| Artículos | 01 MAY 2011

Los nuevos navegadores

Tags: Histórico
Explorer 9, Firefox 4, Chrome 10, Safari 5, Opera 11
Oscar G. Peinado.
Llega una nueva generación de navegadores. Casi coincidiendo en fechas, los principales navegadores de Internet han lanzado sus nuevas versiones con las que tratarán de seducir a los internautas. Ponemos a prueba las últimas versiones de Google Chrome, Microsoft Internet Explorer, Mozilla Firefox, Opera y Apple Safari.

La guerra de los navegadores que se viene produciendo desde hace años, parece haberse recrudecido en los últimos tiempos en los que cada día es más evidente que el futuro de los ordenadores pasa necesariamente por los servicios online.
Sin embargo las armas para librar esa batalla parecen haber cambiado significativamente, lo que resulta muy ventajoso para el usuario. Así, hace 15 años Explorer y Netscape luchaban a base de implementar funcionalidades y extensiones propietarias con las que pretendían mantener cautivos a la mayor base posible de desarrolladores, y con ellos a los usuarios. Esto llevó al dominio casi absoluto de Microsoft, al estar su navegador integrado en el sistema operativo y a la creación de infinidad de páginas web que no cumplían los estándares. De hecho, Explorer 6 es el único navegador para el que se han hecho varias campañas de concienciación para que los usuarios dejen de emplearlo y así liberar a los desarrolladores de tener que implementar recursos especiales para que funcionen las páginas correctamente (a pesar de lo cual sigue teniendo en torno a un 11 por ciento de cuota de mercado, según Net Applications).
Sin embargo ahora la estrategia es completamente diferente, y es la propia Microsoft la que se ha vuelto una defensora de los estándares y la compatibilidad más absoluta entre navegadores. Quizás ha aprendido de sus errores, o quizás ahora no tiene la posición de dominio tan clara que tenían en el pasado.
En definitiva, con independencia de como implementen sus aplicaciones, o de que ofrezcan extras para sus usuarios, la mejor de las situaciones es que todos los navegadores sean capaces de interpretar las páginas web exactamente de la misma manera. Esto liberará a los desarrolladores de tediosas tareas de revisión y adaptación, y podrán dedicar ese tiempo a labores más productivas, al tiempo que permitirá a los usuarios elegir libremente el navegador que prefieran con la seguridad de que no se van a encontrar con páginas que no se vean bien, o simplemente no se vean. Esa es una de las labores de W3C, que se encarga de definir los estándares de la web.

Microsoft sigue liderando
Según los datos de marzo de 2011 de Net Applications, Microsoft lidera el mercado de navegadores con un 55,77 por ciento de cuota si sumamos la de todas sus versiones, siendo la versión 8.0 la más usada y con apenas el 1 por ciento para la recién estrenada versión 9.
El segundo lugar en el acumulado es para Firefox con un 21,73 por ciento, menos de la mitad, y con la versión 3.6 como dominante con el 17,18 por ciento del total. Sin embargo Firefox 4, supera a Explorer 9 y alcanza el 1,68 por ciento.
En el último cajón del podio se sitúa Google Chrome, con el 11,46 por ciento de cuota. Pero los usuarios de Chrome están más actualizados que los de los otros navegadores, pues el 6,69 por ciento del total cuentan con la última versión estable, 10, e incluso ya se empiezan a registrar datos de la versión 11, que aún está en fase beta.
Por detrás, y a mucha distancia de los primeros puestos, encontramos a Safari y Opera, con el 6,41 y 2,14 por ciento respectivamente.

Microsoft Internet Explorer 9
La versión 9 de Internet Explorer se ha rediseñado no para ofrecer nuevas funciones revolucionarias, sino para mejorar la experiencia de uso. Para ello, Microsoft centra las novedades en cinco pilares.
Velocidad de funcionamiento: con un motor de javascript totalmente nuevo y el soporte de aceleración de gráficos por hardware, de manera que se aprovechan las características de la tarjeta gráfica del ordenador. Esto tiene una contrapartida, según reflejaron nuestras pruebas con Peacekeeper, cuando el ordenador no tiene una tarjeta gráfica potente, el rendimiento desciende notablemente y se convierte en el navegador más lento.
Velocidad de acceso: otra forma de aumentar la velocidad de uso es cambiar la forma de acceder a las páginas web. Microsoft ha integrado las funciones de Explorer con las de Windows 7 para permitir anclar a la barra de tareas, no el navegador, sino cada una de las páginas que visitemos. Para sacar provecho a esta característica será necesario un poco de trabajo por parte de los desarrolladores de páginas web, que añadiendo algo de código a sus páginas podrán hacer que dispongamos de menús estáticos y dinámicos en el icono anclado, e incluso notificaciones de eventos, como la llegada de nuevos mensajes, etc. Como punto negativo, Explorer 9 sólo es compatible con Windows Vista y Windows 7, con lo que los usuarios de Windows XP, que sigue siendo la plataforma mayoritaria (54,39 por ciento según Net Applications), no podrán instalarlo.
Nueva interfaz: el aspecto de Explorer se ha cambiado para dar mayor protagonismo a la página web y hacer pasar desapercibido el propio navegador. Los menús se han compactado y las barras superiores se han reducido al mínimo para dejar prácticamente toda la pantalla disponible para ver páginas web. Ésta es una tendencia que inició Google con su primera versión de Chrome y que está siendo adoptada por todos los demás desarrolladores. Además, cuando se accede a una página anclada en la barra de tareas, el aspecto cambia aún más y se adapta a la estética (icono y colores) de la web en cuestión.
Seguridad: se han incorporado nuevos avances en detección de malware, incorporando la consulta a bases de datos de webs sospechosas, e incluso la detección de descarga de archivos maliciosos.
Soporte de estándares: como mencionábamos en la introducción, Microsoft parece haberse convertido en un firme defensor de los estándares, de manera de la versión 9 de Explorer soporta HTML5, CSS3 o SVG, pero ¿hasta qué punto se soporta un estándar como HTML5 que está sin terminar? La política de Microsoft es dar soporte a aquellas funciones que son definitivas, están en una fase muy avanzada de aprobación, o hay amplio consenso sobre cómo deben funcionar. Es decir, aquellas cuya probabilidad de cambio es muy pequeña. En cambio las funciones que se encuentran en una fase más temprana de desarrollo no se soportan, para evitar que los desarrolladores empiecen a usarlas y, si finalmente no se aprueban, queden hechas páginas que no cumplan el estándar.

Mozilla Firefox 4
Mozilla ha acometido un rediseño de la interfaz en la versión 4 de Firefox buscando facilitar la navegación. Las pestañas ahora se colocan en la parte más alta en un intento de evitar desconcentrar al usuario, mientras que todos los menús se agrupan en el botón Firefox.
Una de las funciones más novedosas es la posibilidad de mover las pestañas más usadas a un sitio fijo por delante de todas las demás. Estas pestañas quedan representadas sólo por su icono para ahorrar espacio, y es el equivalente más parecido al anclaje a la barra de tareas de Microsoft, aunque en este caso carecemos de menús propios de cada web. Esta función está especialmente indicada para dar un sitio preferente a las aplicaciones web de uso cotidiano, como Gmail, Facebook o Twitter

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información