| Noticias | 28 AGO 2000

Las grandes casas discográficas entran en la distribución de música online

Tags: Histórico
Empujadas por la popularidad de los sitios de intercambio de canciones y archivos MP3 como Napster, las casas discográficas son las primeras firmas de la industria del entretenimiento en plantearse el salto al mundo de la distribución digital online.
PC World
Los ojos están puestos en las cinco principales firmas discográficas: Universal Music Group (subsidiaria de Seagram), Sony Music Entertainment, EMI Group, BMG Entertainment (la unidad de música de Bertelsmann) y Time Warner. Mientras solucionan sus problemas de copyright, derechos de autor y distribución segura, tratan de capturar una parte del negocio de música online, que se espera alcance un valor de 4.500 millones de dólares sólo en Estados Unidos en el año 2005, según Jupiter.

“Las compañías de discos deben competir online”, según Richard Parsons, presidente de Time Warner. “Son los participantes legítimos de un mercado que hasta ahora no han pisado”.

El principal obstáculo para estas compañías ha sido el copyright, especialmente por cuanto respecta a pagar los derechos de autor. Para que las compañías puedan explotar el potencial de sus catálogos musicales deberán revisar los contratos que mantienen con todos los artistas e incluir los derechos derivados de la música distribuida por medios digitales.

Además, no sirve de mucha ayuda que estas compañías no hubieran establecido algún tipo de esquema de protección frente a copias para evitar que su música fuese descargada, copiada e intercambiada sin recibir nada a cambio, lo que dejó la puerta abierta a Napster para el lanzamiento de su sitio web de compartición de archivos musicales. Actualmente hay un juicio abierto contra Napster por esta cuestión. La firma de intercambio de música por Internet dice tener 21,3 millones de usuarios que crecen cada semana, lo cual demuestra que hay una enorme demanda de música online.

Cuando el juez federal del caso contra Napster exigió a la compañía el pasado mes de julio que cerrase su negocio mientras continuaba el juicio, los usuarios acudieron en tropel a los sitios de distribución de archivos musicales gratuitos –como Gnutella y Scour- y continuaron descargando música. “Si Napster cerrase, los usuarios se agruparían rápidamente en torno a alguno de los sitios parecidos”, según Forrester Research.

Por este motivo, las discográficas han decidido responder a la popularidad de sitios como Napster implementando sus propios sistemas de distribución online. Universal, Sony y EMI han anunciado planes para ofrecer suscripciones para la descarga de música digital a finales de este año y han puesto en marcha programas piloto de descarga de canciones a precios que varían entre 1,99 dólares y 3,50 dólares (entre 300 y 700 pesetas, aproximadamente). BMG y Time Warner –que combinará su división de música con EMI a finales de este trimestre- también lanzarán servicios similares. Time Warner (a través de su división Warner Brothers Music Group), BMG y EMI también han denunciado a MP3.com, mientras que Sony ha llegado a un acuerdo con la compañía.

La popularidad de los sitios de compartición de archivos ha demostrado que las grandes discográficas están perdiendo la razón de cara a la opinión pública, lo cual las coloca en un mal lugar en cuanto a su imagen popular. Decisiones tomadas en el pasado, como cobrar más por los CD (cuya producción es más barata) que por los discos de vinilo, tampoco ayudaron a mejorar la opinión que el público tiene de estas compañías.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información