| Artículos | 01 NOV 2002

Las medidas para bajar el precio de las líneas ADSL no convencen a usuarios ni a operadoras. Josep Piqué pide a Telefónica que baje sus tarifas un 10%

Tags: Histórico
Eva Calo.
El gobierno se ha puesto manos a la obra para acercar las nuevas tecnologías a todos los hogares, y para ello se ha propuesto que los usuarios domésticos puedan disfrutar de líneas de conexión a Internet de banda ancha con un precio ajustado a cualquier bolsillo y una alta calidad. El problema aparece a la hora de ponerse de acuerdo con las operadoras y con las necesidades reales de los usuarios.

Josep Piqué, ministro de Ciencia y Tecnología, anunció a principios de octubre las medidas para impulsar la utilización de la banda ancha. Entre estas medidas Piqué propone a Telefónica la bajada de la cuota de abono de ADSL un 10%, y reducir por tanto su precio de 39,07 euros a 35,16 euros.
La aplicación de esta reducción en la cuota mensual de ADSL a los clientes provoca automáticamente la rebaja de las tarifas que Telefónica cobra a otras compañías que ofrecen el mismo servicio pero a través de sus redes. Según afirma Piqué, esta rebaja es factible puesto que existe suficiente diferencia entre las cuotas de ADSL y las de las líneas convencionales, y es conveniente bajar el precio para hacer más atractiva la oferta de ADSL.
Esta medida ha desatado las críticas de las asociaciones de internautas y de la propia Telefónica. La Asociación de Internautas (AI) cree que el servicio sigue siendo caro, mientras que Telefónica se queja de que estas medidas benefician a sus competidores y no a los usuarios.

Competencia y alternativas
La AI considera que no se ataja el problema real con estas medidas en el sector de la banda ancha, que carece de “auténtica competencia”. El presidente de la AI, Víctor Domingo, considera que la medida sólo beneficia a los operadores, ya que los usuarios siguen pagando la diferencia. Según esta asociación, para que la oferta fuera razonable el precio de la cuota mensual tendría que situarse en torno a los 24 euros, en lugar de los 39 euros actuales. En su opinión, los usuarios pagan la reventa a la competencia, financiando a otras operadoras, cuando lo que los usuarios quieren son “servicios diferenciados de libre competencia”. Por ello desde hace tiempo la AI reivindica la venta directa de estos servicios al usuario final al precio de mayorista, ya que los internautas consideran que hasta que esto no sea posible y Telefónica no deje de controlar la comercialización de estos servicios, no se dará una situación de competencia real.
Miguel Pérez Subías, presidente de la Asociación de Usuarios de Internet, considera que el problema viene dado por la ausencia de productos diferenciados para empresas y usuarios domésticos. Los precios de los servicios no vienen diferenciados dependiendo de si van dirigidos a usuario final o a usuario empresarial, y por tanto para unos puede parecer caro y para otros barato. La solución que busca es ofrecer precios diferenciados, con competencia y distintas alternativas. En definitiva, la AUI opina que el acceso a Internet al precio actual se aleja de las posibilidades de los internautas, permitiendo sólo acceder a esta tecnología a los que tienen un poder adquisitivo alto, dejando el acceso convencional al resto, que además ofrece una calidad insuficiente.

Telefónica tampoco está de acuerdo
Telefónica de España asegura que las medidas propuestas por el Gobierno favorecen más a los competidores que a los consumidores, y encima limitan el negocio de su compañía. Por ello argumenta que el mercado debe crecer para que todas las compañías puedan beneficiarse.
La rebaja en la tarifa de conexión a Internet vía ADSL mensual minorista tendrá que trasladarse automáticamente a la oferta mayorista. De esta forma se garantiza que el descenso del precio de esta conexión no sea aplicado únicamente a sus competidores, para que puedan luchar por el mercado en igualdad de condiciones.

Más inversiones en banda ancha
El ministro de Ciencia y Tecnología ha afirmado recientemente que el número de líneas ADSL existentes en España se aproxima a las 800.000, pocos días después de que las operadoras aseguraran que sólo llegaban a las 735.000, en respuesta a la cifra de 900.000 líneas ADSL que el propio Piqué anunció en sus comparecencias ante el Congreso y el Senado.
Respondiendo a las operadoras que le pedían que rectificara esa cifra, el ministro ha contestado que “es tal la aceleración en la instalación de líneas digitales asimétricas de acceso a la Red que probablemente en muy poco tiempo todas esas cifras quedarán obsoletas”.
Para conseguir que estas cifras se superen, Piqué ha pedido a las empresas que aumenten sus inversiones en investigación, desarrollo e innovación, y que inviertan todo lo necesario en desarrollar redes e infraestructuras de banda ancha, ya que en su opinión son la base de la Sociedad de la Información.
La AUI se muestra de acuerdo con el Gobierno en la necesidad de aumentar la inversión en tecnologías, pero propone una asignación presupuestaria para Internet y Nuevas Tecnologías, para así lograr que España sea más competitiva en este campo respecto a los demás países. El propio Josep Piqué ha reconocido el bajo nivel que existe en España en materia de Internet.
Pérez Subías ha instado a la Administración a que se decida a apostar por “una Sociedad de la Información de forma ordenada y aprobando algún tipo de subvención o retorno de los impuestos”. El presidente de la AUI considera que en España la red está en crisis, ya que se dejó todo en manos de la iniciativa privada, que está sufriendo en estos momentos una recesión muy importante. También ha destacado que es prioritario incluir Internet en todo el ámbito educativo, desde educación primaria, pero no como asignatura, sino como herramienta de trabajo continua a lo largo de todo el proceso educativo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información