| Artículos | 01 MAY 2002

Los dominios que vienen

Tags: Histórico
Europa se prepara para unificar sus fuerzas en la Red con el sufijo .eu
Eva Calo.
Todavía no se sabe cuándo estará disponible el dominio .eu, pero ya se habla de las ventajas que puede ofrecer. Entre ellas, la oportunidad que brinda al comercio electrónico, que va a conseguir derribar las barreras virtuales que hasta ahora marcaban los dominios territoriales. A partir de entonces, de algún modo dejaremos de ser españoles, italianos o franceses, y pasaremos a ser simplemente europeos también en la Red.

En los últimos años está teniendo lugar un proceso de “europeización”, promovido por los 15 países que constituyen la Unión Europea, que pretende asemejar cada día más esta unión a la sólida edificación norteamericana. Hace pocos años pudimos observar cómo desaparecían las barreras físicas entre los países de la Unión, y permitían que los ciudadanos de los países miembros pudieran viajar de un país a otro con sólo llevar encima su DNI. Tan sólo hace unos meses se ha derribado la barrera monetaria, con la instauración del euro como moneda oficial, siempre con el fin de facilitar la integración de todos los países, la igualdad y la semejanza con los Estados Unidos de América. Ahora, y como no podía ser de otra forma, Internet también forma parte de esta iniciativa, buscando la forma de hacer desaparecer las barreras entre los países europeos, aunque estas sean virtuales, con la implantación del dominio .eu.
El dominio .eu se presenta como una esperanza para el comercio electrónico europeo, que lleva tiempo buscando la forma de ponerse a la altura de los dominios norteamericanos .com, y analizando la manera de ofrecer el atractivo de los productos europeos al resto del mundo. Muchos especialistas afirman que el dominio .eu permitirá que las empresas, organizaciones y personas físicas establecidas en la Unión Europea se registren con un nombre específico que haga patente su vinculación con ella. De esta forma se contribuirá al desarrollo del comercio electrónico y, en definitiva, de la Sociedad de la Información en la UE.

Ciberciudadanos europeos
Con la puesta en marcha de este dominio, los dirigentes comunitarios persiguen también reforzar el sentimiento de ciudadanía europea en los países miembros. El funcionamiento del dominio .eu está incluido dentro del Plan de Acción “e-Europe” como una de las medidas previstas para acelerar el desarrollo del comercio electrónico en el ámbito de la Unión. Además, pretende proporcionar una vinculación identificable con la UE, su marco jurídico y el mercado interior. El plan “e-Europe”, que fue aprobado en 2000, es una iniciativa política dirigida a asegurar y promocionar el acceso de los ciudadanos a las nuevas tecnologías.
El Consejo de Ministros ha aprobado ya el reglamento que regirá el dominio .eu. En este reglamento se encuentran las bases para la adjudicación de la administración del dominio a una entidad privada sin ánimo de lucro, así como los contenidos de la política de registro y el establecimiento de salvaguardas para prevenir la “ciberocupación”. Esta entidad sería la encargada de administrar el registro de todos los nombres de dominio .eu, así como de efectuar contratos tanto con la Comisión como con la ICANN.
La aparición de este nuevo dominio no pretende que desaparezcan los genéricos de primer nivel, como son .com, .org o .info, como tampoco hará desaparecer los nombres de dominio nacionales, como sería .es en el caso de España. Simplemente ofrece la oportunidad de emplear un nuevo nombre único para la Unión Europea. Erkki Liikanen, comisario europeo de la Sociedad de la Información, considera que la introducción de este nuevo dominio “crea una verdadera identidad europea en el ciberespacio para los usuarios de Internet en Europa”. Gracias al .eu los internautas europeos dispondrán, por primera vez, de nombres de dominio y direcciones de correo electrónicas paneuropeas. La introducción del nuevo nombre de dominio aumentará la posibilidad de selección y proveerá una auténtica identidad de la UE para los usuarios de Internet, según Liikanen.
Con la llegada del .eu, que según la Comisión tendrá lugar en el más breve periodo de tiempo posible, a poder ser para finales del presente año, las empresas y particulares europeos podrán disponer de un dominio que las identifique como tal y les permite, en el caso de las corporaciones, ser más competitivas en el mercado internacional. Sólo falta, por tanto, que la ICANN (entidad de adjudicación de nombres y números de Internet) apruebe la creación de este dominio, y se nombre la entidad sin ánimo de lucro que gestionará el registro de estos dominios. Por el momento la ICANN no ha mostrado su conformidad con la puesta en marcha de este nuevo dominio. Los dominios de dos letras son los dominios territoriales, y la ICANN considera que .eu no correspondería a un territorio delimitado, a un continente o país, sino a los países que integran la Unión Europea.
Coincidiendo con la aprobación del reglamento para regular el dominio .eu, la Comisión Europea ha decidido también realizar una ampliación del Plan de Acción para promover un uso más seguro en Internet. Con esto se refiere a luchar contra los contenidos ilegales y dañinos, que lleva siendo uno de sus objetivos primordiales desde el año 1996. Ahora el plan se amplía hasta 2004, una vez terminado el periodo 1999-2002, con un presupuesto adicional de 13,3 millones de euros, que se suman a los 25 millones de euros con los que partía la financiación del proyecto en la fase anterior.
Los objetivos del plan son crear un entorno seguro animando a la autorregulación del sector, a desarrollar sistemas de filtrado de contenidos y así promover acciones transnacionales.

Ciberocupación
La ampliación de las posibilidades de registro con la aprobación de nuevos dominios ha provocado que desde principios de este año hayan vuelto a aumentar las denuncias de apropiación de nombres de dominio en Internet. La entrada en funcionamiento de los nuevos dominios genéricos .aero, .biz, .coop, .museum, .name y .pro, ha duplicado el número de denuncias referentes a conflictos sobre la propiedad privada. Según la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), se prevé que la introducción de dominios plurilingües ofrezca nuevas oportunidades para quienes cometen actos de ciberocupación. Este organismo registró en 1999 una sola denuncia. Al año siguiente fueron 1.841 y bajaron a 1.506 en el año 2001, la mayoría relacionadas con el dominio genérico .com.
El registro de un nombre de dominio se puede realizar a través de Internet y mediante pago con tarjeta de crédito, por lo que se puede suponer que la tarea resulta bastante fácil. La única pega es que el solicitante debe justificar que el nombre de dominio registrado corresponda a una actividad comercial, en el caso de los .com, a una organización en el caso de los .org o de una asociación o similar en el caso de los .net.
Existen múltiples casos desde el nacimiento de la Red de personas que han buscado la forma de ganar dinero a través de esta práctica. La ciberocupación ha llegado a extremos impredecibles, obligando a las empresas a registrarse incluso antes de salir al mercado. Uno de estos casos fue el de AOL Time Warner, que 24 horas antes de

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información