| Artículos | 01 ABR 2009

Los servidores, llave para optimizar recursos en la PYME

Tags: Histórico
Paula Bardera.
"La actual situación económica hace que muchas empresas aún no hayan dado el salto tecnológico definitivo. Se ralentizan las tomas de decisiones e incluso se aplazan. Pero precisamente en tiempos como los actuales, la tecnología puede ser la llave que permita distinguirse de la competencia y seguir adelante. En este salto, los servidores para la PYME son un escalón fundamental, pues gracias a ellos pueden optimizar sus recursos y satisfacer sus necesidades de cálculo, de almacenamiento, de seguridad y de protección de sus datos. Aún así, todavía son muchas las empresas que siguen confiando estas tareas a un PC, sin darse cuenta de que, con ello, puede peligrar la continuidad de sus negocios.

En España “hay aproximadamente 3 millones de PYMES y sólo el 10 por ciento de ellas tienen servidores”. Según estos datos, ofrecidos por Vicente Sánchez Cabezón, director de operaciones y marketing de Microsoft Ibérica, aún queda un gran mercado por explorar entre las pequeñas y medianas empresas. Y es que, aunque muchas emprendieron hace tiempo el camino de la revolución tecnológica, incorporando a sus infraestructuras y trabajo diario los ordenadores personales, aún no han dado el salto definitivo. Y la pértiga que puede ayudarles a ello son los servidores.
Luis Gutiérrez Jodra, director de negocio de la división de Sistemas y Tecnología de IBM SPGI da algunas cifras más, al afirmar que, “según datos del Sector TIC del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, el 72 por ciento de las empresas españolas indican que su volumen anual de inversiones en TIC no supera los 6.000 euros, mientras que en el otro extremo apenas un 2 por ciento rebasa los 100.000 euros anuales. Por otra parte, las pequeñas y medianas empresas constituyen el 99,86 por ciento del tejido empresarial español, según datos del Directorio Central de Empresas”.
Así las cosas, se desprende cómo la mayoría de estas empresas aún utiliza la tecnología de forma muy básica, para tareas financieras y administrativas. Sin embargo, sus infraestructuras son cada vez más complejas debido a que son organizaciones que, pese a su pequeño tamaño, no escapan a la conectividad global y al empleo de cada vez más dispositivos. Por otra parte, al igual que pasa en la gran empresa, se encuentran con retos como hacer frente al cumplimiento de normativas legales y gestionar, almacenar, usar y actualizar grandes cantidades de información. Por no hablar de los problemas de seguridad a los que se enfrentan, entre otras cosas porque la mayoría no invierte en protección o no cuenta con un plan de continuidad de negocio. “Para hacer frente a estos retos, necesitan infraestructuras inteligentes y dinámicas que les permitan integrar las características más avanzadas de las infraestructuras físicas en un nuevo modelo digital, mejorar la capacidad de gestionar, almacenar y analizar la información, a la vez que reducen la ineficiencia y ahorran costes”, matiza Gutiérrez Jodra. Y es ahí donde entran en juego los servidores.
Aún así, las actuales circunstancias económicas hacen que, tal y como explica Sergio Reiter, responsable de servidores de Fujitsu Siemens Computers, el mercado de los servidores se siga manteniendo estable este año, sin muchos cambios. Desde su punto de vista, “los procesos de toma de decisiones se han ralentizado, los proyectos de migración sobre entornos críticos se posponen para realizar inversiones en los equipos actuales y así alargar la vida de sistemas tradicionales Unix. Esto ha provocado una parada de la tendencia de la migración de entornos Unix o propietarios a soluciones estándares”.
De hecho, se han retrasado e incluso anulado procesos de toma de decisiones para la renovación o modernización en los entornos no críticos basados en estándares. Y, además, las operaciones de virtualización en entornos consolidados se alargan en el tiempo al entrar en juego nuevas soluciones de virtualización que se deben valorar. Sin embargo, “la toma de conciencia de los consumos en servidores estándar es otra de las variables que están tomando fuerza este año así como la reducción de recursos como el espacio y la disipación térmica”. El espacio juega un papel fundamental en este tipo de decisiones, porque aún son muchos los que piensan que es necesario dotar de una ubicación con tamaño y características concretas para dar cabida a los servidores. Éste es un problema ya subsanado en las nuevas generaciones de productos.
Para Jaume Pausas, responsable de negocio de servidores y almacenamiento de Acer Computer Ibérica, la actual situación financiera también influye, y apunta que, aunque “uno podría considerar que no es el momento apropiado para ello, es todo lo contrario, es ahora cuando la pequeña y mediana empresa debe sacar el máximo provecho y optimizar al máximo sus recursos para hacer de su negocio lo más rentable posible. El mercado de servidores para pequeñas y medianas empresas continúa su crecimiento debido a esta necesidad. Esto, unido al abaratamiento de la tecnología, permiten hoy en día a la PYME obtener soluciones avanzadas adecuadas a la empresa con unos costes controlados”.
Así lo cree también María de la Torre, directora de la división Enterprise Storage & Servers de HP España y Portugal, pues considera que “la tecnología bien empleada es fundamental para cualquier negocio, pero lo cierto es que un mal diseño o mal sistema de gestión pueden convertirla en un entorno demasiado complejo, inflexible y costoso”. Así que, si permitimos que la infraestructura crezca sin control, nos encontraremos con que cualquier cambio requerirá días, tendremos muchos equipos infrautilizados, caídas de los sistemas que podrían poner en riesgo al negocio y costes de mantenimiento que se dispararán año tras año. Sin embargo, la tecnología puede impulsar enormemente una empresa si está bien diseñada y cuenta con un buen sistema de gestión, pero si no es así, es más que probable que termine siendo un inhibidor del crecimiento del negocio. Y es que, hoy en día, la pequeña empresa ha ido creciendo en el número de puestos de usuario sin ningún control y sin poder planificar el crecimiento, con lo que la gestionabilidad del entorno ha caído en picado, apareciendo riesgos de seguridad. “Un servidor representa la espina dorsal para toda esa infraestructura que ha ido creciendo sin control”, concreta esta responsable.

Por qué un servidor
Según datos de IDC manejados por María de la Torre, el último trimestre de 2008, el mercado de servidores decreció un 22,6 por ciento en facturación en nuestro país. Estas cifras reflejan el mal momento por el que pasa este mercado pero aún hay mucho negocio por explorar, puesto que muchas empresas pequeñas tienen, en la actualidad, las mismas necesidades y los mismos retos que la gran cuenta; sus propietarios, igual que los directivos de las grandes corporaciones, están preocupados por mejorar la satisfacción de sus clientes, la calidad de sus productos y, cómo no, aumentar sus beneficios. “Una buena infraestructura de TI ayuda a todo tipo de empresas a alcanzar estos objetivos”, aclara María de la Torre.
Por todo esto, Luis Gutiérrez Jod

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información