| Artículos | 03 MAY 2007

Las pantallas textiles entran en escena

Tags: Actualidad
Óscar García
Philips trabaja en dos tecnologías diferentes para integrar pantallas en material textil. El proceso de reducción de las pantallas y la búsqueda de nuevas tecnologías y aplicaciones continúa imparable. Si el paso de la tecnología de tubo de rayos catódicos a las pantallas de cristal líquido supuso una revolución para la industria en general, y para el sector informático en particular, las investigaciones en nuevos materiales y técnicas prometen convertir en reliquias del pasado a cualquier TFT.

Por una parte, encontramos diversos desarrollos con semiconductores orgánicos que permitirían construir pantallas sobre una base plástica flexible, con la posibilidad de adaptarlas fácilmente a superficies curvas. Además, recientes investigaciones otorgaban a esta tecnología la posibilidad de actuar también como generador solar, realizando el ciclo inverso al habitual para generar electricidad a partir de los impulsos lumínicos recibidos.

Por el momento, el inconveniente de los semiconductores orgánicos es que su vida útil es muy limitada, por lo que habrá que encontrar la forma de prolongarla antes de que pueda convertirse en un producto de masas.

Pero los soportes de estas pantallas orgánicas aún resultaban muy rígidos a los ingenieros de Philips, de manera que han estado trabajando con tejidos como base para sus pantallas, consiguiendo resultados sorprendentes.

El pasado año, el fabricante ya hizo una demostración de varias prendas de vestir "luminosas" pero no con una luminosidad homogénea en toda la prenda, sino con capacidad de reproducir imágenes. En realidad, se trata de una tecnología muy sencilla pues únicamente consiste en un tejido de varias capas en las que se intercala una matriz flexible de diodos LED. Cuando los diodos están apagados, pasan completamente inadvertidos, siendo visibles únicamente cuando emiten luz. Estas prendas se construyen como sistemas modulares, de manera que se pueda desmontar la parte eléctrica para poder lavarlas sin problemas.

La tecnología ha recibido el nombre de Lumalive (www.lumalive.com) y permite fabricar tejidos para cualquier aplicación y que se iluminen en cualquier color (reproduce 16 millones de colores), abriendo la puerta a un enorme campo de nuevas aplicaciones, especialmente en áreas como la decoración o la publicidad. Otro amplio campo es el de las prendas de seguridad. Quizás en unos años debamos cambiar los chalecos reflectantes por chalecos luminiscentes, que no necesiten recibir la luz exterior para ser perfectamente visibles.

Lumalive no solo admite representaciones estáticas, sino que puede ser una verdadera pantalla de datos que proporcione información dinámica, desde textos en movimiento hasta películas. Además, existen varias versiones de distinta luminosidad para utilizar en ambientes con iluminación baja o media.

Philips prevé que a partir de julio de este año ya estén disponibles para las empresas los primeros productos Lumalive comerciales. Por otra parte, el mismo fabricante tiene registrada otra patente relacionada para fabricar pantallas textiles, aunque en este caso sin necesidad de insertar ningún LED. Se trata de tejidos con una base de determinado color y pelo de otro diferente. En estado de reposo el pelo descansa sobre la base y sólo es visible el color del pelo, pero al aplicar una corriente eléctrica adquiriría una carga igual a la de la base, de manera que se produce un efecto de repulsión que obliga a que se levante en perpendicular a la base. En esta posición, permite que se vea el color de la base.

El tejido debe tener al menos una capa conductiva que permita transportar las cargas eléctricas necesarias para crear el campo electrostático que admite las interacciones de repulsión entre el pelo y la base.

Lo que hemos descrito sería el funcionamiento de una unidad básica de imagen. Para poder disponer de mayor versatilidad el tejido puede dividirse en varias zonas de diferentes colores, de manera que cargando o descargando cada una de las zonas se pueda mostrar cualquier imagen binaria, es decir, de sólo dos colores.

Esta tecnología sería aplicable a diferentes tipos de tejido como algodón, poliéster u otros, así como combinaciones de ellos. En cualquier caso, se precisaría de la capa conductiva, que puede añadirse durante la fabricación del tejido o bien montarse con posterioridad.

Este nuevo desarrollo permitiría fabricar productos textiles con capacidad de reproducir mensajes, de una forma más económica que la tecnología Lumalive, al no precisar la instalación de la matriz de diodos. En cualquier caso, ambas tecnologías precisarían un pequeño controlador que maneje la información que se desea presentar en pantalla, junto con su correspondiente sistema de alimentación, que serían muy compactos para pasar desapercibidos.

Las aplicaciones de las pantallas basadas en cargas electrostáticas serían similares la las de Lumalive, exceptuando las orientadas a áreas de seguridad al carecer de emisión de luz.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información