| Artículos | 01 NOV 2000

Manual de instrucciones del cuerpo

Tags: Histórico
José Mª Fernández Rúa.
Más de un millar de investigadores de Europa, Estados Unidos y Japón han conseguido los primeros borradores del genoma humano gracias a máquinas robóticas y superordenadores.

El primer resultado tangible del más ambicioso proyecto de la biología, el desciframiento del manual de instrucciones del cuerpo humano, se ha conseguido tras diez años de investigaciones continuadas y la perseverancia de más de un millar de científicos de Estados Unidos, Europa y Japón. Este otoño se van a presentar los datos finales del desafío del genoma humano, que surgió por la inspiración de algunos de los más afamados biólogos del siglo. El genoma humano está compuesto por una secuencia de tres mil millones de unidades, donde están impresas todas las instrucciones bioquímicas para el nacimiento, desarrollo y muerte de un ser humano.
Cuando se entienda al detalle este manual de instrucciones del organismo, sabremos lo que nos distingue como especie y se podrán atajar las miles de enfermedades que aparecen por mutaciones en uno o más genes. La idea inicial surgió, hace ya 15 años, en la Universidad de California, cuando el premio Nobel Walter Gilbert y el investigador Robert Sinsheimer propusieron la idea de identificar y cartografiar la secuencia de más de 3.000 millones de unidades de DNA de nuestras células, con el objetivo de descubrir todos nuestros genes. Dos años tardó el Departamento de Energía de Estados Unidos en ver la importancia de esta propuesta, a pesar de que en su seno se había constituido un grupo de prestigiosos investigadores que sólo estaban interesados en el estudio de mutaciones genéticas provocadas por radiación nuclear. La fuerza de James Watson, que junto con Francis Crick descubrió la estructura del ácido desoxirribonucleico (DNA), hizo que en 1988 el Congreso norteamericano y los Institutos Nacionales de la Salud se volcaran en el proyecto Genoma Humano.
En el transcurso de los años que dirigió el proyecto, el profesor Watson sentó las bases para este ambicioso proyecto que será culminado en el 2003 gracias a la labor de dieciséis centros e instituciones de Europa (Francia, Inglaterra y Alemania), Estados Unidos, Japón y China. España quedó fuera del proyecto a pesar de que el Nobel James Watson visitó Madrid y Valencia en 1990, invitado por el profesor Santiago Grisolía, para explicar la dimensión de estos trabajos cuyo término será el hallazgo más decisivo de la historia de la ciencia. En el encuentro celebrado ese año en Valencia James Watson esbozó las líneas generales del proyecto internacional. Entre los asistentes se encontraba un científico desconocido de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos llamado Craig Venter.
En los primeros años de la década de los noventa los trabajos del proyecto público internacional continuaron al ritmo prefijado, aunque se produjo un importante cambio en la dirección del mismo. Watson abandonó el cargo y fue sustituido por Francis Crick. Sin embargo, en 1998 la situación cambió con la constitución de la empresa Celera Genomics, propiedad de Craig Venter. Este investigador, que abandonó la investigación oficial tras descubrir un sistema para descifrar la estructura de genes humanos, creó un instituto privado al poco tiempo de visitar Valencia. Allí comenzó a descifrar genomas de bacterias con un nuevo método llamado «shotgun», basado en máquinas de secuenciación y superordenadores.
Craig Venter empezó a ser conocido por el gran público cuando creó su empresa Celera Genomics en 1998 y anunció que en el año 2001 tendría descifrado el genoma humano.

José Mª Fernandez-Rúa es periodista. Jefe del Departamento de Ciencias del diario ABC. Miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información