| Artículos | 01 JUN 2004

La Unión Europea prepara su respuesta a Echelon

Tags: Histórico
La UE va a invertir 11 millones de euros durante los próximos cuatro años en el desarrollo de un sistema de comunicaciones seguras basado en criptografía cuántica, para crear y distribuir claves de encriptación irrompibles. Será su respuesta al sistema de espionaje Echelon.

El nuevo sistema que prepara la UE, conocido como SECOQC (Secure Communications Based on Quantum Cryptography, Comunicaciones seguras basadas en criptografía cuántica) se utilizará para la generación y el intercambio seguro de claves de encriptación. Si tiene éxito este proyecto, se convertirá en el Santo Grial de los criptógrafos -un código absolutamente irrompible- y frustrará los intentos de espionaje de sistemas como Echelon, que intercepta los mensajes electrónicos para los servicios de inteligencia de EEUU, Inglaterra, Canadá, Nueva Zelanda y Australia.
“El objetivo es producir un sistema de comunicaciones que nadie pueda interceptar, y eso incluye también a Echelon”, afirma Sergio Cova, profesor del departamento de electrónica de la Politécnica de Milán y uno de los coordinadores del proyecto. “Estamos hablando de un sistema que requiere innovaciones tecnológicas significativas. Tenemos que demostrar que es operativo, lo cual por el momento no es cierto”. Según Cova, será necesario realizar grandes mejoras en la velocidad y el rango geográfico de las transmisiones de datos antes de que el sistema se convierta en una realidad comercial.
“El informe del Parlamento Europeo sobre Echelon recomienda el uso de la criptografía cuántica como solución contra el espionaje electrónico. Por tanto, este proyecto es una respuesta a Echelon”, explica Christian Mo­nyk, director de tecnología cuántica de la compañía austriaca ARC Seibersdorf Research y coordinador general del proyecto. El espionaje económico ha provocado serios daños a las compañías europeas en el pasado, “por lo que con este proyecto estaremos haciendo una contribución esencial a la independencia económica de Europa”, explica. Expertos en física cuántica, criptografía, software y desarrollo de redes de universidades, institutos de investigación y compañías privadas de Austria, Bélgica, Inglaterra, Canadá, la República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Rusia, Suecia y Suiza trabajan en este proyecto.
En un plazo de 18 meses, los participantes en el proyecto evaluarán los progresos realizados y decidirán qué tecnologías son las más prometedoras y merecen un mayor desarrollo. En un plazo de cuatro años debe existir una tecnología operativa y lista para funcionar. Según Mo­nyk, habrá un mercado de varios millones de usuarios potenciales de este sistema, “que no sólo debe estar disponible para los gobiernos y los ejércitos, sino para todos los usuarios que requieran comunicaciones verdaderamente seguras”.


Claves en fotones
--------------------------
La criptografía cuántica aprovecha las propiedades físicas de las partículas de luz, conocidas como fotones, para crear y transmitir mensajes binarios. El ángulo de vibración del fotón mientras viaja por el espacio -su polarización- puede ser utilizado para representar un cero o un uno bajo un sistema que idearon originalmente los científicos Charles H. Bennett y Gilles Brassard en 1984. Tiene la ventaja de que cualquier intento de interceptar los fotones interfiere con su polarización y, por tanto, puede ser detectado por los que operan el sistema, según los coordinadores del proyecto. Una clave interceptada sería descartada y se crearía una nueva en su lugar.
El nuevo sistema se utilizará para la generación y el intercambio seguro de claves de encriptación, en lugar del actual intercambio de datos, según Monyk. “Los datos encriptados serían entonces transmitidos por métodos normales”, explica. Los mensajes encriptados utilizando mecanismos cuánticos pueden ser transmitidos actualmente sobre fibras ópticas a distancias de decenas de kilómetros. El proyecto europeo pretende ampliar ese rango combinando la física cuántica con otras tecnologías. “Lo importante de este proyecto -explica Monyk- es que no se basa solamente en la criptografía cuántica, sino en una combinación con los demás componentes necesarios para lograr una aplicación que funcione”.
Los retos tecnológicos que plantea el proyecto incluyen la creación de sensores capaces de grabar la llegada de fotones a alta velocidad, y de generadores de fotones que produzcan un solo fotón cada vez, ya que si se produce más de uno, la comunicación se vuelve vulnerable.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información