| Artículos | 01 DIC 2007

Microsoft explica en profundidad los detalles de Windows Server 2008

Tags: Histórico
PC World acude a Redmond para conocer los últimos detalles del nuevo sistema operativo
Daniel Comino.
En la recta final de producto, Microsoft ha querido compartir con los medios más especializados del mundo cuáles son las principales novedades de la próxima versión de su sistema operativo para servidores, Windows Server 2008.

Redmond, Seattle (EE.UU.).- Del 5 al 7 de noviembre, Microsoft acogió en sus oficinas centrales de Redmond a más de 50 representantes de los medios técnicos más especializados del mundo, con la intención de que conocieran, de la mano de los principales responsables de producto, cuáles son las principales novedades que esconde la nueva versión de Windows Server, 2008, cuyo lanzamiento oficial está previsto para el próximo día 27 de febrero.
Tal y como ocurre con el resto de sus lanzamientos, a la hora de diseñar un producto de estas características, Microsoft ha tenido en cuenta las principales tendencias del mercado. Por lo tanto, una de las mejoras que no se podían pasar por alto es aprovechar los actuales sistemas de 64 bits, tecnología que sí se puede aprovechar de forma clara en un servidor. De hecho, del mismo modo que ocurre con la nueva versión del servidor de correo, Exchange 2007 (que se lanzó el pasado año únicamente para equipos de 64 bits), algunas de las funciones de Windows Server 2008 requieren de un sistema de 64 bits para poder ser instaladas. Asimismo, es igualmente importante que el producto pueda aprovechar la tendencia multinúcleo de los procesadores del mercado. Por esto, con el fin de incentivar este tipo de iniciativas, la firma ha decidido licenciar Windows Server 2008 por socket, es decir, que el cliente únicamente pagará una licencia por procesador (con independencia de los núcleos que tenga). Esto es una ventaja importante, ya que permite a los clientes aprovecharse del gran rendimiento de los sistemas actuales para consolidar varios servicios en un único entorno, optimizando así al máximo su inversión.
Otro de los pilares en los que se basa el producto es la eficiencia energética, y es que hoy en día, debido a la revolución que ha supuesto el concepto de Green Computing, el consumo responsable se está convirtiendo en una de las ventajas más importantes para la empresa, ya que les permite ahorrar costes innecesarios, además de obtener una mayor durabilidad en los componentes al sufrir menos. Por último, otro de los principales pilares de la solución es la virtualización (de la que hablaremos con más detalle a continuación), una de las características con más futuro dentro del mercado, ya que permite un mayor aprovechamiento de los recursos existentes para consolidar más de un servicio en un mismo hardware.
Como resultado, Windows Server 2008 es, en esencia, un sistema operativo basado en roles distintos. Estos roles (la nueva versión incluye hasta 18 opcionales) se corresponden con las principales necesidades que una empresa puede tener (por ejemplo el rol de servidor web, de servidor de ficheros o de Directorio Activo, entre otros). Además, con el fin de hacer de la solución un producto más interesante, la compañía ha decidido incluir múltiples características adicionales (hasta 36 distintas) que aportan un valor añadido a la solución (por ejemplo la posibilidad de realizar clustering o copias de seguridad, entre otros).
Pero además de actualizar su producto a las tendencias del mercado, una de las premisas que Microsoft está llevando a cabo en sus productos es prestar atención a las demandas de sus clientes, cuyas propuestas resultan cruciales, ya que son al fin y al cabo quienes saben los requerimientos de sus negocios y las principales soluciones que necesitan. Y las principales peticiones que la compañía ha recibido en este sentido han permitido que Microsoft pueda ofrecer soluciones a las principales áreas que sus clientes demandan.
En primer lugar, los clientes querían un producto optimizado que reduzca la superficie de exposición ante ataques, y la respuesta de Microsoft en este sentido ha sido desarrollar un sistema seguro por defecto (con los roles independientes), en el que únicamente desplegamos los componentes que necesitamos y los servicios que únicamente dependen de esos roles, minimizando así la superficie de exposición a los ataques externos.
Otra de las demandas era contar con una consola centralizada desde la que administrar y gestionar los diferentes tipos de aspectos relativos al servidor, por lo que la compañía ha incluido una única consola denominada Server Manager (Administrador del servidor), desde la que añadir, configurar y gestionar los diferentes roles que aplicamos a Windows Server 2008. Este Administrador del Servidor se presenta como el centro de la gestión para nuestro servidor, ya que nos permite, no sólo visualizar el estado o añadir nuevos los roles en la máquina, sino acceder a cada uno de ellos de forma individual y personalizada para conocer las incidencias que le afectan, ya que cuenta con un visor de eventos independiente para cada uno de los roles disponibles, un listado de los servicios que ese rol tiene asociado, así como algunas tareas que Microsoft recomienda al cliente con el fin de mejorar el rendimiento o la seguridad del equipo, entre otras ventajas.

Áreas de inversión
Además de la consola de gestión, Microsoft ha tenido en cuenta varios aspectos importantes a la hora de diseñar esta nueva versión de Windows Server 2008, abordando su diseño desde varios frentes. Entre ellos destaca su esfuerzo en la plataforma web, donde Internet Information Services 7, la nueva versión del servidor de internet, supone un gran avance con respecto a versiones previas, ya que se ha optado por un diseño modular que permita a los administradores activar únicamente los módulos que necesitamos en cada servicio. En este mismo sentido trabajan los servicios de Windows Media, que aportan mejoras a la hora de enviar fragmentos de vídeo en tiempo real (streaming y caching), así como los servicios de aplicaciones web, que ofrecen una potente integración entre los flujos de trabajo y los servicios de comunicación con el propio servidor.
Otra de las áreas de inversión es la virtualización, debido principalmente a la gran demanda que se espera por parte del mercado. En este caso se trata de un segmento en claro auge, ya que las estadísticas hablan de que actualmente sólo el 5 por ciento de los servidores instalados cuentan con técnicas de virtualización, lo que representa una gran oportunidad para Microsoft, por lo que se han aventurado a desarrollar su propia tecnología de virtualización, Windows Server Virtualization, que se basa en un nuevo hypervisor (conocido con el nombre en clave Viridian), que permitirá a las empresas desarrollar nuevas soluciones basadas en esta nueva plataforma (los lectores interesados obtendrán más información sobre esta tecnología en la cobertura que realizamos de TechEd, encuentro anual que Microsoft celebró en Barcelona del 12 al 16 de noviembre).
Por otra parte, además del nuevo hypervisor, Windows Server 2008 cuenta con otro tipo de tecnologías que aportan capacidad para virtualizar, no sólo sistemas operativos, sino aplicaciones, como es el caso de Terminal Services RemoteApp o Terminal Services Gateway, un rol que podemos desplegar con Windows Server 2008 y que nos permite lanzar aplicaciones remotas o acceder remotamente a los recursos internos de una red a través de un cortafuegos, respectivamente.
Como no podía ser de otra forma, otra de las áreas

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información