| Artículos | 01 MAY 2006

"La reforma fiscal garantiza que España continuará a la cola del mundo competitivo"

Tags: Histórico
Jesús Banegas, presidente de AETIC
Bárbara Madariaga.
La decisión del Gobierno de suprimir el actual sistema de deducciones fiscales de las empresas que realizan inversiones en I+D ha levantado más de una ampolla. Y es que, tanto la industria de Nuevas Tecnologías como la OCDE consideran que las nuevas medidas van a perjudicar el desarrollo económico de nuestro país, abriendo, aún más, la brecha que nos separa de los países de nuestro entorno. Mientras, el Ejecutivo afirma todo lo contrario, y defiende su actuación asegurando que el actual sistema es “poco eficaz”, algo que no está de acuerdo el presidente de la principal asociación del sector: AETIC.

El Gobierno acaba de decidir la supresión de las actuales deducciones fiscales a empresas por I+D. ¿En qué consiste esta medida?
- El argumento central es sencillo. La reforma fiscal que propone el Gobierno básicamente consiste en dos cosas. Por un lado, rebajar del 35 al 30 por ciento el impuesto sobre los beneficios de sociedades y, por el otro, eliminar todo tipo de deducciones.

¿Qué implicará esta medida?
- Que las empresas que no investigan, que no innovan, que no invierten en Nuevas Tecnologías, que no gastan en formación, y que, en definitiva, son menos competitivas, tienen un beneficio neto de un cinco por ciento de sus beneficios.
Sin embargo, las empresas que invierten en tecnología, investigan, que gastan en formación en sus empleados, y que compiten en los mercados internacionales, van a perder las deducciones fiscales de las que disfrutaban.
Es decir, se da la paradoja de que la reforma fiscal beneficia a la vieja economía perjudicando a la nueva.

Entonces, ¿esta medida no beneficia a las empresas españolas?
- Esta reforma fiscal es una contrarreforma desde el punto de vista sociopolítico, porque discrimina positivamente las actividades que menos interés estratégico tienen para el país y castiga a las que sí que benefician la economía española.
Es obvio que a todos nos interesa más tener empresas competitivas, que investiguen, o que exporten, y éstas son las más perjudicadas. Hay que tener mucha moral para defender que esta reforma fiscal es buena, ya que claramente perjudica a la economía española.

De todas formas, desde el Ministerio de Economía se afirma que las deducciones fiscales se van a mantener durante los próximos cinco años…
- Ahí está el truco. Se puede decir que esto es una muerte anunciada, porque dentro de cinco años éstas van a dejar de existir y mientras, por el camino, se van a ir reduciendo. Así, mi argumentación sigue en pie, ya que el Gobierno va a otorgar ventajas a las empresas menos competitivas de España, mientras que se las quitan a las más competitivas.
Quiero señalar que esta actuación es totalmente contraria a la declaración de intenciones que ha realizado el Ejecutivo, con lo que está cayendo en una contradicción.

¿En qué sentido?
- El Gobierno asegura que quiere mejorar la competitividad de la economía española, pero esta reforma fiscal lo que realmente consigue es todo lo contrario: perjudicarla. Para justificar esta afirmación no hay que olvidar que las empresas tecnológicas son, por lo general, mucho más competitivas que otro tipo de compañías y este mecanismo fiscal las perjudica.

Aún así, desde el Ministerio de Economía se asegura que se van a poner en marcha otra serie de medidas, como la bonificación del 40 por ciento a las cuotas de la seguridad social por actividades de I+D. ¿No beneficia este tipo de medidas a las empresas?
- España es el país que tiene los costes de la seguridad social más altos de la Unión Europea, y de la OCDE, y está obligado a bajarlos entre un 60 y un 70 por ciento para que nos situáramos dentro de la media. Así que esto no es un regalo ni un incentivo, sino que es algo que se tiene que realizar de todas formas.

Pero el Gobierno alega que el actual sistema de deducción fiscal es poco eficaz y nos sitúa a la cola de la Unión Europea.
- En realidad el Gobierno elimina este sistema porque es muy eficaz, si fuera al revés no lo suprimiría.
La razón de esta medida es que España tiene el mejor sistema fiscal de la Unión Europea, que no se aplicaba porque no tenía seguridad jurídica. Es decir, la inspección fiscal se negaba a aplicarlo, ya que Hacienda siempre estuvo en desa–cuerdo con este sistema. A través de las gestiones del Ministerio de Industria del anterior Gobierno, y de éste, se consiguió crear mecanismos de certificación que permiten que las empresas que investigan gocen de seguridad jurídica. El Ministerio de Hacienda se opone a su aplicación porque se vería obligado a que de verdad fuera efectivo el uso de esta deducción.
En realidad el Ministerio de Economía elimina el sistema de deducción fiscal porque teme que su efectividad sea muy grande en los próximos tiempos.

En su opinión, ¿cuáles son los beneficios reales del Gobierno?
- Con la supresión de este sistema se mejora la recaudación, que es lo que, en definitiva, el Ejecutivo busca. Además, quiero hacer hincapié en el hecho de que rebajar del 35 al 30 por ciento nos sigue dejando en los puestos más altos de la fiscalidad empresarial del mundo occidental.
Con esta reforma se consigue una rebaja fiscal muy menor y un perjuicio evidentísimo para las empresas que más interesa apoyar en España, en relación con las otras compañías que no compiten en mercados internacionales.

Con esta medida, ¿se puede hacer todavía más grande la brecha digital que sufre España con el resto de países de nuestro entorno?
- Por supuesto. Esto lo que garantiza es que España seguirá a la cola del mundo competitivo. Si nuestro país ya flaqueaba en este punto, y los pocos incentivos que había para que lo fuera se eliminan, el resultado será retrasar todavía más nuestra situación.

A la hora de realizar estas reformas, ¿contó el Ministerio de Economía con la opinión del sector?
- No. Ni la OCDE ni el sector están de acuerdo con esta reforma. Se ha hecho de espaldas a los intereses empresariales representados legítimamente en sus asociaciones sectoriales y a través de la OCDE.

¿Qué medidas van a adoptar para frenar la reforma de los sistemas fiscales?
- A nosotros nos gustaría que fuera reconsiderada en el Congreso y esperamos que algunos grupos parlamentarios se hagan cargo de la racionalidad que nosotros defendemos y la situación se pueda enmendar. En estos momentos nos encontramos en conversaciones con los diferentes grupos para transmitirles nuestras buenas y legítimas razones.

En su opinión, ¿cómo debería de ser la política fiscal?
- En primer lugar, se debería de rebajar el tipo del 35 por ciento al 25, para así ser un país competitivo desde el punto de vista de la atracción de inversión extranjera, la cual ha descendido en los últimos meses.
En segundo, se debería de rebajar sin más el coste de la Seguridad Social de las empresas, para situarlo en la media europea. No tiene sentido que España compita con el resto de los países europeos con unos costes fijos por motivo de la Seguridad Social muy superiores a las que pagan las empresas de los estados de nuestro entorno.
En tercer lugar, las telecomunicaciones son un ser

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información