| Artículos | 01 NOV 1997

Linux 2.0: Unix en Internet

Tags: Histórico
Javier Cáceres.

Linux 2.0 es uno de los sistemas que mayor número de usuarios ha captado en los últimos años. Descubra cuáles son los motivos que empujan cada día a más usuarios a decantarse por este excelente sistema operativo.

Unix es un sistema con cerca de 30 años de evolución a sus espaldas, diseñado inicialmente para controlar grandes y profesionales plataformas informáticas. No obstante en la actualidad, lo podemos encontrar en entornos algo más modestos, gracias al tremendo incremento de potencia que han sufrido los ordenadores personales.

Linux no es más que otra versión de Unix con la peculiaridad de que dio sus primeros pasos en Internet. Fue allí donde inicialmente un pequeño grupo de hackers (especialistas en sistemas), empezaron a desarrollar un sistema operativo para el Intel 386, basándose en un proyecto personal de Linus Torvald, un estudiante de informática de la universidad de Helsinki (Finlandia). Seguramente Linus, que da nombre a esta versión de Unix, no podía imaginar entonces la magnitud que alcanzaría el proyecto que él había comenzado. Y es que, desde que viera la luz en 1991, Linux no ha parado de evolucionar gracias a la colaboración altruista de miles de programadores de la Red que mejoraban o añadían nuevas características a este "utópico" (en cuanto a desarrollo, distribución y precio) sistema operativo. Es prácticamente gratuito (accesible vía ftp o CD-ROM, por los cuales solo se cobran modestas cantidades en concepto de recopilación, almacenamiento y distribución) y perfectamente equiparable en prestaciones a cualquier Unix comercial. Recientemente ha circulado por Internet la noticia de que se ha conseguido portar Linux a todas las plataformas informáticas relevantes. Se pueden encontrar versiones de 32 o 64 bits, según sea el caso, plenamente funcionales en sistemas basados en Intel, Sparc, Alpha, PowerPc, Mips, Macintosh, Motorola 68k, ARM, e incluso se ha conseguido ejecutar en algunas Silicon Graphics. Esto quiere decir, que tengamos el equipo que tengamos, seguramente habrá un Linux que se ajuste a él.

Principales características

Aunque tanto Linux como la inmensa mayoría de sus aplicaciones son gratuitas, no echaremos en falta ninguna de las características de las que gozan los Unix comerciales actuales. Linux posee todo lo que un sistema Unix actual ha de tener: soporte multiusuario, multitarea, ejecución multi-hilo (multithread), memoria virtual, librerías compartidas (estáticas y dinámicas), carga modular de dispositivos, soporte para multiprocesador (en plataformas Intel, Sun4m y pronto en Alpha) e incluso últimamente existen proyectos que emplean Linux para ejecución distribuida mediante redes de alta velocidad. Por otro lado, sus últimas versiones del núcleo (kernel) son capaces de ejecutar binarios del tipo a.out y ELF y, mediante un módulo de emulación, gran parte de los binarios Unix system V Release 3 y 4 como puedan ser los de SCO o Interactive. También dispone de una API totalmente compatible con las especificaciones POSIX.1.

Pero si realmente hay algo en lo que destaca sobremanera es en lo relativo a las redes. Puede ejercer de cliente o de potente servidor de prácticamente cualquier tipo de red existente. A un nivel físico, gracias al gran número de controladores de dispositivos disponibles, Linux se puede conectar con una red empleando prácticamente cualquier cosa: cableado serie y paralelo, redes locales Ethernet y Token Ring, RDSI, X.25, AX.25 (Radiopaquete), Frame Relay, ATM, etc. Además de esto, el soporte que Linux tiene de protocolos no se queda atrás. Para empezar, dispone de todo tipo de servidores y clientes de aplicaciones de Internet, como puedan ser los de web, ftp, gopher, irc, archie, telnet, SMTP, POP3, NNTP, etc.; y aparte del ya nativo TCP/IP, incorpora una serie de protocolos adicionales sobre los cuales, como se menciona anteriormente, es capaz de ejercer como simple cliente o como servidor. Se conecta de una forma totalmente transparente a redes basadas en: IPX/SPX (NetWare), SMB (NetBIOS, protocolo de las redes Lan Manager ó WFWG), DDP (AppleTalk) y SLIP/PPP.

