| Artículos | 01 OCT 2003

Los europeos se levantan contra las patentes de software

Tags: Histórico
Programadores, asociaciones y pequeñas empresas cren que la creatividad está en peligro
Alfonso H. Marín.
Las protestas de numerosos colectivos y de gran parte de la industria del software europeo han conseguido aplazar el debate sobre las patentes de software en el Parlamento de Bruselas.

Una acción tan simple como abrir una ventana de un navegador o comprar mediante un solo clic, podría suponer el pago de una licencia por utilizar esa idea en un programa. Una propuesta de ley para aplicar las patentes a la creación de software en la Unión Europea ha conseguido levantar ampollas entre la industria informática y las instituciones europeas promotoras de la ley. La propuesta de ley pretende que puedan patentarse los programas de software y considerarlos una invención, regulando los procesos y rutinas que contienen, con el consiguiente cobro por la utilización de esas patentes sobre procesos comunes, en otros programas. Hasta ahora, la legislación establecía que los programas de ordenador estaban regulados por propiedad intelectual y derechos de autor, por lo que son equiparables a una obra de arte. Esta propuesta de ley sumaría a la regulación por patentes a la de propiedad intelectual, coexistiendo ambas.
El rechazo frontal de numerosos colectivos hacia esta propuesta ha tenido como consecuencia el retraso de la votación sobre la directiva, prevista para el pasado 1 de septiembre en el Parlamento Europeo de Bruselas. Las protestas han provenido de colectivos y organizaciones relacionados con el software libre en toda Europa, entre las que se encuentran la Asociación de Ingenieros en Informática, Hispalinux, la Asociación de Internautas, ProInnova, Softcatalá, y Comfia-CCOO, por parte de España.
La votación se ha retrasado “sin motivos oficiales” hasta finales de septiembre. Una circunstancia anómala, según han asegurado fuentes próximas a la parlamentaria Arlene McCarthy, autora de la propuesta de la directiva, que considera que “no es normal retrasar un debate parlamentario”.

Software protegido
En lo que sí coinciden la Comisión Europea, la industria y los usuarios es en la necesidad de regular la protección del software europeo, como ya han hecho anteriormente Estados Unidos y Japón. La polémica surge cuando se plantea si debe regularse por un sistema de patentes o por vía de los derechos de autor. Desde el pasado mes de junio, cuando la europarlamentaria británica McCarthy presentó el borrador de propuesta, el debate se ha retrasado tres veces por la controversia que ha levantado.
En los días previos al debate, un grupo de economistas presentó una carta abierta al Parlamento Europeo considerando la propuesta de directiva sobre patentes como una ley “que dañará la innovación tecnológica de la industria europea de software”.
El día previsto para el debate en el Parlamento, unas 500 personas organizadas en la Infraestructura de Información Libre se manifestaron en Bruselas y varios miles más lo hicieron en diversos foros de Internet en protesta por la ley.
Los críticos con la propuesta de directiva consideran este aplazamiento como “una oportunidad para concienciar a los parlamentarios para que comprendan la complejidad de los aspectos técnicos que rodean a las patentes de software”.

Creación o invento
La propuesta de Directiva está promovida por la poderosa Oficina de Patentes Europeas, una organización ajena a la Comisión Europea formada por 27 países, que propone utilizar las patentes de software del mismo modo que se utilizan en Estados Unidos desde hace años. Según el texto borrador de la propuesta, “las patentes desempeñan un importante papel a la hora de garantizar la protección de las invenciones técnicas”, y la situación jurídica actual hace necesaria una mayor protección de “las invenciones implementadas en ordenadores”.
Las organizaciones que critican esta propuesta consideran que implantar el uso de patentes en el software sería como patentar un algoritmo, o una fórmula matemática, y supondría reducir la innovación, reforzaría los monopolios por parte de los poseedores de las patentes de software, crearía incertidumbre legal, y pondría en peligro a profesionales y pequeñas empresas sin recursos para acumular patentes o afrontar demandas por uso indebido de patentes. Como alternativa, los críticos a la propuesta defienden el sistema de protección del software a través de los derechos de autor y propiedad intelectual de los productos, tal como se han utilizado hasta ahora con las creaciones de software. Roberto Sánchez, de Hispalinux, pone en duda si la ley “beneficiará a los europeos o al monopolio de las multinacionales”.
De la misma opinión se muestra la BSA (Business Software Alliance). El presidente de su división española, Alfons Sort, afirma que la patentabilidad del código fuente en una creación informática “puede dar lugar a monopolios, altos costes administrativos y desprotección jurídica entre pequeñas compañías y desarrolladores”. Sort defiende, en cualquier caso, la propiedad intelectual de la creación de software.

Contra la innovación y las PYMES
Importantes personalidades del mundo de Internet, como Tim Berners-Lee, considerado uno de los principales “padres” de la Red, catedráticos de universidades, científicos y economistas han mostrado su preo–cupación por esta medida, que podría hacer retroceder la innovación y el desarrollo de la industria informática europea. “¿Van a patentar las Matemáticas, la Física, el Conocimiento?”, se pregunta la Asociación de Ingenieros de Informática, que ve con temor esta ley, en el caso de que se apruebe, ya que pondría en peligro a los profesionales y PYMES que no tienen recursos para acumular patentes o ir a juicio.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información