| Artículos | 01 FEB 2000

Los mejores trucos para su HP-48/49

Tags: Histórico
José M. Alarcón.
Existen multitud de características de las calculadoras HP que no son conocidas por todo el mundo. Algunas veces porque no están documentadas, en otras ocasiones porque no son precisamente obvias. En el caso de los modelos de la serie 49 este hecho se agrava por la carencia de una buena documentación. Este mes les ofrecemos algunos trucos muy interesantes que les ayudarán a ser más productivos con sus máquinas HP-48/49.

En el uso diario de la calculadora lo que más nos interesa es el ahorrar tiempo y evitar pulsaciones de teclas innecesarias. Algunas funciones matemáticas o de programación se encuentran en menús para los que es necesario recorrer un largo camino si queremos acceder a ellos. También es frecuente tener que borrar o editar variables, y todo el tiempo que podamos ahorrar con ello nos será de gran ayuda. Otras personas que se hayan cambiado a la HP-49, notarán que no encuentran algunas de las funcionalidades y teclas rápidas que tenían en el modelo anterior y querrán saber cómo obtenerlas nuevamente.
En este breve artículo trataremos de darle algunos consejos que le harán ahorrar tiempo mientras trabaja. También se comentarán al final algunas cosas curiosas como la existencia de “huevos de Pascua” en la máquina.

Trucos relacionados con el teclado
En la HP-48, si pulsamos la tecla de cambio a la derecha (de color verde) y después el cursor derecho (que pone SWAP encima) haremos que la calculadora entre rápidamente en modo servidor Kermit (Figura 1). De esta forma ahorraremos tiempo a la hora de comunicarnos con nuestro ordenador de sobremesa para pasar archivos entre ambos dispositivos.
En el caso de la HP-49, para conseguir el mismo efecto debemos mantener presionada la tecla de cambio a la derecha a la vez que pulsamos el cursor. Si poseemos una versión de la ROM superior a 1.14 (ver número del mes pasado), si no mantenemos pulsada la flecha de cambio lo que ocurre es que se utiliza el protocolo de transmisión Xmodem en lugar de Kermit.
Muchas veces estamos utilizando un menú de la calculadora y, por cualquier motivo, debemos cambiar a otro diferente durante unos instantes. Si después queremos regresar al primero, generalmente tenemos que repetir todas las pulsaciones de teclas que nos llevan a él. Esto puede ser bastante engorroso si debemos alternar continuamente entre dos menús que no son de acceso directo. Existe una posibilidad mucho más cómoda que consiste en pulsar la tecla de cambio a la derecha (la de color verde en la 48) y luego NXT. Con ello podremos alternar entre los dos últimos menús de manera rápida. Sin embargo esto no parece funcionar en la HP-49, y muchos usuarios con experiencia en la 48 que se hayan actualizado con toda seguridad lo echarán de menos. Para obtener la misma funcionalidad en el nuevo modelo basta con usar la misma combinación de teclas pero manteniendo pulsada la tecla de cambio a la izquierda (la azul) al pulsar NXT.
Si un programa mal diseñado en ocasiones deja de responder bloqueando la calculadora, o si notamos que las operaciones se ralentizan excesivamente es conveniente que efectuemos un arranque en caliente de la máquina. Esto consiste en reiniciar la calculadora (como si le hubiésemos puesto las pilas por primera vez) pero sin perder por ello el contenido de la memoria. El efecto se consigue pulsando simultáneamente las teclas ON y C. Debido a ello, en la jerga que se ha formado alrededor de las calculadoras HP, se conoce a esta operación como “oncear” la máquina.
“Oncear” la calculadora es también útil cuando algunos programas fallan a menudo (aunque no bloqueen el aparato) o cuando hemos detenido la ejecución de ciertas utilidades pulsando CANCEL. Cuando esto ocurre algunas zonas de la memoria puede que no se liberen adecuadamente y queden ocupadas por datos que no nos sirven para nada y que degradan la actividad de la máquina. Al efectuar un arranque en caliente obligamos a que se realice una operación conocida como “recolección de basura” (Garbage Collection) que se encarga de liberar esa memoria mal administrada.
Debemos tener en cuanta que al “oncear” se perderá el contenido actual de la pila así como el de la pantalla de gráficos.
En ocasiones debemos dejar apagada la calculadora durante un periodo de tiempo más o menos extenso (vacaciones de verano, enfermedad, etc.). Podemos maximizar el ahorro de energía de la máquina poniéndola en el estado conocido como “Modo de coma”. En él, el consumo de energía se reduce a la mínima expresión y sólo se gasta en mantener los datos en memoria (el reloj se detiene, así que ¡cuidado!). Para entrar en modo de coma sólo deberá mantener pulsada ON al mismo tiempo que presiona SPC.
Si mantenemos presionada la tecla ON y pulsamos + o – podemos regular el contraste de la pantalla.
Si disponemos de una ROM superior a la 1.14, en la HP-49, podremos alternar entre los modos Exacto y Aproximado manteniendo presionada la tecla de cambio a la derecha y pulsando ENTER. Este atajo resulta de enorme utilidad en el uso cotidiano y fue añadido en las versiones más recientes de la ROM debido a las insistentes demandas de los usuarios al ACO (Australian Calculator Operation, nombre con el que se conoce al equipo creador de la calculadora, aunque son casi todos europeos).
En el modelo HP-49G, encima de las teclas de función aparecen etiquetas escritas en azul para el acceso a las pantallas y funciones relacionadas con los gráficos. Si estamos en modo algebraico (el modo por defecto) basta con pulsar la tecla de cambio a la izquierda (azul) y cualquiera de éstas para entrar en la pantalla correspondiente. Por ejemplo, pulsando sobre la A (F1) accedemos a la pantalla de definición de funciones. Sin embargo al trabajar en modo RPN la combinación de teclas obvia no funciona (esas combinaciones se emplean para introducir valores en las variables, ver más adelante). Para obtener la misma funcionalidad basta con que mantengamos presionada la tecla de cambio a la izquierda mientras pulsamos la opción de gráficos que deseemos.

Manejo de variables y directorios
Si necesitamos consultar el contenido de una variable podemos emplear el comando RCL tras haber escrito en la pila el nombre de ésta. Sin embargo existe una manera mucho más rápida de conseguir lo mismo. Para ello sólo debemos pulsar la tecla de cambio a la derecha (verde en la 48 y naranja en la 49) y luego presionar el botón correspondiente a la variable en cuestión. Eso hará que su contenido aparezca en el primer nivel de la pila. Si decidimos editar dicho contenido y tras modificarlo lo queremos guardar de nuevo en esa misma variable (u otra cualquiera) basta con pulsar la tecla de cambio a la izquierda (malva en la 48, azul en la 49) y presionar después sobre el botón que se encuentre debajo de la variable a modificar. No es necesario escribir en la pila el nombre de ésta. Este simple truco nos ahorrará mucho tiempo de edición, sobre todo a la hora de programar.
Hay que tener cuidado con este atajo porque es muy común equivocarse y guardar por error el contenido de una variable en otra diferente, sobrescribiendo el contenido de esta última. No es el primero que pierde el trabajo de una tarde por culpa de algo así. Cuando esto ocurra podemos remediarlo si actuamos con rapidez. Pulsando la flecha verde y EEX en la HP-48, o la flecha azul y ENTER en la HP-49 tendremos acceso a los últimos argumentos empleados, y en la pila aparece

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información