| Artículos | 01 JUL 2004

Los secretos del ADSL

Tags: Histórico
Daniel Comino.
Abordamos la tecnología más popular en cuanto a acceso a Internet de banda ancha se refiere. Conozca cuáles son los secretos y las ventajas de ADSL, además de optimizar su conexión a Internet para obtener el máximo rendimiento de su línea.

La banda ancha es uno de los servicios más de moda actualmente, gracias sobre todo a la afluencia de usuarios interesados por los programas de descarga peer to peer, desde los cuales se descarga todo tipo de información. Pero Internet, además de eso, es una fuente de ayuda para otro tipo de tareas que cada vez se utilizan más, como comprar entradas para eventos (conciertos, cine…), contratar viajes o buscar trabajo. Y es que las ventajas de disfrutar de una conexión ADSL en casa son innumerables tanto a nivel profesional como de ocio.
Recientemente la Asociación de Internautas (AI, www.internautas.org) ha publicado su segundo estudio sobre la velocidad que ofrecen los operadores. De este estudio se desprende que los operadores que mayor velocidad media ofrecen a sus clientes (para la modalidad de ADSL a 256 kbps) son Telefónica (208,4 kbps), seguido de Uni2 (186,2 kbps) y Retevisión (181,3 kbps), que desciende al tercer puesto con respecto al año anterior, en el que se encontraba en segundo lugar. Este estudio ha sido el resultado del test de velocidad que la Asociación de Internautas tiene en su página web y que le permite guardar los resultados obtenidos de los diferentes test de las líneas ADSL que los usuarios han ido realizando.
A nivel de contratación, según esta misma asociación el número de solicitudes llevadas a trámite durante el pasado mes de abril alcanzó las 63.140, elevando el parque de conexiones ADSL en España a 1.910.450 líneas ADSL activas, lo que coloca a nuestro país en la barrera de los dos millones de ADSL, una situación bastante deficiente con respecto a las previsiones, ya que si bien es cierto que el número de contrataciones de ADSL va en aumento, éste suele ser un crecimiento sostenido en niveles bastante bajos. Igualmente hay que decir que las expectativas que generó en su día la banda ancha no están siendo alcanzadas, ya que el número de altas en ADSL, lejos de aumentar cada año a un ritmo medio o alto, se mantiene más o menos en una moderada subida.

¿Qué es ADSL?
Asymmetric Digital Subscriber Line (línea de abonado digital asimétrica) es una línea de transmisión de datos de alta velocidad que nos permite conectarnos a Internet de un modo más o menos veloz (dependiendo del tipo de servicio contratado). Su principal ventaja (además de la alta velocidad) es la diferencia de frecuencias que es capaz de distinguir, lo que nos permite separar los datos de la voz. Esto significa que es posible discriminar el tráfico y redirigirlo al lugar asignado; es decir, que podremos conectarnos a Internet y hablar por teléfono a la vez sin ningún tipo de problema. Para ello únicamente es necesario instalar un bifurcador de información que se encargue de discriminar el tipo de datos y redirigirlos al lugar asignado para ellos (ver cuadro Splitters y microfiltros… ¿qué son y cómo funcionan?).
El calificativo de asimétrica viene dado por la diferencia entre la velocidad de subida y de bajada de datos, ya que la medida de descarga suele ser bastante más alta que la de subida (que suele ser de hasta 128 kbps, aunque las hay mucho más altas). Así, entre los packs que se publicitan desde los proveedores de Internet podemos contratar accesos de 256/128 kbps, lo que significa que obtendremos una velocidad de descarga de 256 kb por segundo y 128 kb por segundo de subida.
Las ADSL establecen tres canales diferenciados dentro de la misma línea. En primer lugar incorporan un canal analógico telefónico convencional (RTB). Además de esto contamos con dos vías de comunicación de alta velocidad. Estos canales (asimétricos) son los utilizados para la comunicación con el exterior; uno de subida y otro de descarga.
No obstante, a la hora de medir el rendimiento de una línea es extremadamente importante percatarse de un factor determinante, y es la distancia que existe entre el módem/router instalado en el hogar o negocio y la centralita que ofrece el servicio, ya que cuanto mayor sea esta distancia, menor velocidad obtendremos, sobre todo si esta distancia supera los 3 kilómetros de distancia.
Las velocidades máximas que permiten las ADSL son bastante elevadas, pudiendo alcanzar hasta los 8 Mbps de descarga y 1 Mbps de subida. Para ello es muy importante que tengamos claros una serie de conceptos que nos ayudarán a entender mejor qué tipo de acceso a Internet nos conviene más y por qué, que explicamos a continuación.

Los bits y los Bytes
En ocasiones muchos usuarios se sienten estafados porque después de contratar un acceso ADSL en su casa comprueban que no obtienen la velocidad que a priori han contratado. Este tipo de problemas se suele dar bastante sobre todo a nivel de usuario doméstico con conocimientos medios/bajos de telecomunicaciones.
Para empezar, hemos de decir que la práctica totalidad de ofertas que vemos en Internet, televisión o periódicos expresan sus velocidades en kilobits de bajada por segundo (kb, con la b minúscula). Así, la conexión más habitual a nivel doméstico actualmente es de 256 kb por segundo (aunque poco a poco esta conexión irá perdiendo usuarios en detrimento de la de 512 kb).
Pues bien, la medida más utilizada para medir las descargas en Internet se suele expresar en kiloBytes (kB, con la B mayúscula). La diferencia entre ellos radica en que 1 kB equivale a 8 kb, lo que supone una gran diferencia si lo trasladamos al acceso habitual de conexión ofertada. Por otra parte la ‘k’ suele aparecer en mayúsculas a pesar de que lo correcto sería en minúscula, pero esto no es fuente de confusión.
En estos casos, cuando cualquier proveedor nos está hablando de una conexión de 256 kb por segundo (256 kbps), realmente nos está diciendo que la velocidad que nosotros vamos a percibir es de 32 kB/seg (tenemos que dividir 256/8 para conocer los kB/seg). Exactamente igual ocurre en la velocidad de subida; si nos ofrecen 128 kb de subida realmente nos están dando una velocidad de 16 kB/seg.
Además, es importante constatar que esta velocidad es el pico máximo de conexión, lo que significa que la celeridad habitual de descarga se verá reducida en un porcentaje más o menos alto, ya que es necesario realizar varias transferencias de control que para nosotros son totalmente transparentes pero que ocupan ancho de banda.
Como recomendación podemos indicar que para un acceso ADSL de 256 kb/seg, una tasa aceptable podría ser una velocidad no inferior a 200 kb/seg (25 kB). Para ello, la mejor práctica es realizar pruebas de velocidad habituales con el fin de obtener una idea del tipo de servicio que nos proporciona nuestro proveedor. Existen múltiples páginas web gratuitas que nos pueden informar de la velocidad de bajada de nuestra línea. Para más información lea el artículo Aprende a mejorar el rendimiento de tu ADSL, publicado en este mismo número.

¿Dónde está mi 10%?
Uno de los problemas más importantes del ADSL en nuestro país es la precaria situación en la que se encuentran los usuarios, sobre todo a la hora de reclamar por una deficiencia en el servicio del suministrador, ya que al contra

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información