplo, nos da acceso directo a los recursos de cualquier servidor de nuestra red: desde registros de rendimiento o servicios, hasta sistemas gestores de bases de datos, pasando por colas de mensajes y muchas otras cosas. Ya no es necesario usar la MMC, o el administrador empresarial de SQL Server. Todo se hace desde este nuevo explorador, facilitando el trabajo a los programadores y acelerando el tiempo de desarrollo.
Otros elementos nuevos interesantes son el Explorador de Soluciones (desde el que tenemos acceso a cualquier elemento de nuestra aplicación actual), la Lista de tareas (que permite un acceso directo a tareas pendientes, errores y advertencias del código) y la Ayuda dinámica (que en todo momento y sin necesidad de pedirla ofrece ayuda referente a aquello en lo que estamos trabajando).
Por supuesto hay muchas más herramientas en el entorno que no por conocidas son menos útiles: el explorador de objetos, el cuadro de controles, ventana de inspecciones, ventana de ejecución inmediata, visor de propiedades, etc. A través de un menú podemos integrar de manera simple en el entorno cualquier herramienta externa. Los fabricantes de software que se adhieren al programa VSIP (Visual Studio Integration Program, msdn.microsoft.com/ vstudio/ vsip) pueden integrar totalmente sus herramientas y lenguajes de programación en el IDE. De hecho, en la actualidad está disponible un buen puñado de lenguajes adicionales que funcionan perfectamente sobre la plataforma .NET y desde el IDE de Visual Studio .NET: Perl, Smalltalk, Python, Fortran, e incluso el mismísimo

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información