| Noticias | 05 NOV 2001

Las melodías para móvil se convierten en el próximo objetivo de la industria del disco

Tags: Histórico
Las mismas entidades que llevaron a juicio a Napster pretenden sacar beneficio de un negocio a punto de explotar en Estados Unidos.
Francisco Javier Pulido
La venta de melodías para el móvil es un gran negocio en Europa y Asia, donde cientos de compañías ofrecen extractos de éxitos pop que reemplazan a las melodías preconfiguradas de los teléfonos. De ello dan fe los 300 millones de dólares obtenidos como consecuencia de la venta de melodías en Japón durante 2000. Nokia va más allá, y estima que la industria alcanzará los 65 millones de dólares a finales de 2005. Sin embargo, la regulación de este negocio es todavía peregrina, puesto que el 65% de las compañías dedicadas a la venta de melodías no cuentan con licencias legales.

El fenómeno es relativamente nuevo en Estados Unidos, donde se espera que una auténtica horda de vendedores como Monstermomb tanteen el mercado en breve. De momento, Motorola ya ha anunciado la asociación con Ztango para la venta de melodías descargables.

Dados los potenciales beneficios, es posible que se repita el escenario que tuvo lugar hace unos meses con Napster en el campo de la música online. ASCAP, asociación que vende los derechos de miles de canciones, ha empezado a perseguir a las empresas que trabajen sin sus licencias. Chris Amenita, vicepresidente senior de ASCAP, ha confirmado que la asociación está detrás de una larga lista de compañías que se dedican de manera fraudulenta a este negocio. Es difícil, sin embargo, estimar cual es el número de compañías que se dedican a la venta de melodías, puesto que sólo en el Reino Unido existen cerca de 1.200. Hasta la fecha, ASCAP ha concedido diez licencias a diez compañías y otras diez se encuentran pendientes de aprobación.

El número de licencias que una compañía debe poseer varía en función de la ubicación geográfica. En Europa es suficiente con una licencia del sello discográfico, que cubre todas las canciones de su catálogo. Basta que la compañía esté localizada en un país de la Unión Europea para que la compañía pueda vender sus melodías al resto de países del viejo continente. La situación es diferente en Estados Unidos, donde se paga por el derecho a reproducir música. Aunque los derechos son generalmente comprados a sellos individuales, es costumbre delegar la labor en agencias como Harry Fox para evitarse complicaciones.

El negocio de las melodías para el móvil suscita preguntas interesantes para el debate. La más polémica es si una melodía puede alcanzar el rango de canción sobre la que hay que pagar derechos. La postura de las discográficas es que se puede equiparar sin problemas, mientras que otras voces señalan que 15 segundos de una composición generada por un teléfono móvil no puede tener el rango de canción.

Por otra parte, las compañías insisten en que las licencias que reciben de los sellos europeos, como Bumastemra en Holanda, son válidas en cualquier parte del mundo, posición que choca frontalmente con la que mantienen ASCAP y Harry Fox.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información