| Artículos | 01 SEP 1996

Los primeros ordenadores a Pentium a 200 MHz

Tags: Histórico
Comelta Piscis 200, EI System Velocity, Inves Covadonga Serie 96+ y Novo
Eugenio Barahona.

Tan pronto como aparece un nuevo procesador, los fabricantes de ordenadores lanzan al mercado nuevos modelos que lo incorporan. Conozca en este artículo los cuatro primeros PCs que utilizan el Pentium a 200 MHz.

A principios del pasado mes de Junio, Intel presentó el miembro más rápido de la familia de procesadores Pentium, el cual funciona a una velocidad de 200 MHz. Con la presentación de este microprocesador el fabricante norteamericano pone al alcance del gran público unas prestaciones que, en muchos casos, son iguales o superan a las proporcionadas por los procesadores Pentium Pro al trabajar bajo Windows 95.

En la informática actual, repleta de funcionalidades multimedia, es importante disponer en el PC de un procesador lo más rápido posible pero, además, es imprescindible dotar al ordenador de componentes de calidad mediante los cuales dispongamos de un sistema equilibrado que no tenga cuellos de botella importantes que degraden el rendimiento general del ordenador.

Por ejemplo, no sería lógico adquirir uno de estos nuevos PCs con Pentium a 200 MHz e instalar una tarjeta gráfica lenta que produzca retardos sustanciales cuando el sistema accede a la memoria de vídeo.

Características básicas de un PC moderno

Si bien hace relativamente poco tiempo era aceptable disponer de un ordenador basado en un procesador 486, hoy en día es casi imprescindible tener un PC equipado con un microprocesador Pentium que sea lo más rápido posible. Esto se debe a que las aplicaciones que hoy en día aparecen en el mercado cada vez son más complejas y demandan mayor potencia de proceso. Si, por ejemplo, estamos interesados en ejecutar aplicaciones multimedia, disfrutar con alguno de los sofisticados juegos disponibles o realizar tareas de desarrollo de software vamos a necesitar una máquina potente que disponga de unos buenos periféricos que no acaben convirtiéndose en un cuello de botella para el procesador.

Dejando a un lado la velocidad de la CPU, es muy recomendable que el ordenador tenga una tarjeta gráfica equipada con un acelerador gráfico de 64 bits y, como mínimo, con 2 MB de memoria RAM. El lector debe tener en cuenta que muchos aceleradores gráficos funcionan en modo de 32 bits si sólo cuenta con 1 MB de memoria de vídeo, por lo que su rendimiento se ve degradado (esta situación ocurre, por ejemplo, con los aceleradores gráficos 864, 868, Trio64, Trio64V+ y Virge de la compañía S3). Además, los juegos para Windows 95 que hacen uso de las API DirectX, verán aumentado su rendimiento considerablemente si la tarjeta gráfica tiene 2 MB de memoria.

En cuanto a la memoria RAM, no deberíamos conformarnos con un sistema que tenga menos de 16 MB. Bien es cierto que Windows 95 funciona con 4 y 8 MB de RAM, pero la mejora de rendimiento que se aprecia al disponer de 16 MB es francamente notable. La memoria caché externa, o de segundo nivel, debe ser como mínimo de 256 KB, siendo muy recomendable tener la posibilidad de ampliar dicha cantidad a 512 KB. Generalmente las placas base suelen tener un zócalo especial para realizar este tipo de ampliaciones.

Asimismo debemos fijarnos en si el PC que vamos a adquirir utiliza memoria EDO RAM o DRAM convencional. Las memorias de tipo EDO proporcionan un rendimiento más elevado, ya que están optimizadas para procesar más rápidamente los ciclos de lectura, los cuales suelen producirse con mayor frecuencia que los ciclos de escritura. Actualmente están comenzando a aparecer en el mercado otros tipos de arquitecturas para memorias RAM, como por ejemplo SGRAM y SDRAM. Lo que ofrecen todos estos tipos de memorias es un mayor ancho de banda para el acceso a memoria, lo cual influye notablemente en el rendimiento general del sistema. En cualquier caso, es preferible adquirir un PC con memoria EDO RAM a otro que disponga de DRAM convencional.

