| Artículos | 01 ENE 2007

Mayor velocidad en la red

Tags: Histórico
Pablo Oliveira.
El mercado no ha querido esperar más y parece que ya es una realidad que el actual borrador de la tecnología inalámbrica 802.11n se ha convertido en el próximo estándar. Todos los fabricantes de routers se han lanzado a optimizar equipos anteriores o a desarrollar modelos nuevos bajo esta nueva sigla sin esperar a su aprobación definitiva y con la promesa de actualizaciones en el futuro.

Se suponía que 2006 iba a ser el año en que el nuevo estándar de comunicación inalámbrica estaría definitivamente aprobado. Sin embargo, la adopción de la nueva revisión del estándar 802.11 se ha ralentizado debido a que se han presentado a lo largo de los últimos años diferentes propuestas que han obligado a realizar nuevos estudios. En la actualidad se cita 2008 como el año de su adopción definitiva, mientras la industria comienza a hablar del siguiente paso, bajo la denominación 802.11e.
Pero el mercado no ha podido esperar más y hace pocos meses hemos comenzado a vivir una situación similar a la que aconteció poco antes de adoptar el estándar 802.11g. El nuevo estándar, aún en fase borrador y en espera para su aprobación y estandarización, ha sido aceptado de forma no oficial por el mercado y, en lugar de mantenerse como un proyecto de futuro, ha comenzado a ver la luz debido a la demanda que existe por parte de los usuarios. Prácticamente no nos ha dado tiempo a aprovechar al máximo la potencia y rendimiento del estándar 802.11g, cuando ya tenemos entre nosotros dispositivos que inauguran el futuro estándar, ofreciendo mejoras en cuestiones relativas al alcance y a la velocidad de transferencia de los datos. Ya hemos analizado en estas páginas dispositivos de Netgear o D-Link y nos hemos hecho eco de todas las novedades en este ámbito de los demás fabricantes. Ahora es el turno de Zyxel y Linksys que inauguran el nuevo año con dos dispositivos enmarcados en la tecnología 802.11n y que incorporan las características necesarias para considerarlos dispositivos de última generación.
Los fabricantes han adoptado diferentes posturas en torno al lanzamiento de nuevos productos para este estándar. Unos continúan a la espera de su aprobación para asegurarse la adecuada adopción de la tecnología. Otros han preferido aprovechar la compatibilidad de la arquitectura del estándar para adaptar modelos de dispositivos ya existentes a esta novedad. Finalmente, el resto de fabricantes hacen el esfuerzo de diseñar y desarrollar rápidamente nuevos dispositivos que integran esta tecnología de alta velocidad y alcance.

Linksys WRT-300N
Linksys ha querido introducir un nuevo concepto de diseño con su nueva gama de routers para 802.11n que inaugura con el modelo WRT-300N. Llama la atención en el dispositivo la combinación de ideas que hemos visto en modelos anteriores del fabricante: un frontal esmaltado en negro, una cubierta gris y cromada, con un diseño más vanguardista en aspecto y las tres antenas necesarias para la adecuada cobertura en el nuevo estándar.
Así, destaca especialmente la antena central que, en lugar de tener la tradicional estructura de una antena convencional, ofrece un esquema plano y rectangular centrado en ofrecer aún más alcance y posibilidades de orientación. Linksys ha querido hacer destacar a este modelo tanto en su aspecto externo como en la tecnología que incorpora.
Estos equipos se conectan a la red a través de un router DSL, aumentando, al menos hasta tres veces, la capacidad de transmisión dentro de los equipos de la red. Para ello, es necesario que los equipos, ya sean portátiles o de sobremesa, integren una tarjeta PCI o PCMCIA 802.11n. De cualquier modo, estos equipos son compatibles con los anteriores estándares, aunque no se consigue así el rendimiento óptimo.
La tecnología MIMO (Entrada Múltiple Salida Múltiple) que utiliza este dispositivo ofrece la superposición de señales para conseguir una señal potente. Las posibilidades de orientación que ofrecen las antenas y su característica antena central aumentan esta cobertura a una distancia hasta cuatro veces superior a lo que se ofrece con la tecnología inalámbrica G. Además, gracias a estas capacidades de orientación de la emisión, además de aumentar la cobertura, se reducen lo puntos muertos.
En este sentido, conviene aclarar que tanto la velocidad real que se consigue con los equipos, como la cobertura alcanzada dependerán no tanto de las posibilidades de los equipos, como de la estructura y los materiales del entorno que los rodea. Es muy importante atender a que en una misma planta los equipos conseguirán mayor alcance, mientras que si trabajamos en el plano vertical, en diferentes plantas de un edificio, la cobertura se verá drásticamente reducida. Lo mismo ocurre con la velocidad de las transmisiones.
Hemos podido comprobar que la velocidad se ve incrementada entre los equipos con conectividad N a la hora de transferir archivos de gran tamaño o de carpetas con muchos archivos pequeños. Aunque la navegación por Internet no tendría por qué verse mejorada de forma directa, sí aumenta en inmediatez, sobre todo a la hora de acelerar las descargas de archivos.
Muchos de los inconvenientes con que los administradores o usuarios suelen encontrarse a la hora de configurar manualmente los equipos de red quedan generalmente cubiertos si se accede a un sistema de configuración automática. De este modo, se hacen más fáciles los pasos a seguir, no se olvidan datos vitales y se ofrecen diferentes métodos si algún paso no funciona como es debido. Así, este equipo ofrece un programa básico de configuración que mediante ventanas nos guía paso a paso, aunque también disponemos de la posibilidad de configurar la red de forma manual. Así, los usuarios que tiene pocos conocimiento o no necesiten una configuración especial pueden utilizar este sistema, mientras que los que requieran opciones avanzadas también tienen su interfaz.
Aunque el fabricante anuncia un rendimiento hasta doce veces superior con un equipo N, en las pruebas hemos conseguido aumentar esta potencia hasta cuatro veces con respecto a la misma transmisión de datos con equipos G. Sin embargo, hay que insistir en que estas pruebas dependerán siempre de la estructura de la red y los equipos que la integren.
En cuanto a seguridad, para proteger los datos, este equipo de Linksys tiene la capacidad de codificar todas las comunicaciones mediante encriptación. De este modo, puede funcionar como el servidor DHCP de la red y ofrece un firewall SPI para asegurar los demás equipos que integran la red frente intrusos o diferentes ataques. Además, con un grado de seguridad máximo aún ha sido posible configurar el paso de una red privada, lo que certifica su capacidad para administrar los privilegios dentro de la red. Su soporte de configuración es, además, una aplicación tipo web, lo que facilita la laboriosa tarea de administrar los usuarios y sus posibilidades en la red.

Zyxel NBG-415N
Zyxel parecía que iba a llegar tarde a esta lucha por adelantar el estándar 802.11n y es de los fabricantes que ha preferido adaptar un modelo de router al nuevo estándar en lugar de crear un nuevo diseño. El NBG-415N es similar en dimensiones y aspecto a toda su gama a/g: una carcasa sencilla y elegante de líneas curvas y color gris. Las antenas están ubicadas junto a los conectores en la parte trasera del dispositivo, mientras qu

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información