| Artículos | 27 JUN 2007

Los teléfonos fijos en las oficinas, ¿una especie en extinción?

Tags: Actualidad
Arantxa Herranz
Los teléfonos fijos en las oficinas están cada vez más amenazados por el uso de los terminales inalámbricos pero, ¿quiere eso decir que están en peligro, como les ocurrió a las máquinas de escribir frente a los ordenadores?

Una de las grandes ventajas de los teléfonos móviles, huelga decirlo, es su ubicuidad. Ahora, además, añaden el beneficio de ser dispositivos duales, puesto que se les ha añadido la conexión WiFi como herramienta para que los trabajadores puedan estar siempre conectados. Asimismo, prestaciones como historial de llamadas, mensajes de texto y una variedad de tonos de llamadas se suelen echar en falta en los teléfonos fijos.

Por todo ello, cada vez ganan más adeptos alternativas como aplicaciones de software que posibilitan efectuar llamadas desde el ordenador. Sin embargo, y pese a que las empresas también están adoptando toda una nueva generación de teléfonos, generalmente basados en IP (Internet Protocol), lo cierto es que la venta de teléfonos fijos no ha disminuido, según constatan diversos analistas.

Así, la nueva generación de teléfonos fijos IP coincide con la proliferación de diversas opciones inalámbricas. Cisco y Avaya, entre otros, han mostrado varios teléfonos WiFi para empresas en los últimos meses. Para los trabajadores más móviles, hay modelos duales que pueden trabajar con centralitas IP (IP PBX) que permiten transferir la llamada de la extensión fija al terminal inalámbrico y obtener una mejor cobertura en la oficina al tener conectividad WiFi. Y son precisamente estas nuevas características las que están poniendo aún más en peligro a los teléfonos IP de sobremesa, ya de por sí más caros que los inalámbricos. Tal y como se pregunta Zeus Kerravala, analista de Yankee Group, "¿cómo es posible que mi teléfono móvil de 200 euros tenga diez veces más funcionalidades que mi teléfono IP, de mil euros?".

Quizá por todo esto hay quien califica a los teléfonos fijos como "dinosaurios" llegando a promulgar su desaparición. Así al menos se muestra otro analista, esta vez de Gartner. Para Ken Dulaney, "todas las llamadas del fijo deberían reenviarse a los teléfonos móviles".

Sin embargo, para la investigadora de mercado Dell´Oro Group el mercado de teléfonos fijos IP explotará en los próximos años. Según sus cifras, el pasado año este mercado movió 11,3 millones de dólares. Un dato que crecerá hasta los 34 millones en 2010 a pesar de que el mercado de software de telefonía en el PC crecerá de los 2,6 millones a los 8,6 millones, según los datos del analista Alan Weckel. Mientras que los teléfonos puramente WiFi serán especialmente fuertes en mercados verticales (como hospitales), con llamadas celulares más restringidas, los modelos duales llegarán a ser muy populares en toda la población, según esta misma fuente.

Además, considera que el tener un teléfono encima de la mesa es algo que tiene mucho que ver con la tradición. Muchas fuentes creen que las personas siguen estando acostumbradas a tener un teléfono físico, como parte de su entorno de trabajo. A ello hay que añadir temas como la calidad del sonido, que siguen siendo, a día de hoy, mejor en los teléfonos "cableados" que en los inalámbricos o móviles, mientras que las comunicaciones vía software a través del PC siguen generando temores como la disponibilidad y fiabilidad.

En este entorno, cabe señalar que algunos fabricantes, pese a seguir vendiendo teléfonos de sobremesa, también están impulsando otras alternativas. Por ejemplo, Cisco proporciona software a Nokia en sus modelos E-Series para llevar las funciones telefónicas de la oficina a los terminales móviles. Sin embargo, algunas operadoras, especialmente norteamericanas, no ven del todo claro este modelo de negocio puesto que, aunque reconocen que los clientes pueden volverse más fieles, también pueden reducir el consumo medio de la factura telefónica.

Por eso, el futuro será un completo abanico de opciones entre las que elegir aunque teniendo en cuenta que ningún usuario quiere tener que llevar consigo cuatro teléfonos. Una solución que plantea Elizabeth Herrell de Forrester Research es tener estaciones base que conviertan a los móviles en teléfonos de sobremesa mientras el empleado está en su mesa de oficina. Sin embargo, es una idea que, al menos de momento, no ha sido adoptada por los grandes fabricantes de teléfonos IP.

Así pues, la decisión dependerá del tipo de usuario y de sus necesidades. ¿Un ejemplo? Los modelos duales acompañados de aplicaciones software en los portátiles serían una buena opción para quienes viajen frecuentemente por motives de trabajo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información