| Artículos | 01 JUL 2006

La piratería crece en España por primeravez en la historia de la BSA

Tags: Histórico
El crecimiento de las ventas de PC, principal causa
Arantxa Herranz.
“El problema de la piratería desborda a la industria del software: es un problema de toda la sociedad”. Luis Frutos, presidente de la BSA (organismo que defiende los intereses de los desarrolladores de software), explicaba en rueda de prensa las causas y las consecuencias del crecimiento de la piratería en nuestro país, que alcanza el 46 por ciento de las aplicaciones.

El índice de piratería en nuestro país creció, por primera vez en la historia de la BSA, en tres puntos durante el año 2005, según el informe anual que la consultora IDC lleva a cabo a nivel mundial para dicho organismo. Así, el 46 por ciento de las aplicaciones que se usan en los ordenadores españoles tienen un origen ilícito o ilegal, frente al 43 por ciento del año anterior. “Este dato supone un punto de inflexión, puesto que a lo largo de todos estos años, y aunque fuera muy lentamente, estábamos consiguiendo reducir paulatinamente el índice de piratería en nuestro país”, explica Frutos.
Los datos arrojados por la BSA apuntan a 600 millones de euros en pérdidas (frente a los 498 millones de euros calculados para 2004), a que España se sitúa a 10 puntos de la media de la Unión Europea (retrocediendo desde los 8 que nos separaban hace un año), situarnos a 11 puntos de la media mundial (frente a los 8 de 2004), estar a 18 puntos del líder europeo (el año anterior la diferencia era de 15 puntos) y tener 25 puntos más de piratería que Estados Unidos (el año pasado la diferencia era de 22 puntos). “Es decir, que abrimos aún más la brecha digital y nos separamos aún más de los países de la Unión Europea”, se lamenta el presidente español de la BSA.

Desigual crecimiento
Pero, ¿cuáles son las causas que explican que, tras años de reducción de piratería, ésta se haya incrementado en 2005? Los responsables de la BSA, basándose en el informe de IDC, señalan principalmente al espectacular crecimiento de la venta de ordenadores personales experimentada en nuestro país durante el último ejercicio. “Estos incrementos, del 30 por ciento, no han repercutido en la industria del software”.
En este punto, cabe explicar que la metodología de IDC divide en unas 7 u 8 categorías a los ordenadores personales, según el uso que se haga de ellos y, por tanto, el número y tipología de aplicaciones que en ellos se utiliza. A partir de ahí, hace unos cálculos sobre el promedio de aplicaciones utilizadas y su valor para calcular cuánto deberían haber facturado los fabricantes de software y lo que realmente han ingresado. De esta metodología se infiere que las aplicaciones piratas en España alcanzan los 600 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 20 por ciento con respecto a 2004.
Cabe señalar que este incremento de tres puntos en el índice de piratería en nuestro país nos convierte en uno de los 19 que dan pasos hacia atrás, frente a los 51 que consiguen reducir este dato.

Consecuencias negativas para todos
La labor de concienciación sobre la problemática que supone este alto índice de aplicaciones piratas sigue siendo la principal apuesta de la BSA en nuestro país para intentar reducir este dato. Por eso, Luis Frutos insistía en que el problema de la piratería es algo que “sobrepasa” a la industria del software para ser una cuestión social, entre otras cuestiones por los miles de puestos de trabajo que se dejan de generar.
Por eso, esta organización reclama la ayuda e implicación de todas las administraciones públicas. “Es cierto que de momento está siendo sensible a nuestro mensaje, pero necesitamos que se pase a la acción, se necesita una colaboración más activa”. En este punto, Frutos desvelaba que desde hace más de un año la secretaría general del Ministerio de Industria tiene encima de la mesa, y presuntamente con el visto bueno recibido, un plan de acción propuesto por la BSA, con el que se persigue reducir la piratería en nuestro país. “Los ministerios nos tienen que ayudar, y las administraciones locales y autonómicas también tienen que pasar a la acción”, reivindica Frutos, “puesto que si los países desarrollados son los que menor tasa de piratería muestran, es que existe una relación directa entre productividad económica y piratería informática”.
El presidente español de la BSA explicaba que, entre otros, este proyecto presentado aborda una serie de eventos formativos, especialmente en el canal de distribución, puesto que se calcula que 4 de cada 10 distribuidores de nuestro país ofrecen aplicaciones ilegales a los usuarios finales.


Situación piratería en España
Año 2005 Año 2004 Año 2003
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Índice Piratería 46 por ciento 43 por ciento 44 por ciento
Pérdidas 765 millones dólares 634 millones dólares 512 millones dólares
Diferencia media UE 10 puntos 8 puntos 8 puntos
Diferencia media mundial 11 puntos 8 puntos 8 puntos
Diferencia líder UE 18 puntos 15 puntos 17 puntos
Diferencia EE.UU. 25 puntos 22 puntos 21 puntos

Fuente: BSA (IDC)


Algo más que la ilegalidad
---------------------------------------------------------------
Puede parecer inocente e, incluso, inconsecuente el hecho de que un usuario, especialmente el profesional, decida instalarse un software por el que no ha pagado. Pero, además de estar ante un acto ilegal y, por tanto, penado, este usuario debería conocer todo aquello que pierde al optar por una aplicación pirata.
Tal y como remarca la BSA, el software es la principal herramienta de productividad para el usuario que necesita las Tecnologías de la Información y, al adquirirlo de manera legal, el usuario puede ser más productivo y efectivo, “consiguiendo resultados tangibles y beneficiándose de la evolución de los productos”.
Además, la BSA defiende que el utilizar software legal permite a cualquier usuario realizar su trabajo en las condiciones idóneas para tener éxito, “ahorrando un tiempo considerable en todas sus gestiones cotidianas”. Además, el adjetivo legal también conlleva que el software sea “de calidad”, por lo que el profesional y el consumidor “se benefician de tener productos más seguros y fiables, a la vez que tienen a su disposición una amplia oferta de servicios ligados al producto que compra, ofrecidos por el fabricante, que mejoran y enriquecen su equipamiento tecnológico”.
Unos servicios entre los que se encuentran el estar permanentemente actualizado, lo que le permite incorporar “nuevos avances tecnológicos con menor coste y en menos tiempo”.
Tal y como resume la BSA, “adquirir software ilegal no supone ninguna ventaja para los consumidores. Si el software no es seguro y no funciona correctamente, son ellos los que resultarían engañados”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información