| Artículos | 01 OCT 2001

"La Ley de Moore sigue vigente: en diez años llegaremos a los 20 GHz"

Tags: Histórico
Antonio Caloto, director general de Intel Corporation Iberia
Arantxa G. Aguilera.
Intel ha anunciado ya el Pentium 4 a 3,5 GHz, y prepara en sus laboratorios nuevos procesadores más potentes. Antonio Caloto, su máximo responsable en España, revisa la situación de recesión del mercado, una crisis de la que Intel espera salir reforzada.

Los atentados terroristas sufridos por Estados Unidos el pasado 11 de septiembre han provocado la caída de las bolsas en todo el mundo. ¿Cree que esto recrudecerá la crisis económica que vive el sector?
- Es difícil saberlo. Habrá que esperar unas cuantas semanas para ver cómo puede afectar a la situación, ya que este año está siendo muy complicado. No obstante, cuando hablamos de recesión hay que hacerlo con una cierta perspectiva, en el sentido de que en 1999 y 2000 realmente ha habido una explosión en el mercado, tanto en general, desde el punto de vista económico, como en particular en las empresas de informática y las empresas puntocom... Se registró un gran crecimiento en el sector y, si comparamos lo que está ocurriendo este año con lo que ha ocurrido durante los dos anteriores, resulta que pasamos de una situación muy buena a otra que no lo es tanto.

Sin embargo, este año han bajado las ventas de PC por primera vez, un dato que ha puesto de manifiesto la situación de crisis que atraviesa el mercado.
- El mercado de la informática históricamente ha ido creciendo, en algunas ocasiones con incrementos del 15 o el 20 por ciento. Pero hay que tener en cuenta que, en algunos mercados –por ejemplo, Estados Unidos- el sector de ordenadores está llegando a unos niveles de cierta saturación.
Nuestras previsiones indican que las ventas de ordenadores van a seguir creciendo, pero no a los niveles registrados en los últimos cuatro o cinco años. Podremos registrar crecimientos de entre el 7 y 10 por ciento.

Esta situación de crisis del mercado parece haber afectado menos a Intel que a otras compañías. No obstante, la compañía ha abandonado la fabricación de equipos de conectividad y ha anunciado 5.000 despidos. ¿Cuál es su análisis de la situación?
- Situaciones como éstas afectan a todas las compañías del mundo. Hay dos formas de afrontarlas: hay compañías que tienen problemas para aguantar e incluso pueden desaparecer, mientras que otras salen reforzadas de la situación. Nosotros apostamos claramente por la segunda opción. En el caso de Intel, realmente no se han producido despidos. Tenemos ahora mismo alrededor de 86.000 empleados en todo el mundo, con lo cual es normal tener un índice de rotación provocado por jubilaciones o cambios de empresa. Estos 5.000 puestos de trabajo que se van a eliminar, que representan el 6% de la plantilla, en realidad van a ser puestos que no se van a cubrir con nuevos empleados, sino con personal de otros departamentos.
Durante este año lo único que no estamos disminuyendo son nuestros presupuestos para inversión en nuevas fábricas; estamos aumentando la capacidad de fabricación, hemos introducido en producción ya nuevas tecnologías, como la de 0,13 micras, y seguimos manteniendo nuestros gastos en I+D, de 12.000 millones de dólares durante este año, alrededor de unos 7.500 para inversión en nuevas fábricas y tecnología y 4.500 millones para investigación y desarrollo.

La gran noticia del año -hasta que ocurrieran los atentados en Estados Unidos- era la fusión HP/Compaq. ¿Cree que será beneficiosa para ambas compañías y para el sector? ¿Cómo afectará a las relaciones de Intel con HP y Compaq?
- En principio, las relaciones que mantenemos tanto con Hewlett-Packard como con Compaq son excelentes. Evidentemente vamos a continuar con ellas en el futuro. No obstante, entiendo que esta compra tardará unos meses en hacerse efectiva. Intuir lo que pasará a más largo plazo es difícil, aunque de todas formas nosotros pensamos que continuaremos manteniendo nuestra relación. En cuanto a si será beneficiosa para las dos compañías, en Intel no comentamos las decisiones que toman las demás empresas.

Intel ha presentado oficialmente en España el Pentium 4 a 2 GHz y ya ha anunciado el de 3,5 GHz. ¿Hasta dónde va a llegar la velocidad de los procesadores? ¿El resto del mercado evoluciona al ritmo de los procesadores o son los procesadores los que marcan la pauta?
- Es difícil saber quién tira del carro. Al final, son muchas cosas las que hacen que la utilidad del PC mejore. Una es la velocidad, la potencia que pueda tener el procesador en cada momento, pero también hablamos de otros componentes, como el sistema operativo, las aplicaciones y otras características como la seguridad, la sencillez de uso... incluso la estética. Creo que es toda la industria y también la demanda lo que hace que el mercado se mueva en una dirección.
Efectivamente hemos presentado el procesador Pentium 4 a 2 GHz, se han hecho ya pruebas con un Pentium 4 trabajando a 3,5 GHz y ¿cuál va a ser el límite? Nosotros seguimos pensando que la Ley de Moore se va a seguir cumpliendo en la próxima década, duplicándose la velocidad de los procesadores cada 18 meses. Ahora mismo, con la arquitectura del procesador Pentium 4 esperamos que se pueda llegar hasta velocidades de 10 GHz. No tenemos un plan de disponibilidad de frecuencias, pero en los próximos años veremos que se alcanzan estas capacidades. También a nivel de laboratorio, los técnicos de desarrollo de tecnología de Intel piensan que con la tecnología actual de silicio se podrá llegar a finales de esta década a procesadores con velocidad de 20 GHz.

AMD está siguiendo los pasos de Intel muy de cerca. ¿Qué opinión le merece este competidor de la compañía? ¿Continuarán bajando los precios de los procesadores?
- AMD siempre ha sido nuestra competencia, pero también es un hecho que actualmente, tanto en procesadores para equipos de sobremesa como para portátiles y servidores, Intel tiene los productos más rápidos y con la tecnología más avanzada. Nuestro objetivo es seguir manteniendo esa posición. Estamos ya anunciando un nuevo procesador, que en código interno de Intel se llama Banias, para el mundo de los ordenadores portátiles. La idea es que la diferencia entre la tecnología que se utiliza para ordenadores de sobremesa y para portátiles sea cada vez más parecida. Básicamente con Banias estamos consiguiendo unas frecuencias de trabajo muy elevadas y, sobre todo, reducir el consumo al mínimo posible; uno de los objetivos de este procesador. Todavía no tenemos el detalle de qué velocidad alcanzará ni cuál será su fecha de lanzamiento.
En cuanto a los precios, nuestra política es que siempre que se anuncia un nuevo procesador se revisen a la baja los precios de los más antiguos, aunque hablar de antigüedad en el mercado de procesadores signifique no más de seis meses.

Se siguen oyendo voces en el mercado que vaticinan la desaparición del PC. ¿Qué piensa Intel de esto y cómo cree que evolucionará el ordenador personal? ¿Sustituirá el portátil al equipo de sobremesa?
- Yo creo que el PC no va a desaparecer. No obstante, el acceso a Internet y la movilidad son asuntos cada vez más críticos, y por ello pensamos que dispositivos como los PDA, los móviles actuales o la nueva generación de telefonía móvil, equipos como Intel Dot.Station, otros di

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información