| Artículos | 01 MAR 2001

Microsoft se ve implicada en nuevos litigios por la inversión en Corel y la consola Xbox. Cuando parecía que se acercaba el final del largo juicio antimonopolio

Tags: Histórico
Como se suele decir, nunca las desgracias vienen solas, y cuando parece que ya la situación empieza a controlarse, aparecen nuevos obstáculos y los problemas se multiplican. Parece lógico que después de tanta investigación, a cada paso que dé Microsoft se le pueda encontrar algún fallo. El último, el nombre de su tan esperada consola de videojuegos. Ni más ni menos que 38 denuncias se han presentado en contra del uso por parte de Microsoft del nombre Xbox. La mayoría de ellas, presentadas por una pequeña compañía especializada en el aprendizaje electrónico llamada Xbox Technologies y varias subsidiarias, y al menos otras 22 por distintas compañías que incluían en su firma la palabra Xbox. Ninguna de ellas está dispuesta a compartir el nombre con Microsoft (aunque habría que pensar de todas formas a quién beneficiaría en este caso), pero sí accederían a sacarle partido a su nombre contando con que pueden llevarse un "pellizquito" si la cosa sale bien...

Inversión en Corel
Otro motivo por el cual la compañía ha tenido que ponerse en manos de la justicia, son las inversiones que en su momento realizó en Corel, compañía desarrolladora de software conocida por el programa de diseño Corel Draw. Una vez más, se informaba en los diarios, concretamente en el Wall Street Journal, de cómo el Departamento de Justicia pedía a Microsoft que presentara los papeles oportunos referentes a la transacción, para analizar "los efectos competitivos de ésta" como afirmó uno de sus portavoces. La inversión había sido inicialmente de 135 millones de dólares (24.500 millones de pesetas), y el motivo que impulsó a la compañía a realizar la transacción fue aprovechar las pérdidas de Corel por su programa WordPerfect. Pero el Departamento de Justicia no se conforma con conocer estos detalles, sino que necesita más datos. Si le dan tiempo, a raíz de estas investigaciones se obtendrán datos sospechosos que llevarán a la Justicia a poner en duda una vez más la legalidad de la compañía. Y es que el juicio antimonopolio parece el cuento de nunca acabar.

Sin perder las esperanzas
Aunque la suerte no le acompañe precisamente, la compañía está demostrando que no se da por vencida, y por ello continúa jugándose todas sus cartas. Entre sus últimos informes presentados, trataba de convencer a la Justicia de que la decisión de dividir en dos a la compañía representaría un riesgo para la economía estadounidense. El Departamento de Justicia y otros 19 estados, reconocían que la decisión de Microsoft de incluir Internet Explorer en su sistema operativo Windows, había beneficiado a los consumidores y a los propios competidores.
Así, aprovechaba Microsoft para sugerir que el Gobierno le ha dado de alguna manera la razón y continuar en su afán por retirar la demanda (al menos a su parecer). En busca de nuevas salidas y de aires de renovación, Microsoft trataba de poner en duda la profesionalidad del juez Thomas P. Jackson, buscando su sustitución, o al menos su "pequeño castigo". Aunque en un principio los temas que se establecían para la vista oral, ante el Tribunal de Apelaciones el día 26 de febrero, no dejaban tiempo para discutir sobre la conducta de este juez, finalmente el Tribunal decidió dedicar 30 minutos a este asunto, ya que el planteamiento de sustituirle resultaba para el Tribunal algo impensable. Si éste considerase, como afirma la compañía, que el juez no ha sido objetivo a lo largo del juicio, quizás podrían cambiar muchas cosas y al menos Microsoft podría albergar alguna esperanza.
En el próximo número daremos información cumplida de su desarrollo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información