| Artículos | 01 MAR 2002

Las asociaciones defensoras de la privacidad atacan las nuevas leyes norteamericanas contra el cibercrimen. En los próximos meses se podrían aprobar presupuestos para promover la seguridad

Tags: Histórico
Un nuevo proyecto de ley ha llegado al Congreso Estadounidense, esta vez diseñado para relajar la responsabilidad de los proveedores de servicios de Internet a la hora de informar de una amenaza potencial. Esta ley, que pretende ofrecer garantías contra el ciberterrorismo, ha hecho saltar a las asociaciones que defienden la privacidad de los usuarios de Internet. Se trata, por tanto, de un arma de doble filo. Por un lado todo el mundo quiere estar seguro y libre de ataques, pero ningún usuario está dispuesto a que violen su intimidad en la Red.
La Ley de Ciberseguridad y Mejora de 2001 (Cyber Security and Enhancement Act), propuesta por el representante republicano Lamar Smith el pasado mes de diciembre, busca el refuerzo de las penas para el cibercrimen y el aumento de la financiación por parte del gobierno de un centro para la detección de amenazas de seguridad. Este proyecto es una de tantas iniciativas del congreso diseñadas para fortalecer la seguridad de la información, incluyendo la ley de Estudio y Desarrollo de la Ciberseguridad, que ha sido aprobada recientemente por la Cámara de Diputados, la ley de Preparación de la Ciberseguridad de 2002 y la ley de Estudio y Educación de 2002, ambas presentadas ante el senado en el mes de enero.
El proyecto de ley presentado por Lamar Smith pide que se fortalezcan las penas relativas al cibercrimen, con el objetivo de que se adecuen a la seriedad del crimen. También pide 58 millones de dólares (unos 66 millones de euros), para destinarlos a la oficina federal del NIPC (National Infraestructure Protection Center), que podría servir como foco para coordinar la evaluación y las responsabilidades de las amenazas.
La ley de Estudio y Desarrollo de la Ciberseguridad, por su parte, se encuentra ya a la espera de ser aprobada por el senado, una vez que la Cámara de los Diputados la haya ratificado. Esta ley autorizaría la subvención de 888 millones de dólares (más de 1.000 millones de euros) a lo largo de cinco años para emplearlos en seguridad de redes y ordenadores, estudio y desarrollo. Tanto la Casa Blanca como diversas asociaciones industriales han apoyado este proyecto. La Asociación de Tecnología de la Información, CompTIA y el Instituto de Ingeniería Electrónica también han dado su aprobación a la nueva ley.

Respeto de la privacidad del usuario
A estos proyectos de ley ha contestado un grupo defensor de las libertades civiles públicas en Internet, afirmando que amenazarán la privacidad de la comunicación. El gobierno, por su parte, no cesa en su empeño de asegurar que el presupuesto no sólo se dedicará a la protección contra el ciberterrorismo, sino también a la protección del comercio electrónico y la privacidad personal.
Daniel Collins, un abogado del Departamento de Justicia, ha resaltado que "los informes que hablan acerca de la muerte de la privacidad resultan realmente exagerados". Según él "el coste de evitar la seguridad sería incluso más elevado que el de implementarla".
La privacidad tiene que ser una parte de la estrategia de negocio para mantener fieles a los consumidores. Pero mantenerles seguros no ha de llevar al usuario a tener que desvelar mayor cantidad de información personal.
Las asociaciones de consumidores, así como los comerciantes, se plantean si este tipo de leyes les va a beneficiar o supondrá una bajada del comercio electrónico, ahora que cada día sigue aumentando el número de compradores online. Los comerciantes afirman que un comprador realiza su adquisición por Internet siempre que le resulte sencillo y no le pidan demasiados datos. Si las medidas de seguridad aumentan, esto podría complicar el proceso de compra y, por tanto, hacer que el número de compradores disminuya.

Demanda de profesionales
Uno de los problemas que se derivan de la creación de este tipo de leyes, con el objetivo de promover la seguridad mediante el estudio y desarrollo de las herramientas necesarias para promoverla, es la demanda de profesionales. La solución, por tanto, está en crear planes de formación para acaparar un mayor número de profesionales de la materia, y enseñarles lo necesario para poder cumplir con su cometido.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información