| Artículos | 01 JUL 2007

"La mejor cuota de mercado ganada son los amigos obtenidos"

Tags: Histórico
Ramón Ollé, Chairman of the Board de Epson Europa y Managing Executive Officer de Seiko Epson Corporation
Juan R. Melara.
Detrás de las grandes decisiones siempre hay preguntas que buscan las razones y los porqués de esas decisiones. Cuando después de 30 años ocupando puestos de la mayor relevancia, llegando incluso al Comité de Dirección de una empresa japonesa como Seiko, algo al alcance de muy pocos profesionales, Ramón Ollé decide dejarlo todo y dedicarse a la formación de los jóvenes, son muchas las preguntas que nos asaltan. Ramón Ollé quiso, a través de PC World, despedirse del sector y recordar con nosotros las sensaciones que le asaltan en la despedida.

¿Cuál es la principal sensación que le queda del sector de las TI?
- Lo que más me seduce del sector es la dinámica que me ha tocado vivir. Cuando empezaba hace treinta años todo era señores de bata blanca. Ahora todos tenemos un ordenador y estamos conectados a internet. Cuando ves que las tecnologías se han convertido en parte de la propia vida, y esto lo ves en tus propios hijos, es algo que llama mucho la atención, haber vivido esta historia, haberte sentido parte de ella, y haber visto cómo ha evolucionado. Lo ideal es que la tecnología esté siempre al servicio del hombre.

¿Y qué es lo más importante que se lleva de este sector?
- Lo más importante que me llevo son grandes amigos. Cuando durante años has podido ver a clientes, proveedores,o prensa y te das cuenta que son relaciones que han desembocado en una auténtica amistad es algo muy valioso. Lo importante son los amigos que te llevas, porque lo demás, las cuotas de mercado, las posiciones de poder o los puestos que ocupas no son nada, como mucho son tarjetas que te puedes llevar de recuerdo. Lo importante es el calor y la relación que tienes con la gente que has conocido.

¿Cada uno recoge entonces lo que siembra?
- Siempre. Cada uno recoge siempre aquello que siembra. Quizá a veces no se ve o no se intuye, pero otras sí. Cuando el otro día me despedía de mi corporación anunciaba que dejaba mi trabajo para dedicarme a la formación de la juventud, y treinta de nuestros principales directivos jóvenes se levantaban en un sonoro aplauso que me emocionó. Es cuando empiezas a pensar que seguro que ha valido la pena. Lo que me hace ilusión es pensar que la semilla que a veces plantas la has visto florecer. Merece la pena haber sembrado porque aunque no recojas tú alguien recogerá la cosecha. Lo importante no es recogerlas, es dejarlas plantadas.

De todo lo que ha sembrado en su carrera, ¿qué es lo que siente que ha florecido mejor y qué habría que haber regado algo más?
- Mi pasión especial siempre ha sido que la gente joven tuviera su posibilidad de desarrollarse. Una de las cosas de las que más orgulloso me voy es de ver cómo en nuestra compañía tenemos cientos de jóvenes fantásticos, con gran capacidad y una buena formación. Respecto a lo que hubiera regado un poco más, pues a lo mejor ciertos aspectos en los que no he sido políticamente correcto, y a veces sin querer has levantado heridas.

¿Qué es lo que aporta personalmente haber alcanzado cotas de poder tan importantes?
- Por una parte te das cuenta de la responsabilidad que significa tener que ser capaz de generar valor para tanta gente dentro de una multinacional, pero, sobre todo, lo que más me ha llenado ha sido que este trabajo me ha dado la posibilidad de conocer gentes de diferentes culturas, razas e ideologías diferentes, y ver el mundo desde una perspectiva muy enriquecedora.

¿Cuáles son las razones que le llevan a dejar todo esto?
- Hay varias, una primera es la coherencia conmigo mismo, siempre he querido dedicar el final de mi carrera profesional a la juventud. Me parecía que esperar a la jubilación para hacer estas cosas era, quizá, dar sólo las migajas, y creo que debe hacerse cuando eres maduro y puedes dar muchas cosas de ti. Después de pensarlo, meditarlo y madurarlo mucho pensé que ahora era el momento de hacerlo. Quizá otra razón haya que buscarla también en mi familia. En el año 2004 tuve que pasar por una operación de triple bypass, y después por un cáncer de estómago, y ello ha significado pasar por once operaciones quirúrgicas que, aunque no me han dejado machacado sí me han ayudado a pensar en el sentido de mi vida, y después de muchos años dedicados a la compañía ahora es el momento de dedicarme también a la familia.

A veces se dice que para las compañías no somos más que números. ¿Es cierto?
- Bueno, yo puedo hablar de lo que Epson ha representado para mi, y es el lugar en el que he podido realizar todos los sueños y todas las aspiraciones que tiene un joven, y desde ahí hasta ocupar un puesto de responsabilidad en Japón. Cuando sales de la Universidad, éstas son todas las posibilidades con las que sueñas, y a mi Epson me ha permitido realizar mis sueños. Por tanto, no puedo decir que haya sido un número para la compañía. He tenido todas estas posibilidades, y también he dado otras posibilidades a otros. Respecto a cómo nos consideran las empresas, yo diría que son un ente anónimo, y que lo importante de éstas son las personas que tenemos la suerte de encontrarnos en ellas. Debemos encontrar el equilibrio entre las posibilidades que nos da la empresa para hacer cosas, y la libertad de poder dejarlo cuando ya no nos aporta valor. Esto es lo que hace las mejores colaboraciones entre la empresa como entidad y lo que eres como persona.

¿Qué retos se marca ahora trabajando con la juventud?
- Trabajar con la gente que está en la Universidad y ayudarles a comprender todo el valor de su trabajo y qué pueden hacer por la sociedad y la gente que nos rodea. El trabajo no es sólo para ganarnos la vida, también debemos de pensar en el servicio que podemos hacer a la sociedad, y concienciarnos de que si no hacemos eso no terminamos de desarrollarnos de verdad. Tenemos una juventud fantástica y muy bien formada a la que quizá sólo le falta comprender el valor del esfuerzo.

¿Cuál sería el titular que podría resumir 30 años de experiencia profesional?
- Como conceptos me quedaría con valores como tratar a los demás como tú quieres ser tratado, asumir que no soy nada sin un buen equipo, estar constantemente formándose y ayudar a los demás para que puedan formarse y evolucionar, y entender que el mundo está en constante evolución, por lo que hay que entender la multiculturalidad y todos los valores de la sociedad. Como titular, me quedaría con que la mejor cuota de mercado ganada son los amigos obtenidos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información