| Artículos | 01 FEB 2001

La OCDE ordena las transaciones electrónicas

Tags: Histórico
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) continúa trabajando para aclarar las cuestiones que rodean al pago de impuestos en las transacciones trasnacionales que se realizan a través del comercio electrónico.
Así, los miembros del comité de asuntos fiscales de la OCDE acordaron el mes pasado varias directivas sobre cómo aplicar los impuestos en las transacciones a través de la Red. "Tomamos esta cuestión de forma muy seria; es uno de los cuatro proyectos fundamentales que estamos estudiando, dedicamos muchos recursos a examinar estas cuestiones", afirmó David Partington, principal administrador de la unidad de tratamiento de impuestos de la OCDE.
Entre otras disposiciones, el comité acordó que un sitio Web no constituye por sí mismo un establecimiento de negocio permanente para la aplicación de tasas. La ubicación del proveedor de servicios de Internet (ISP) no es, salvo en circunstancias inusuales, el objeto de regulación fiscal de la empresa que ofrece sus servicios en ese host.
"Mientras un sitio donde se localiza el equipo informático, como es el servidor, puede constituir en ciertas circustancias un establecimiento permanente, esto implica que las funciones realizadas en ese lugar pueden ser la actividad fundamental o sólo una parte del corazón de la actividad de negocio de la empresa", afirmó.
A nivel mundial, existen cerca de 1.500 tratados fiscales que regulan los impuestos. Todos los países miembros de la OCDE y algunos países no miembros dependen del modelo fiscal acordado por la OCDE, publicado en 1963, para ayudar a negociar e interpretar estos tratados.
Este modelo fiscal fue revisado por última vez en abril de 2000, y se prevé su actualización en dos o tres años, aunque los acuerdos no son aplicados de forma inmediata.
En este sentido, los estados miembros no adoptan cada disposición elaborada por el comité de la OCDE, y algunos de ellos han expresado algunas dudas sobre determinados artículos. España y Portugal, por ejemplo, han manifestado que la presencia física en un país no puede ser una exigencia para considerar la existencia de un establecimiento permanente, ya que en algunos casos una empresa puede establecer un sitio Web en algún país concreto por razones fiscales.
Por contra, el Reino Unido insiste en que en ningún caso los servidores o sitios Web constituyen un establecimiento permanente, y por tanto no pueden ser objeto de excepciones en el informe.
Mientras tanto, muchos observadores creen que todavía queda mucho trabajo por hacer para clarificar las cuestiones de los impuestos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información