| Artículos | 01 DIC 2009

Las redes sociales y la Web 2.0 se quedan en la empresa

Tags: Histórico
Microsoft, Mozilla y Novell, algunas empresas con nuevos proyectos
Arantxa Herranz.
"Ni es la primera vez ni, seguramente, será la última que abordamos desde estas mismas páginas de PC World un asunto como las redes sociales y las nuevas tendencias que impone la denominada Web 2.0 desde el punto de vista profesional. Y es que conforme va pasando el tiempo, más se constata el cumplimiento de algunas premisas y se perfilan nuevos usos y tendencias de estas herramientas aplicadas al mundo corporativo. Repasamos algunas de ellas.

Quizá una de las cosas de las que no quepa la menor duda es que las aplicaciones de colaboración profesionales son más Web 2.0 que nunca. De hecho, el 80 por ciento de las aplicaciones y plataformas de colaboración de las empresas estarán basadas en navegador y en técnicas propias de la Web 2.0 para el año 2013, según las previsiones de Gartner.
Así, las técnicas de colaboración del estilo wiki ganan adeptos en las empresas, que cada vez se animan más a acercarse al terreno, hasta hace poco desconocido, de la Web 2.0. Sin embargo, esta misma consultora advierte que gestionar esta transición de los usuarios de estar orientados a archivos a estarlo en entornos Web 2.0 será el principal reto para las empresas. No en vano, “existen diferencias fundamentales en la manera de trabajar cuando estamos orientados a archivos y documentos que cuando se trabaja basándonos en navegadores y en Web 2.0”, explica Jeff Mann, vicepresidente de investigación de Gartner, quien considera que “entender y acomodarse a estas diferencias será fundamental para determinar el éxito de la llegada de plataformas de colaboración en las empresas”.

Nuevas generaciones
Normalmente, los usuarios se pueden catalogar en dos grandes grupos: aquellos usuarios que prefieren colaborar entorno a archivos y documentos y los que prefieren interactuar con contenidos y otras personas de manera directa en las páginas Web. Las diferencias en estos dos grandes grupos de usuarios son más profundas que en la manera de hacer las cosas, dado que afecta a cómo trabajan las personas, la actitud que tienen frente a la seguridad o el impacto en la manera de gestionar las tareas. Y en muchas ocasiones nos enfrentamos a un salto generacional: los más jóvenes parecen que han nacido con estas herramientas de Internet bajo el brazo mientras que a los más maduros les suele resultar difícil comprender estos nuevos entornos. Desde las mismas aplicaciones de mensajería instantánea a otro tipo de entornos más colaborativos.
“Los usuarios que han dedicado años a trabajar básicamente con aplicaciones y suites ofimáticas basadas en el PC, como Microsoft Office, tienden a favorecer la orientación a archivos y pueden ponerse nerviosos trabajando en entornos Web 2.0, donde la gente puede editar la misma página al mismo tiempo”, explica Mann. “Igualmente, los usuarios acostumbrados a entornos más libres, como wikis y blogs, pueden tropezar en este proceso de transición y cuando se necesiten unos procesos más estructurados utilizando repositorios de documentos”.
Las plataformas centradas en documentos cuentan a su favor con que son muy estables, familiares y más productivas para ciertas tareas, pero la tendencia es claramente hacia herramientas Web 2.0. Esto no quiere decir, no obstante, que las plataformas de trabajo tradicionales vayan a desaparecer por completo. De hecho, hay algunos productos de colaboración que son un híbrido entre las plataformas clásicas y las Web 2.0. Y quizá ésta sea una de las claves del momento y de la transición, ya que no es todo blanco o negro.

Solución de Novell
En cualquier caso, lo que es evidente es que poco a poco se van imponiendo este tipo de tendencias en las empresas. Por ello, no son pocos los fabricantes de software que empiezan a adaptar sus productos a estas corrientes.
Uno de los últimos en anunciar sus propuesta es Novell, quien ultima una solución empresarial de redes sociales que se integra con Wave de Google. Aunque su disponibilidad está de momento limitada, se sabe que combina capacidades de correo electrónico, mensajería instantánea y colaboración.
Con la nueva suite de networking social de Novell, denominada Pulse, los empleados podrán colaborar sobre un mismo documento, así como crear perfiles donde publicar información sobre sus áreas de experiencia y compartir en tiempo real con sus colegas actualizaciones de sus posiciones u otros datos de acciones recientes.
Novell, que realizó una demostración del funcionamiento de Pulse en la conferencia Enterprise 2.0 (San Francisco), planea lanzar el producto en una fase beta limitada a principios de 2010. La suite estará disponible de forma generalizada en una versión SaaS (Software como Servicio) hospedada en Web antes de finales de año, según la compañía. Algo más tarde ésta lanzará también otra versión software diseñada para su instalación en los locales del cliente (on-premise).
Pulse viene a aumentar así una nueva ola de suites de colaboración empresarial que pretenden llevar algunas funcionalidades de populares sitios de networking social para consumidores, como Facebook o Twitter, a los entornos de trabajo, siempre con la seguridad y las capacidades de gestión TI requeridas por las empresas.
Algunos suministradores que se han lanzado ya a este terreno son IBM, con su suite Lotus, Socialtext, Jive Software y NewsGator, que ofrece un componente de networking social empresarial para la plataforma SharePoint de Microsoft.
La suite de Novell reconocerá y aplicará los permisos de acceso y las políticas de seguridad establecidas previamente para los usuarios finales por los departamentos de TI del cliente en directorios u otros sistemas de gestión.

Los negocios respaldan las redes sociales
Pero, ¿por qué muchas empresas dan el salto a este entorno, pese a que, como hemos visto, en muchas veces supone un gran cambio de mentalidad? Pues básicamente por que, como en casi todas las cosas que rodean y tienen que ver con Internet, los bajos costes suelen imperar en este tipo de herramientas. Algo a tener muy en cuenta, especialmente en momentos de dificultades económicas como las actuales.
No en vano, las empresas tienen unos presupuestos cada vez más ajustados, pese a lo que siguen apoyando el desarrollo de actividades en las redes sociales corporativas que han creado en los últimos tiempos.
Y no lo decimos nosotros, sino un estudio realizado por Deloitte LLP entre 400 compañías. De ellas, el 94 por ciento de las personas que han contestado, afirma que tiene previsto mantener o incrementar sus inversiones en herramientas para redes sociales y en comunidades on-line. Tan sólo el 6 por ciento restante declara tener previsto reducir esas inversiones.
Las empresas utilizan sistemas de medición tales como el número de usuarios activos o el nivel de personas que publican o hacen comentarios para evaluar el éxito de sus redes sociales. Pero Deloitte cree que deberían ir más allá, teniendo también en cuenta otras medidas tales como incrementos en los ranking que ofrecen los motores de búsqueda o aparecer en los links de referencia de otras páginas Web.
El estudio afirma que, a medida que maduran los esfuerzos por establecer nuevas redes sociales, las empresas están prestando más atención a la gente que entra en estas comunidades pero no participa en ellas. De hecho, el 20 por ciento de las personas que han participado en este estudio han declarado que sus empresas ha

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información