| Noticias | 10 ABR 2013

Los movimientos de los motores browser hacia los móviles, en pleno auge

Tags: Histórico
¿Qué está pasando con los navegadores? Te explicamos todo lo que está ocurriendo en este mercado en plena efervescencia.
PCWORLD PROFESIONAL

Apple ha tomado de nuevo las riendas del proyecto WebKit empezando por hacer limpieza eliminando el soporte de Google Chrome y su motor de JavaScript V8. Por su parte, Mozilla Firefox anunció una alianza con Samsung hace unos días en la que el fabricante de móviles se compromete a impulsar un motor de navegación Web experimental, llamado Servo, para móviles con procesador ARM y sistema operativo Android. Poco después, el equipo de desarrollo de Google aseguró que sería forzar una bifurcación crear una nueva línea de desarrollo desde el motor WebKit que Apple estaba ayudando a desarrollar para su navegador Safari. Movimientos todos que tratan de que los navegadores ganen terreno en el mundo móvil, pero que no deben provocar una nueva guerra de estándares.

El movimiento de Apple ha sido criticado por algunos que ven cómo WebKit vuelve a cerrarse más estrechamente alrededor de Safari y las tecnologías que utiliza, pero los ingenieros de Apple lo tienen claro: hacer que WebKit fuese capaz de operar con varios motores de JavaScript ha sido una gran carga para el proyecto y el único motivo por el que hicieron esa concesión a Google fue porque esperaban que se convirtiese en un gran contribuidor al mismo, tal y como así ha sido.

En cuanto a los posibles peligros de que se vuelva a desencadenar una guerra de estándares en este ámbito, no parece que ninguno de los actores tenga suficiente control del mercado para ganar una hipotética batalla.

Google (o Samsung o Mozilla) podrían su variante WebKit para crear nuevas propiedades y opciones que romperán la visualización de los sitios existentes que cumplen con los estándares o añadirá nuevas opciones que solo los usuarios de navegadores con nuevos motores podrán aprovechar. O ambas cosas.

Pero no hay que nada que temer. Nadie va a jugar a eso. De hecho, estructuralmente, no es posible. Nadie tiene tanto control sobre los navegadores de escritorio o móviles, ni siquiera Apple con su iOS, para salir ganando en una guerra abierta de estándares.

Sin embargo, para los que recuerden cómo eran las cosas en 2006, las maquinaciones de la última semana le habrán traído muy malos recuerdos.

El motor de un navegador es su fuerza motriz invisible que, cuando visita una página web, ve las solicitudes de archivos HTML de las páginas, todas las imágenes y los medios asociados y los convierte en algo que pueda interactuar de forma gráfica. Es decir, el navegador consta de una interfaz de usuario visible y un motor oculto que maneja el análisis de código, su formato, las redes, la arquitectura de plug-ins y la pantalla. Al igual que cualquier otro programa, el navegador se apoya en el sistema operativo, para realizar ciertas tareas, como elaborar fuentes o procesar clics del ratón.

Un poco de historia

En los oscuros días de la Web, entre 1999 y 2006, Microsoft gozaba de una parte principal del mercado, pero su navegador Explorer 5 tenía múltiples fallos y la versión 6 no mejoró las cosas. En esos tiempos había que romper CSS y combinar partes de código y cada versión tenía diferentes elementos rotos.

En 2003, Apple lanzó su navegador Safari y, en 2004, Mozilla hizo lo propio con Firefox. Cuatro años más tarde, surgió el Chrome de Google, también creado con WebKit.

Los navegadores basados en WebKit o en Gecko de Firefox eran más rápidos, tenían mejor aspecto y las páginas eran más interactivas, además de presentar menos problemas de seguridad, cuando se utilizaban con Windows.

Luego Apple puso Safari en todos los Mac, Google comenzó a recomendar su Chrome y en la actualidad, aunque Explorer todavía tiene una cuota del 50%, Firefox, Chrome y Safari se reparten más de la mitad del segmento sobremesa, con lo que no hay un gran actor que disfrute de una Chromeposición dominante.

En este contexto, ni el anuncio de Google ni el de Mozilla/Samsung deben suponer una división. El hecho de que los navegadores se estén conduciendo en diferentes direcciones incluso puede suoponer importantes avances y mejoras.

Lo que parece claro es que Google no va a abandonar WebKit, y Mozilla y Samsung no planean ningún absurdo movimiento hacia estándares incompatibles. La competencia ya no residirá en los estándares, sino en la cuota de mercado expresada a través de velocidad ojos abiertos.

Entretanto, Mozilla sigue escribiendo el código de su nuevo motor, Servo, en un lenguaje nuevo y más seguro, llamado Rust, que apenas tiene unos años de vida. Es también más eficaz tanto para Internet como para móviles y puede realizar varias tareas al mismo tiempo. Samsung trabaja con Mozilla, para hacer trabajar juntos a Rust y Servo en chips ARM, pero se trata de un plan a largo plazo, con varios meses por delante hasta que haya algo en producción.

Este mercado está en clara emergencia y los expertos conceden que la venta de móviles y la visión de anuncios en estos dispositivos es el gran caballo de batalla. Un navegador mejor, más rápido y con avances que mejoran la experiencia, puede persuadir a los usuarios para adquirirlos sobre otro modelo. Controlar el browser puede también significar controlar el motor de búsqueda que además decide la exposición de anuncios.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información