También es bastante importante fijarse en el formato de la placa base. Hasta hace poco tiempo casi todas las placas disponibles eran del tipo Baby-AT. Con este tipo de placas base el procesador se colocaba en línea con las ranuras de expansión, de forma que si instalamos una tarjeta larga suele colisionar con el radiador o con el ventilador del procesador. Para solucionar este problema Intel ha desarrollado el formato ATX de placa base, el cual coloca al procesador por delante de las ranuras de expansión y en las proximidades de la fuente de alimentación, de forma que acoplando un ventilador a este elemento se refrigere tanto al microprocesador como a las tarjetas instaladas en el sistema. Si le resulta posible, compre un PC con placa base ATX.

El disco duro debería tener, como mínimo, 1 GB y ser de tipo EIDE o SCSI-2. Si es de tipo EIDE sería conveniente asegurarnos de que las controladoras de la placa base soportan el funcionamiento en modo bus master, ya que de esta forma se optimiza el acceso a los dispositivos EIDE. Asimismo debemos comprobar que el disco duro soporte los modos de transferencia PIO Mode 4 y DMA 2. En el caso de los dispositivos SCSI debemos adquirir aquellos que cumplan, como mínimo, la norma SCSI-2.

En el campo de la conexión de dispositivos externos debemos asegurarnos de que el PC dispone de puertos serie rápidos, basados en UART 16550, y de puerto paralelo compatible ECP/EPP. En poco tiempo comenzarán a aparecer los primeros compatibles con conectores USB (Universal Serial Bus), los cuales permitirán la conexión al PC de hasta 256 periféricos simultáneamente que se comunicarán con el ordenador a una velocidad de 12 Mbits por segundo. Si el ordenador que piensa adquirir dispone de este tipo de conectores, es un tanto a favor del equipo.

Pentium o Pentium Pro

Muchos usuarios se plantearán esta cuestión, ya que al menos en cuanto a velocidad de reloj ambos microprocesadores funcionan a idéntica frecuencia. Sin embargo, el precio de los sistemas Pentium es considerablemente inferior al de los Pentium Pro.

Cuando tomemos la decisión, además de tener en cuenta el precio final del ordenador, debemos considerar qué tipo de aplicaciones se van a utilizar ya que el Pentium Pro muestra toda su potencia al trabajar con sistemas operativos y aplicaciones de 32 bits. Sin embargo, al ejecutar software de 16 bits o mixto de 16 y 32 bits, el rendimiento del Pentium Pro baja ligeramente, llegando en algunos casos a ser más eficiente el Pentium.

Si va a utilizar Windows 95 como sistema operativo la opción más sensata es el Pentium, ya que si usa dicho sistema sobre un Pentium Pro no podrá aprovechar toda la potencia de este procesador debido a que Windows 95 tiene importantes porciones de código de 16 bits.

Si, por el contrario, piensa usar Windows NT con aplicaciones desarrolladas para este sistema operativo, obtendrá un mejor rendimiento si adquiere un ordenador basado en el procesador Pentium Pro.

Actualmente corren por la industria informática insistentes rumores sobre los trabajos que Intel está llevando a cabo sobre un Pentium Pro optimizado también para ejecutar código de 16 bits y otra versión más que carecería de los 256 KB de caché integrados en el encapsulado del procesador actual.

Todo esto, de momento, son especulaciones que, si bien tienen visos de convertirse en realidad, no podrán confirmarse hasta finales de este año o principios del que viene. Además de estas posibles modificaciones, los nuevos Pentium Pro, al igual que el nuevo Pentium P55C, incluirán el juego de instrucciones MMX, el cual ha sido desarrollado por Intel para conseguir que los programadores puedan diseñar aplicaciones multimedia que ofrezcan una mejora sustancial de rendimiento.

La principal ventaja del Pentium Pro es su capacidad para ejecutar instrucciones fuera de orden, debido a las características de ejecución especulativa de que dispone. El Pentium, por el contrario, sólo es capaz de ejecutar dos instrucciones por cada

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información