| Artículos | 01 ABR 1999

Los usuarios luchan por mantener su privacidad

Tags: Histórico
Uno de los efectos que más impresionan en las películas de ciencia-ficción de los últimos 25 ó 30 años es la comunicación audiovisual entre dos o más interlocutores en tiempo real y con mayor definición, incluso, que la hoy tenemos en las emisiones de televisión. Es decir, hablar por teléfono con otra persona y, a la vez, verla. La verdad es que es una experiencia altamente impactante. Me viene a la memoria una escena de la película Demolition Man de Silvester Stallone, en la que una chica estupenda, que acaba de salir de la ducha, confunde el terminal con el que quiere contactar... y sale donde no tiene que salir (o sí, depende de los guionistas).
Bueno, pues este tipo de posibilidades técnicas no están todavía a nuestro alcance, y no digo tecnológicas, porque la tecnología sí está preparada para ello y es la técnica la que de momento no permite ese acercamiento al gran consumo. La infraestructura mundial de comunicaciones está basada en los tradicionales hilos de cobre que tan bien han funcionado durante muchos años. Pero con el nacimiento de la tecnología digital, o más bien, de la revolución digital, con cables especializados, como los de fibra óptica, o las comunicaciones vía satélite, todo el concepto global de comunicaciones está cambiando. Cada día alguien inventa algo nuevo para poder transmitir más información en menos tiempo. Las técnicas de compresión de la información analógica mejoran, se perfeccionan.
En este artículo vamos a ver cómo están actualmente las telecomunicaciones y, en detalle, la videoconferencia.
Como hemos dicho antes, no es posible, al menos para la mayoría de los mortales, disponer de un sistema de videoconferencia en tiempo real y a gran resolución. Hacen falta sistemas altamente sofisticados y, por lo tanto, muy caros. Pero sí estamos usando la televisión por satélite desde hace unos pocos años, y la calidad de emisión es altamente profesional, de hecho, disfrutamos de una televisión digital estupenda. El problema, o inconveniente, es que para poder hacer videoconferencia en esas condiciones tendríamos que tener un centro emisor en cada punto de participación en la videoconferencia, pero los ceros que tiene el coste de una estación emisora de televisión digital se salen de lo habitual. Por tanto, hoy no es factible un sistema de videoconferencia con la calidad de las películas de ciencia-ficción. Pero todo llegará. No obstante, existen ciertos sistemas que, aunque caros, no lo son tanto como lo que estamos contando y que ofrecen calidades más que suficientes para las necesidades de los más exigentes.

¿Qué es la videoconferencia?
La videoconferencia es un invento relativamente moderno que permite a un grupo de personas localizadas en lugares más o menos distantes llevar a cabo reuniones y charlas como si estuvieran todas en una misma sala. Las personas que participan en una videoconferencia pueden escucharse entre sí a la vez que pueden verse en vídeo en movimiento. Simultáneamente, pueden compartir imágenes de documentos o archivos informáticos por todos los participantes.
Un sistema de videoconferencia debe ser capaz de ofrecer todas las opciones de presentación y de intercambio de información que pueden realizarse en una reunión cara a cara, con las limitaciones lógicas de contacto físico entre los participantes Un claro ejemplo de utilización de sistemas de videoconferencia son las reuniones periódicas de directivos o del consejo de administración de grandes empresas, donde los componentes están, incluso, en ciudades alejadas entre sí. Pero no podemos olvidar que la videoconferencia también se puede utilizar a nivel lúdico o menos profesional, ya que todos en alguna ocasión necesitaríamos ver a la persona con la que estamos hablando.
Debemos pensar en un sistema de videoconferencia como una herramienta. Ahora ya estamos acostumbrados a usar determinadas cosas como un teléfono o un fax. La videoconferencia es similar, y además representa una arma estratégica en un mercado de información cada vez más competitivo. La sola opción de compartir información de manera efectiva, económica y rápida es, por si misma, un requisito para sobrevivir en todas las áreas de los negocios actuales, incluidas las instituciones gubernamentales, la educación, la industria, el entretenimiento, etc.
A continuación vamos a ver una introducción a las diferentes capacidades y aplicaciones que un sistema de videoconferencia puede ofrecer, así como también una descripción de sus diferentes componentes. Veremos también cómo es posible técnicamente la aplicación de estos sistemas, profundizando en los diferentes protocolos que pueden ser utilizados. También trataremos de responder a las preguntas más frecuentes.

Bases de un sistema de videoconferencia
En una videoconferencia sus participantes comparten vídeo, audio y datos de forma interactiva. Debemos pensar que la señal de vídeo contiene una gran cantidad de información, por lo que requiere un ancho de banda grande para poder ser transmitida manteniendo la calidad original. Actualmente, las compañías telefónicas están ofreciendo esos canales de comunicación, con anchos de banda grandes a través de conexiones de ancho de banda fijo usando RDSI y vía satélite. Por tanto, los costos para un sistema de videoconferencia de este tipo es muy elevado. De todas formas Internet está suponiendo un cambio radical en la concepción de estos sistemas. Debemos pensar que, al ser Internet un sistema de comunicaciones compartidos por muchos usuarios simultáneos, las calidades obtenidas no serán nunca tan altas como las que podemos ver en sistemas dedicados, pero, para la mayoría de las ocasiones son suficientes y los precios son realmente asequibles, pues podríamos estar efectuando una videoconferencia con alguien en otro país a precio de llamada local.
El control del ancho de banda del canal de comunicaciones es necesario y se obtiene mediante la compresión de las señales de audio y vídeo para que utilicen un ancho de banda menor. Esta compresión supone una cierta pérdida de calidad. A mayor compresión menor calidad y mayor velocidad. Por tanto, la calidad del audio/vídeo es inversamente proporcional a su compresión y directamente proporcional a la velocidad de transmisión.
El dispositivo que realiza la COmpresión (y DEsCompresión) se denomina codec. Este dispositivo puede ser hardware o software y actúa también como interfaz entre el sistema informático y las personas que lo usan. El audio, vídeo y los datos a compartir son tomados por el codec, y éste se encarga de transmitir una sola señal digital hacia el equipo remoto, usando cualquiera de los protocolos definidos al efecto, comprimiendo las señales en el origen y descomprimiéndolas en los diferentes destinos.

Sistemas de videoconferencia
Podemos agrupar los sistemas de videoconferencia en dos grandes grupos: los que utilizan Internet (o cualquier red IP) como vía de comunicaciones y los que usan otras vías como RDSI, satélites o conexiones telefónicas estándar. En ambos grupos, las partes que hacen funcionar el equipo son muy similares, siendo muy diferentes los equipos usados.
También existe otra clasificación válida, que depende de las diferentes aplicaciones de la videoc

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información