| Artículos | 01 FEB 2001

Las tecnologías de la información rompen barreras

Tags: Histórico
Santiago Carro.
Del acceso a las tecnologías de la información dependen muchas personas que, por limitaciones congénitas o adquiridas por enfermedad o accidente, no tienen la misma movilidad y capacidades que otros. Por ello, las tecnologías de la información –e Internet por extensión— suponen para los discapacitados una puerta abierta al mundo.

El uso de las nuevas tecnologías hace posible, tanto para la vida personal como profesional, una integración real de las personas que padecen algún tipo de discapacidad en la llamada Sociedad de la Información. La aparición en los últimos años de un mayor número de dispositivos relacionados con la informática parece incrementar las posibilidades de acercar a este colectivo a la sociedad en general. Sin embargo, la invención y posterior desarrollo de estas tecnologías no suponen, en su etapa inicial, más que otra barrera para las personas con algún tipo de discapacidad. “Cada vez que aparece una nueva tecnología, cada vez que se inventa un nuevo tipo de lenguaje como HTML, XML, Java... surge una nueva barrera, porque no se piensa en las personas ciegas al desarrollarlos”, comenta Enrique Varela, que trabaja desde hace más de dos décadas en el departamento de I+D de la ONCE.
La realidad es que, cuando se popularizaron los ordenadores, no se diseñaron inicialmente para personas ciegas, ni las impresoras eran capaces de realizar una escritura en el sistema braille –el más popular y conocido entre los invidentes—, al tiempo que Internet surgió como un sistema de comunicación visual y no auditivo. Por eso, con el paso de los años y para facilitar que la sociedad de la información llegue al mayor número de personas, sin restricciones, los fabricantes han apostado por un colectivo que, aunque minoritario en términos cuantitativos, necesita más si cabe de estas tecnologías. Francisco Sampedro, aquejado de poliomielitis aguda, ha podido gracias a Internet ampliar su visión del mundo y hacer de la Red un instrumento de trabajo. Ha podido seguir un curso de diseño de páginas web gracias al cual ha elaborado una página de pintura sobre Granada (www.granada.tuweb.net). Según Sampedro, “Internet es, para muchas personas que están en sus casas y no pueden salir, por unos motivos u otros, una ventana al mundo, donde pueden encontrar la posibilidad de relacionarse, de hacer amigos, de aprender, de ir de compras, de informarse, de hacer cientos de actividades que antes no tenían la posibilidad de hacer”. Sobre la accesibilidad de las tecnologías de la información, Varela considera que aquello que no es estándar siempre resulta más caro. Sin embargo, con el paso de los años, la voz sintética, muy costosa e imperfecta en sus inicios, fue adentrándose y tomando presencia en el mundo “normal” para contestadores, servicios automatizados, ordenadores, etc. Así, esa voz empezó a resultar cada vez más barata. Varela ha comentado a PC World que “incluso hoy día se estudia la voz a niveles de dicción, tonos de enfado, alegría, etc.”.

Problemas de acceso
Al referirnos a las personas discapacitadas, no sólo cabe centrarse en los invidentes. Sordos, parapléjicos, paralíticos cerebrales... conforman un amplio abanico de personas con capacidades físicas mermadas, y con serios problemas para interactuar con los terminales de acceso. Por poner un ejemplo, los fabricantes de telefonía móvil piensan cada vez más en reducir su tamaño y peso, sin tener en cuenta la dificultad que representa para las personas con problemas de destreza presionar el botón adecuado para establecer una comunicación, pongamos por caso un paralítico cerebral. El tamaño de las pantallas obliga a que el texto que se presenta resulte difícil de ver para personas con una limitación visual.
En el caso de personas con limitación auditiva, este tipo de terminales también supone una traba. Recientemente se ha firmado un convenio entre la Fundación Airtel, la Confederación Nacional de Sordos de España (CNSE) y Airtel, mediante el cual se está llevando a cabo un experimento con los comunicadores Nokia 9000. Con ellos se pueden recibir textos a través de ficheros bidireccionales directos e inmediatos, de forma que se establece una auténtica conversación escrita. Además, permiten enviar y recibir mensajes cortos con cualquier otro teléfono GSM. Fruto de este convenio tripartito, en un futuro próximo se incorporarán los teléfonos de texto actuales dentro de la red de comunicaciones móviles para sordos. Para ello, y en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), se está desarrollando técnicamente la unidad de intercambio o transformación de protocolos que se localizaría entre la red móvil y la fija. Esta unidad es totalmente automática y no necesita la intervención de operador alguno, al identificar los protocolos de comunicación de cada terminal y hacer transparente la comunicación; además, es capaz de proceder a la traducción automática de texto a voz para que los oyentes puedan escuchar los textos de las personas sordas.
Quizá sin pretenderlo en su origen, Internet ha ayudado a paliar en la medida de lo posible las barreras comunicativas de las personas sordas. Jesús Ayerra, responsable de la red SORDA en la CNSE, ha visto en Internet “no la panacea, pero sí un paso de gigante en la supresión de las barreras de comunicación que afectan a las personas sordas”. Vistas las posibilidades que aportan las nuevas tecnologías de la información a los sordos, Ayerra ha visto en los ordenadores “una prolongación de mis manos en la búsqueda de información y, sobre todo, a la hora de establecer una comunicación ora textual, ora directa (videoconferencia)”.
Muchas veces ha sido la propia tecnología la que se ha adaptado a la perfección a las exigencias de las personas con discapacidad. En su momento, IBM no desarrolló el software ViaVoice ni Lernout&Hauspie Dragon Naturally Speaking –sistemas de reconocimiento de voz— pensando en personas ciegas. Han sido, y son, aplicaciones que surgieron para poder dictar al ordenador mensajes de texto, aportando una mayor rapidez al usuario. Sin embargo, estos dos programas han servido a personas ciegas y con deficiencias motrices en sus extremidades superiores para redactar cartas, correo electrónico, escribir faxes, emplear instrucciones habladas para navegar por Internet, etc., facilitando enormemente la interacción con las nuevas tecnologías de la información.
La conjunción de hardware y software permite a estos usuarios realizar, de forma autónoma, personal y sin la colaboración de terceras personas, numerosas actividades mediante el uso de Internet. Javier Romañach, tetrapléjico desde 1991, piensa que “una vez superado el problema del manejo del ordenador, éste da acceso a Internet, una herramienta tremendamente cómoda y potente, especialmente para una persona que ha de valerse de una silla de ruedas”. De este modo es posible controlar gestiones bancarias, compras y gran parte de las tareas profesionales desde casa. Romañach, con una afectación media, se sirve de diversas ayudas para manejar el ordenador, tecleando con los nudillos en un teclado normal y sirviéndose de un trackball; sin embargo “en otros casos más afectados se usan sistemas de reconocimiento de voz combinados con r

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información