| Artículos | 01 OCT 2003

La revolución tecnológica llega a las aulas

Tags: Histórico
Eva Calo.
Los niños de hoy tienen la oportunidad de comenzar sus clases en pupitres tecnológicos, o con Tablet PC, mientras sus profesores pasan lista con un iPAQ, e incluso avisan vía SMS a los padres en el caso de que un alumno no acuda a clase. Lo que podría parecer una película del futuro no es más que la realidad que comienza a asentarse en España. La educación comienza a subirse al tren de la tecnología, y tanto alumnos como profesores y padres tienen que estar preparados.

España trabaja duro cada día para ponerse a la altura de la Unión Europea a todos los niveles. En educación no iba a ser menos, y por ello tanto los gobiernos de las distintas Comunidades Autónomas, como las compañías fabricantes de hardware y software, ponen en marcha proyectos e iniciativas que permitan a los escolares y universitarios tener un mayor acceso a las nuevas tecnologías.
A la cabeza de la evolución tecnológica en escuelas se encuentra la Comunidad de Madrid, que ya lleva años buscando la forma de acercar Tecnología y Educación. Ya en 2001 la entonces ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, apuntaba la necesidad de que los alumnos utilicen las nuevas tecnologías “con la misma normalidad que los lápices”, y estableció los propósitos del Gobierno para llegar a esta situación, como la conexión del 100% de los colegios a Internet a lo largo de 2001, que hasta entonces era de un 85%, mejorar la calidad del acceso con banda ancha y llegar a tener un ordenador por cada 18 alumnos en primaria y uno por cada 8 alumnos en secundaria. Cuando la ministra hacía estas declaraciones la situación era bastante diferente, ya que la media era de un ordenador por cada 38 personas en primaria y otro para cada 17 alumnos en secundaria.
Estamos terminando el año 2003 y las perspectivas resultan alentadoras, aunque también demuestran que queda mucho camino por andar. Juan Costa, nuevo ministro de Ciencia y Tecnología, ha afirmado en una de sus primeras apariciones públicas que “el objetivo ahora es alcanzar la media de 12 alumnos por ordenador con conexión de calidad a Internet”. Costa tiene claro que “estudiantes y profesores deben familiarizarse con las nuevas tecnologías, y por ello los profesores tienen que ser los líderes de este proceso”. Para conseguir este objetivo, el Gobierno habla de mejorar las infraestructuras a través de distintos proyectos, de equipar con redes inalámbricas las instalaciones escolares y de crear portales pedagógicos. Por otro lado, al considerar al profesorado verdadero protagonista de este cambio, propone ofrecer al personal docente equipos portátiles, así como formación para conseguir una óptima enseñanza para sus alumnos.

IBM: sustituir la pizarra por un PC
Distintos fabricantes de hardware y software han querido unirse a los planes del gobierno en las distintas Comunidades Autónomas para ofrecer su apoyo, como es el caso de IBM, HP o Intel, entre otras. IBM hasta el momento tiene varios proyectos en marcha para ayudar a las distintas Comunidades Autónomas a conseguir sus objetivos. Por un lado destaca el proyecto que está llevando a cabo junto con la Comunidad de Madrid. Ambas entidades han creado 1.100 aulas nuevas de informática para sus centros de enseñanza infantil, primaria, secundaria y educación especial, las cuales se encuentran ya operativas. Este proyecto de la Consejería de Educación se enmarca dentro del “Plan Global para el desarrollo de las Tecnologías de la Información en los Centros Docentes de la Comunidad de Madrid”. El plan se inició en 2002 y terminará este año. El objetivo de este plan es que exista un ordenador para cada 10 alumnos, es decir, que los 400.000 alumnos no universitarios de la Comunidad de Madrid dispongan de alrededor de 40.000 ordenadores en sus centros docentes. Esta cifra mejora la media de la Unión Europea, situada actualmente en un ordenador para cada 11 estudiantes.
IBM ha participado en la fase inicial de este plan suministrando todo el equipamiento informático necesario, que se traduce en 12.772 ordenadores, 1.713 impresoras láser y de inyección, y 886 escáneres. Estos ordenadores están equipados con diferentes aplicaciones de software para los sistemas operativos Linux y Windows, entre las que figura un navegador de Internet, herramientas ofimáticas, antivirus y aplicaciones de diseño gráfico y videoconferencia. Estos equipos también cuentan con un sistema interactivo para que el profesor pueda controlar en todo momento y de forma instantánea las operaciones que están realizando los ordenadores que son utilizados por los alumnos.
Esta compañía también está prestando los servicios de diseño de la red de datos, instalación de los equipos, mantenimiento y asistencia al usuario durante 4 años. De esta forma, IBM se encarga de solucionar las incidencias que puedan surgir, a través de asistencia telefónica o enviando un técnico a las aulas. Los equipos destinados a los alumnos de los colegios de educación secundaria también incluyen regrabadora de CD, y la mayoría llevan preinstalado tanto Linux como Windows, lo que permite elegir el sistema operativo que deseen al arrancar.
Mercedes Bofarull es la directora de Sector Público para IBM España y Portugal. Según sus palabras, “la educación es un tema básico para IBM, ya que consideramos que España tiene mucho por hacer y tenemos mucho que decir”. IBM “aporta servicios añadidos a la infraestructura, además de ofrecer nuestro punto de vista acerca de cómo creemos que debería aprovecharse la educación de la tecnología”. Bofarull confirma que “en España hay muy buenas iniciativas por parte de las Comunidades Autónomas”, aunque destaca la Comunidad de Madrid como una de las más avanzadas. Desde su punto de vista, actualmente tratan de conseguir “que exista un PC por cada 9 alumnos, aunque algunas como Extremadura pretenden llegar a tener un PC para cada 2 alumnos”.
La mentalidad de IBM responde a la idea de “sustituir la pizarra por un PC”, y por ello la empresa es consciente de que es necesario “asesorar a las escuelas sobre cómo realizar ese cambio y conseguir que lo encuentren necesario”, como afirma Mercedes Bofarull. Otro de los programas que Bofarull considera importante dentro del campo de la educación es MentorPlace, que responde a “proyectos piloto que ofrecen a cada alumno un mentor de IBM, voluntario, que viene a ser como el tutor informático de esa persona”. El programa MentorPlace comenzó con estudiantes del Instituto de Enseñanza Secundaria Marqués de Suanzes, en Madrid. Consiste en asignar a los estudiantes unos tutores voluntarios dentro de IBM, con quienes los alumnos se pueden poner en contacto por correo electrónico para transmitirles sus dudas tanto en materias escolares como en informática. El tutor proporciona al estudiante ayuda y motivación en sus tareas de aprendizaje, al mismo tiempo que le presta su apoyo para entender la necesidad de adquirir una serie de conocimientos y valores importantes de cara a su futuro laboral.
Por último, dentro de las iniciativas de IBM también destaca el programa Kid-Smart, que va dirigido a los más pequeños. Con este programa los niños de 3 a 6 años pueden utilizar en sus clases un ordenador especialmente diseñado para ellos que sirve de apoyo en sus tareas de aprendiz

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información