| Artículos | 01 ABR 2010

LTE, una tecnología móvil de gran velocidad

Tags: Histórico
El despliegue podría llegar a partir de 2011
Ariadna González.
Desde que se habló de la tercera generación móvil, a finales de los noventa, hasta que llegó a este país pasaron por lo menos siete años, pero ahora LTE está a punto de ser una realidad, y tener velocidad igual o superior a la que se tiene en el fijo no será una utopía más.

Aunque en España y Latinoamerica todavía se están desplegando las tecnologías 3G (UMTS-WCDMA) y 3,5G (HSDPA), la industria ya tiene puestos los ojos en el siguiente paso, denominado 4G o LTE. Los expertos prevén que la operadora japonesa NTT DoCoMo, Verizone y China Mobile sean las primeras operadoras en dar el salto a la próxima generación, aunque en el grupo de estándares y pruebas ya estén la mayoría de operadores móviles que operan en España, como Telefónica, Vodafone, Orange, Telia (yoigo) y los proveedores más importantes del sector.
Ericsson, Motorola, Nortel, Nokia-Siemens, Alcatel-Lucent y Qualcomm son sólo algunos de los principales nombres que se relacionan con la tecnología LTE (Long Term Evolution). Cada uno con su propia visión pero, al parecer, esta vez con estándares abiertos, lo que redundará no sólo en las operadoras que adquieran esta infraestructura, sino también en los consumidores, porque se podrá llegar a economías de escala.
Si bien aún se espera que las autoridades de cada país determinen los procesos de asignación de las frecuencias para este servicio ( es el caso de España) y que las redes de 3G lleguen a su límite de capacidad, se puede decir que los servicios en 3.5G ya han hecho su aparición y que la demanda de banda ancha es el factor determinante para la evolución de la tecnología y de los dispositivos móviles.
Y aunque LTE no es el único camino que se puede tomar para la cuarta generación, sí parece ser el que más adeptos tiene, y no por ello Wimax (el otro camino) no se desarrollará, según coinciden Nokia, Alcatel-Lucent, Qualcomm, Ericsson, Motorola y otros proveedores de infraestructura que manejan ambas tecnologías, el crecimiento y el desarrollo está en la Long Term Evolution (LTE).
Esta tecnología cumple con aspectos de la tercera generación, según ha señalado Alfonso Aguado, responsable de marketing de Ericsson España. “La transición de 2G a 3G se produjo porque la demanda de tráfico de datos experimentó un crecimiento apreciable y las oportunidades de negocio en torno al tráfico de datos también crecieron substancialmente. A partir de junio de 2008 este mismo tráfico de datos fue mayor que el de voz. Lo que indica una tipología de consumo donde el uso doméstico colapsa el ancho de las redes fijas y hay que pasar a las móviles”.
Aunque el ancho de banda que se requiera seguirá creciendo, cuando se realizaron los sondeos para ver lo que determinaban los órganos reguladores del espectro en el mundo se pidieron 400 Mhz, aunque sólo se concedieron 137 Mhz, lo que se considera un gran logro.
Desde este momento se está evolucionando hacia LTE que, aunque considerada por muchos como la tecnología de 4G, es la evolución de la tercera generación denominada Super 3G. Esta tecnología está basada en OFDMA (Orthogonal Frequency Division Multiple Access, que en español sería Acceso Múltiple por División de Frecuencia Ortogonal).
El esquema OFDM se utiliza en comunicaciones de banda ancha tanto inalámbrica como cableada. La ventaja principal frente a los esquemas que utilizan una única portadora es su habilidad para funcionar correctamente en canales de comunicación que presentan condiciones difíciles, tales como la atenuación de las frecuencias altas en cables de cobre de gran longitud, o la interferencia de banda angosta y el desvanecimiento selectivo de la señal con la frecuencia, que se presentan en las comunicaciones inalámbricas.
Como se explicaba anteriormente, el detonante del crecimiento de la banda ancha es la demanda de ésta. En sólo un año se ha pasado de 60 a 90 países con redes HSPA y de 400 a 800 dispositivos que cuentan con esta tecnología, entre los que se encuentran móviles, tarjetas móviles, portátiles y routers inalámbricos.
Actualmente, de los 3.800 millones de usuarios de dispositivos móviles en el mundo, lo que equivale al 57 por ciento de la población mundial, 300 millones utilizan ya 3G y, de ellos, 80 por ciento son abonados de GSM, HSPA, WCDMA y LTE que provienen de la misma familia de estándares.
Cuando comenzó la comunicación 3G se hablaba de una velocidad de 384 Kbps, pero ahora ya se trabaja con velociddes de 3,6 Mpbs, 7 Mbps y hasta 14 mbps. Aunque pronto se disfrutará de velocidades de 28 y 42 Mbps, cuando se hable de LTE la velocidad será de 150 Mbps y en febrero de 2008 Ericsson ya mostró servicios a 160 Mbps.
Pese a los pronósticos de Nortel, Ericsson y otros fabricantes para que las primeras redes comerciales de LTE se vierán en 2009 con más de 150 Mbps, las cosas han variado y ahora se espera que sea en el 2011 cuando se observen redes comerciales en empresas como AT&T, TMobile, NTT DoCoMo, Telia sonera, China Mobile, Verizone, Telefónica y Telstra, que habrán adoptado este estándar.

Primeras fáses
LTE en sus primeras fases como sistema, cumple con perfiles definidos para la 3G, pero también para la 4G. NTT Docomo siempre ha sido referencia del mercado de telecomunicaciones ya que son los primeros a los que hay que mirar. El mercado japonés tiene 102 millones de usuarios móviles y de ellos 88 millones son de 3G. Utilizan el móvil con servicios muy avanzados desde el punto de vista de la eficacia y productividad empresarial, porque las comunicaciones 3G están totalmente inmersas en sus procesos de trabajo.
Los operadores tendrán que realizar sus planes de negocio. En ellos deberán tomar en cuenta la amortización de lo que ya tienen, pero también el mercado al que se dirigen y la forma en que lo van a atacar. En España se espera que los primeros servicios comerciales sobre este estándar se lleven a cabo en el 2011 o en 2012. La tecnología ya existe y todos los proveedores la tienen disponible, y solo piden que no exista la falta de rigor que se originó con la 3G.
La tecnología es un habilitador más, de lo que se trata es de aportar valor en términos de productividad y eficacia en la vida profesional y personal, de que exista la capacidad de tener teleprescencia o generalizar el teletrabajo. La discusión no es la tecnología, sino el plan de negocio, el servicio y el valor que se le proporciona al usuario.
Para Eloy Fustero, director de desarrollo de negocio de Qualcomm España, se está produciendo una convergencia mundial. “No será como en el pasado, cuando las operadoras tuvieron que hacer un cambio drástico en la infraestructura de red. Ahora muchos de los servicios de 4G se realizarán en la misma de frecuencia 2.1Mhz y se hará refarmming de la banda de 900 Mhz que ya tienen los operadores. Sólo se incorporarán capacidades de información tanto en la infraestructura como en los dispositivos”.
La evolución en los nuevos dispositivos estará en el acceso a Internet, trabajando en evolucionar no sólo el ancho de banda, sino también que el terminal sea pequeño, ligero, potente y no “un dispositivo desagradable para el usuario, con un consumo de batería razonable, cámara de fotos, vídeo y muchas aplicaciones más”, in

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información