| Artículos | 01 DIC 2005

Llega la TV del futuro

Tags: Histórico
Blanca Salvatierra.
La llegada de la televisión digital terrestre es inminente. la analógica será historia antes de cinco años y dará paso a una mayor oferta de canales gratuitos, una impecable calidad de vídeo y de sonido y una clara apuesta por la interactividad. vamos a ver en qué consiste la tdt, qué necesitamos para verla y qué va a aportar a la televisión analógica actual.

La televisión tal y como hoy la conocemos está condenada. El apagón analógico se producirá en 2010 y los repetidores de toda España dejarán de difundir la señal analógica que ha sido inherente a la televisión desde su nacimiento. Llegado ese día, será imprescindible disponer de los elementos necesarios si queremos seguir recibiendo la emisión y haber realizado las convenientes adaptaciones, aunque la TDT ya es una realidad a la que podemos tener acceso. La Televisión Digital Terrestre es la denominación popular del estándar DVB-T (Digital Video Broadcast-Terrestrial) y utiliza el mismo sistema de repetidores que se emplea actualmente, pero estos, llegado 2010, en lugar de emitir las señales en analógico sólo lo harán en digital. En el caso de las cadenas locales, la fecha para el apagón analógico se ha adelantado al año 2008, dos años antes que las cadenas que emiten a nivel estatal. La TDT, por tanto, no es una opción sino una obligación por la que tendrán que pasar todos los hogares que quieran seguir disfrutando de las emisiones.
La TDT supone un salto de calidad equivalente al paso de la televisión en blanco y negro a la de color. Unas ventajas indudables relativas a la calidad de la emisión en sí misma, un mayor número de canales y nuevas posibilidades que tendrán que ser exploradas por las diferentes cadenas son las principales aportaciones de esta nueva televisión.

En qué consiste
La banda UHF, que es en la que se realizan las emisiones, cuenta con 49 frecuencias disponibles que se corresponden con los canales multiplex 21 a 69, ambos inclusive. Cada una de las emisiones analógicas que tenemos en la actualidad ocupa un canal multiplex completo. Además, necesita que los canales cercanos estén vacíos para que no se produzcan interferencias. En el caso de las emisiones de TDT, la ocupación de los canales es bien distinta. En cada canal multiplex se pueden emitir varios canales de televisión, sin que sea necesario que los canales cercanos estén vacíos, lo que empieza por aumentar las posibilidades de oferta considerablemente. Por otro lado, la televisión que conocemos a día de hoy emplea señales analógicas que se transmiten a través del aire. En la Televisión Digital Terrestre las emisiones sólo emplean dos valores de señal: ceros y unos. Se consigue así una mayor calidad de imagen porque la información que trasmite la señal no se ve afectada, por ejemplo, por condiciones meteorológicas adversas. De esa forma, la imagen que se emitió en un primer momento y la que recibimos es la misma, sin interferencias.
Pese a la que la Televisión Digital Terrestre ofrece una mayor calidad de imagen que la televisión analógica que recibimos en la actualidad, es importante mencionar que no puede considerarse Televisión de Alta Definición o HDTV. Por el momento, no parece que la HDTV vaya a estar presente en nuestro país a no ser que se reciba a través de satélite.

Qué se necesita
La TDT se recibe a través de antenas convencionales, lo que la distingue de la televisión por satélite o cable. En primer lugar, se necesita estar en una zona con cobertura, aunque según datos de Fenitel y Asimelec, el 80% de la población española ya puede recibirla. Por otro lado, en buena parte de los casos será necesario adaptar la antena individual o colectiva a través de un amplificador (desde 1998 los edificios de nueva construcción deben, según el Real Decreto-ley 1/1998 de 27 de febrero, contar con las instalaciones para permitir la recepción de todas las emisiones “difundidas [...] por las entidades habilitadas”). El mismo televisor que tenemos en este momento puede servir para ver la nueva televisión digital. Necesitaremos un receptor digital externo (STB o Set-Top Box) conectado al mismo, más conocido como descodificador. Actualmente ya podemos encontrar en el mercado televisores con el receptor integrado, aunque son muy caros y se trata sin duda de unos dispositivos que comenzarán a bajar su precio muy pronto.
Si lo que queremos es ver la nueva televisión digital en el ordenador, necesitaremos una tarjeta sintonizadora de DVB-T. Así podremos acceder a las ventajas de la TDT que nos permita nuestro monitor y el equipo de sonido al que lo tengamos conectado. Además, es posible grabar los programas al disco duro del ordenador, ya que la emisión se realiza en MPEG-2.
Por último, tampoco hay que engañarse. Los elementos necesarios que hemos mencionado son básicos, pero su compra no implica poder disfrutar totalmente de las ventajas de la TDT. Una parte de los beneficios de la TDT, como veremos posteriormente, implica una mayor calidad de imagen y sonido. Para disfrutar plenamente de ello se ha de tener un televisor/monitor con unas determinadas características y un equipo de sonido adecuado. De no ser así, veremos televisión digital terrestre pero no estaremos optimizando su recepción.

Una TV interactiva
La TDT permite convertir el receptor televisivo en un emisor, de forma que el usuario puede interactuar con los programas que se emiten. Todo ello, por supuesto, en la medida en que los correspondientes canales quieran fomentar esa participación. Por ello, hay que distinguir entre los aspectos que permite la TDT y aquellos que vamos a poder realizar porque los canales los oferten.
Una vez que se cuenta con los elementos necesarios para recibir la televisión digital, el acceso a ella tiene las mismas condiciones que la que vemos actualmente: abierto y gratuito, aunque habrá también determinados contenidos y servicios de pago. Fútbol y películas en estreno serán los contenidos de pago más demandados, aunque aún no se ha especificado de forma concreta cuál será el sistema o medio de pago, y qué cadenas contarán con este tipo de canales en su programación.
Vamos a detallar a continuación en qué consisten las principales ventajas de la TDT:
- Una mayor oferta de canales. Como ya hemos visto por cuestiones técnicas, la TDT multiplica la capacidad de emisión. En el mismo espacio en el que ahora sólo se emite un canal, la mayor parte de las cadenas que han obtenido la correspondiente licencia tienen posibilidades técnicas de emitir hasta cuatro. Van a surgir canales temáticos en abierto, aunque no está del todo definido con qué contenidos van a llenarse.
- Mejor calidad de imagen y sonido. La TDT permite ajustar el formato de las emisiones, con lo que es posible disfrutar de emisión panorámica 16:9 (actualmente 4:3), sonido envolvente digital, subtítulos, sonido multilingüe, etc. El paso a TDT supone un avance importante en la calidad de la imagen, ya que la imagen en formato digital no se degrada dependiendo de la cobertura. Se utiliza el sistema de compresión MPEG-2 y el sonido, si se dispone de un equipo adecuado, puede ser multicanal 5.1. Emitir una película a través de TDT supone que, si la cadena lo ofrece, se puede ver en versión original con subtítulos o doblada en el idioma que se seleccione.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información