Todo lo anterior nos permite configurar un servidor (de archivos, impresoras, etc., NetWare ó WFWG) Linux e integrarlo en la red ya existente sin que se perciba exteriormente el cambio de servidor y disponer además en el mismo equipo de todos los servicios adicionales que Linux proporciona (Internet, Intranet, correo, Xwindows, etc.). No en vano, su potencia como servidor de red le ha valido a Linux el título de sistema operativo de red del año 1996 en Estados Unidos. Ciertamente no es para menos, pues ofrece una versatilidad tremenda en el campo de las redes, pudiendo ejercer como router, firewall, gateway, bridge, etc., de redes. Por otro lado ofrece interesantes servicios de proxy, ip masquerading, ip broadcasting, ip tunneling, etc., con lo que es posible sustituir determinados elementos hardware por un simple equipo con Linux.

Por descontado, Linux también dispone de un entorno gráfico Xwindow (X11R6) y de soporte para leer prácticamente todo tipo de particiones de distintos sistemas operativos.

Entorno gráfico y aplicaciones

Sobre el modo gráfico de Unix, es importante saber que lo conforman dos elementos. El primero y fundamental es el servidor Xwindow, el cual entra en contacto directo con el hardware gráfico de la máquina, representa los datos que le proporciona la interfaz gráfica y define un medio de comunicación entre las acciones del usuario y las aplicaciones X. Para Linux existen varios servidores de Xwindow (la versión actual es: X11R6), como puedan ser Xfree86 o Metro-X. El segundo elemento es la interfaz gráfica o de usuario. Existe un buen número de ellas, cada una con sus propiedades y características propias. Las más ampliamente difundidas son fvwm95, por su parecido a la interfaz de Windows 95 y afterstep, basado en la interfaz de NextStep. No obstante, en este momento se encuentra en desarrollo (actualmente en fase pre-alpha) la interfaz que seguramente venga a ser la interfaz por defecto de cualquier máquina Linux, el Kwm, que forma parte del KDE (K Desktop Environment), respuesta freeware al CDE (Common Desktop Environment) propuesto por las grandes compañías desarrolladoras de Unix para unificar criterios en cuanto a entornos de usuario se refiere. Al igual que CDE, el KDE dispondrá, entre otras características, de orientación a objetos y utilidades gráficas para la configuración del sistema.

También hemos de destacar que Xwindow desde el principio fue diseñado bajo un modelo cliente/servidor, lo que permite ejecutar aplicaciones X en un servidor remoto y visualizarlas en cualquier cliente que tenga soporte para Xwindow ya sea este cliente un sistema Windows, Macintosh, OS/2, etc.

En cuanto las aplicaciones nativas, tanto en entorno gráfico (Xwindow), como texto, encontraremos gran cantidad, y su número crece día a día. La mayor parte de tales aplicaciones son gratuitas (freeware) o de evaluación (shareware), pero ya empiezan a aparecer programas comerciales para esta plataforma. Aparte de las aplicaciones dedicadas a la conectividad, destacan también (en número y calidad) las herramientas disponibles en lo referente a programación y desarrollo. Compiladores y depuradores (Java, C++, C, ensamblador, Pascal, Modula, Basic, Fortran, Lisp, etc.), librerías tanto estáticas como dinámicas, manuales en línea, editores optimizados para el lenguaje en el que programemos, etc. Básicamente encontraremos sin problemas aplicaciones para cada tipo de necesidad, si bien, la calidad de las mismas puede dejar algo que desear, sobre todo en áreas como el tratamiento de imagen, edición y multimedia.

No podemos esperar que se decida portar, al menos a corto-medio plazo, a Linux un Microsoft Word, un Adobe Photoshop o un QuarkXpress, pero ya podemos disponer de algunos programas bien conocidos, como Word

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información