| Noticias | 04 OCT 2001

La RIAA lleva a los más importantes servicios de intercambio de música online a los tribunales

Tags: Histórico
La asociación que engloba a los principales sellos discográficos estadounidenses pretende acabar con el intercambio ilegal de archivos Peer-to-Peer.
Francisco Javier Pulido
Tras haber forzado a Napster a cumplir con las leyes del copyright, la Recording Industry Asociation of América (RIAA), junto con los más importantes estudios de Hollywood, ha dirigido sus iras hacia los demás populares servicios de intercambio de archivos como MusicCity, KazaA, Morpheus y Grokster. Como la propia Hilary Rosen, CEO de la asociación, afirma, ?no nos podemos sentar de brazos cruzados mientras que estos servicios operan ilegalmente, sobre todo ahora que se lanzarán servicios de pago formados por las compañías discográficas?.

A pesar de que la RIAA ya haya librado batallas similares en el campo de la música online, la demanda presentada el martes es la primera realizada junto a la Motion Picture Association of America (MPAA) con la intención de presentar un frente unificado frente a los supuestos abusos.

El hecho de que la MPAA haya tomado parte activa en la demanda responde a la existencia en los sitios de intercambio de películas de reciente estreno. La presión de la industria audiovisual es comprensible a la vista de la creciente popularidad de los sitios. Según informa FastTrack, más de 34 millones de copias de su software cliente han sido descargadas en los últimos seis meses, mientras que Webnoize ha informado de que los consumidores descargaron más de 1,5 mil millones de archivos digitales usando la red de FastTrack durante el mes de septiembre, lo que supone un incremento del 56% respecto al mes anterior. El boom del intercambio de archivos y la proliferación de la progenie post Napster está provocando que tanto la RIAA como la MPAA vean su mercado seriamente dañado.

Para poner freno a estos ?bandidos? del intercambio de archivos, tanto la RIAA como MPAA reclaman ordenes judiciales para detener de inmediato la actividad de los demandados, así como una recompensa por los daños causados, que podría ser de 150.000 dólares por cada infringimento individual del copyright. Puede, sin embargo, que los pleitos se puedan solucionar fuera de los tribunales, como decidió hacer Napster la pasada semana, accediendo a pagar 26 millones de dólares americanos en concepto de daños por usos no autorizados de música en el pasado y otros diez millones para futuras licencias.

Sin embargo, no será fácil atajar la actividad ilegal Peer-to-Peer. Con el software de FastTrack ubicado en millones de ordenadores en todo el mundo, su red probablemente sobreviviría incluso si la propia compañía desapareciera.


Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información