| Artículos | 01 ABR 1999

Microsoft Office 2000 Premium en castellano

Tags: Histórico
La primera beta de Office disponible en castellano
Jorge Pascual.
Uno de los mayores handicaps, y fuente de no pocos quebraderos de cabeza para los usuarios de Linux, era la falta de soporte nativo de dispositivos plug and play. En el presente artículo pretendemos hacer una breve introducción a esta tecnología, así como las claves de su configuración en precedentes y actuales núcleos Linux.

A principios de 1993 Intel y Microsoft publicaron de forma conjunta el primer borrador de las especificaciones de lo que hoy conocemos por el sistema plug and play. Cuatro fueron los objetivos primordiales que perseguía esta nueva tecnología: identificación unívoca de dispositivos, configuración automática de los mismos, compatibilidad con sistemas anteriores y, sobre todo, intervención cero por parte del usuario. Una traducción libre de plug and play podría ser algo así como conectar y funcionar, esto es, si instalamos una tarjeta de sonido, encendemos el equipo y, sin más, podemos ponernos a escuchar música. Básicamente y en teoría este sistema permite que, si estamos trabajando con un sistema operativo PnP (en adelante y por abreviar nos referiremos a plug and play como PnP), e instalamos o conectamos una nueva tarjeta o dispositivo PnP, el sistema es capaz de detectar su presencia, solicitar los nuevos controladores para el dispositivo, y activarlo utilizando para ello unos valores de configuración que no entren en conflicto con el hardware ya instalado en la máquina.
Como casi siempre suele ocurrir cuando aparece una nueva tecnología, inicialmente este tipo de dispositivos causaban un buen número de problemas, lo que les valió el sobrenombre de dispositivos plug and pray (conectar y rezar). La tecnología PnP fue incluida por primera vez en Windows 95 (algo más de dos años después de que se empezara a esbozar el proyecto), pero no así en el posterior Windows NT 4.0, a buen seguro debido a la inestabilidad que en ocasiones demostraba el sistema. El soporte de dispositivos PnP bajo Windows NT 4.0 se ha venido solucionando en parte con la sucesiva aparición de los distintos Service Packs, pero dicho soporte nunca ha llegado a ser completo. Según Microsoft, la tecnología PnP estará presente de forma nativa en el futuro Windows 2000, sucesor de NT 4. Linux, por su parte y hasta la fecha, sólo podía hacer uso de dispositivos PnP empleando una serie de herramientas adicionales. Afortunadamente y por primera vez, el soporte para PnP viene incluido de serie en las nuevas versiones del núcleo que comenzaron a aparecer unas semanas atrás, los de la serie 2.2.

Una tecnología para muchos dispositivos
Plug and play es una tecnología que se extiende y define sobre un buen número de buses o dispositivos. En la actualidad podemos encontrar especificaciones PnP para dispositivos USB, IEEE 1394, PCI, ISA, SCSI, ATA, LPT, COM, y PC Card/CardBus. Sin duda, se podría decir que es uno de los estándares más amplios y diversos (probablemente por ello en un principio su implementación no resultará trivial en absoluto).
Como es natural, la forma en la cual cada uno de estos tipos de dispositivos implementa el sistema PnP puede variar notablemente, si bien, al menos tienen en común las siguientes características: un número que identifica el dispositivo unívocamente, medios para poder especificar los servicios que provee y los recursos que necesita, habilidad para identificar el tipo de controlador que precisa y, por último, capacidad para permitir su reconfiguración por medio del software asociado al sistema operativo.
Aunque como se ha mencionado existen muchas clases de dispositivos PnP, en la práctica, se tiende a relacionar el término “tarjetas plug and play” con las tarjetas para bus ISA compatibles con esta tecnología. Hasta la aparición del bus PCI, el bus ISA era sin duda alguna el tipo de bus predominante en la industria informática. Técnicamente, la arquitectura ISA requiere compartir direcciones de memoria, accesos directos a memoria (DMA), e interrupciones (IRQ), entre todas las tarjetas ISA instaladas en el sistema. Otros buses como MCA o EISA disponen de mecanismos hardware y software para distribuir sus recursos entre las distintas tarjetas automáticamente. No es así el caso del bus ISA, pues cuando un usuario adquiría un nuevo dispositivo, tenía que asegurarse de que la configuración actual del mismo no entraba en conflicto con ninguno de los dispositivos que ya tenía instalados en el equipo. Para ello había de cambiar la configuración de una o varias tarjetas, proceso que habitualmente se llevaba a cabo mediante la permutación de pequeños puentes (jumpers). Esta tarea a menudo podía llegar a resultar tediosa, y en ocasiones imposible para el usuario medio. El objetivo principal del sistema PnP fue desde un principio el de liberarle de este tipo de responsabilidades, y automatizar el proceso lo más posible. Las tarjetas que estudiaremos a continuación, ISA PnP, son eléctricamente compatibles con sus predecesoras, esto es, pueden conectarse a cualquier placa base con bus ISA, aunque su BIOS carezca de servicios PnP.

Proceso de configuración
En todo el proceso propuesto para la implantación de un sistema PnP se ven involucrados no pocos elementos que tienen que ser adaptados a la nueva tecnología. Por un lado, se realizan ligeras modificaciones del hardware: BIOS, tarjetas, etc., y por otro una serie de cambios algo más dramáticos en el software: sistema operativo y controladores de dispositivo. Decíamos que todo dispositivo PnP ha de disponer de un número que lo identifique unívocamente. Dicho identificador de dispositivo se compone exclusivamente de un número de 32 bits, a su vez dividido en dos series de 16 bits. La primera de ellas contiene el código del fabricante del dispositivo, mientras que la segunda hace alusión al modelo concreto de dispositivo que tenemos entre manos. Como complemento, también se almacena un segundo número (en este caso de serie), único para cada dispositivo PnP que se fabrica (algo parecido a las direcciones MAC de las tarjetas de red). Con ello, el sistema es capaz de identificar inequívocamente un dispositivo de otro, aunque tengamos varios dispositivos idénticos del mismo fabricante en un mismo equipo.
Al encender un oredenador que disponga de tarjetas PnP la secuencia de configuración varía sutilmente si se dispone o no de BIOS con servicios PnP. En el primer caso, la BIOS se encarga de configurar inicial y exclusivamente los dispositivos PnP que pudieran verse involucrados en el proceso de arranque (tarjetas de red, controladoras, etc.), para posteriormente pasar el control al sistema operativo. En el segundo caso será el sistema operativo el encargado de realizar todo el trabajo.
El cuerpo del proceso de configuración, ya sea por parte del sistema operativo o por parte de la BIOS, se resume en primer lugar en desactivar todas las tarjetas y pasarlas a modo “configuración”. Posteriormente y a partir de los identificadores de dispositivos, ir aislando paulatinamente todas las tarjetas PnP del sistema. A cada una de ellas se les asigna un identificador lógico (handle), que será empleado para futuras referencias al dispositivo. Una vez asignados los handle, se configura cada dispositivo asegurándose de que no existan conflictos con ningún otro elemento del equipo. Por último, se activan todas las tarjetas de nuevo, saliendo del modo de configuración.
Cada tarjeta dispone de una estructura de datos que describe los recursos soportados y aquellos que pr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información