| Noticias | 23 AGO 2007

La legislación europea de patentes, más próxima

Tags: Histórico
Francia está a punto de romper el obstáculo lingüístico que, durante décadas, ha estado frenando la aplicación de patentes en Europa.
Arantxa Herranz
Este paso no sólo permitirá que la aplicación de las patentes multinacionales europeas sea más sencilla y barata, sino que, además, impulsará los esfuerzos para crear un sistema único europeo, conocido como Community Patent, después de numerosos intentos fallidos, según defienden sus promotores.

Así, se espera que en los próximos días Francia ratifique el Acuerdo de Londres (que elimina la necesidad de traducir las patentes a todos los idiomas), tal y como ha confesado el primer ministro galo, Francois Fillon, en una entrevista concedida al diario Le Monde.

La Oficina Europea de Patentes, con sede en Munich, ha recibido con esperanza las declaraciones de Fillon. “Es una muy buena noticia ver el paso adelante que ha tomado Francia”, declara Reiner Osterwalder, portavoz del organismo, quien considera que, con la firma del país galo, “el acuerdo puede entrar en vigor de manera automática, dado que se elimina el costoso trabajo de traducir las patentes para que las invenciones puedan ser reconocidas en todos los países europeos”.

Se calcula que, por término medio, estos costes suponen entre el 20 y el 40 por ciento de todos los gastos en los que se incurren cuando se quiere proteger una patente, según Osterwalder.

Ratificar el acuerdo significará que, para que se pueda aplicar una patente en toda Europa, deberá inscribirse en inglés, alemán o francés, las tres lenguas oficiales reconocidas en la Convención Europea de Patentes, vigente desde hace tres décadas. Además, el resumen de cada patente deberá estar, eso sí, disponible en estas tres lenguas oficiales.

Los países que tengan como idioma oficial el inglés, francés o alemán no podrán exigir la traducción de las patentes a su idioma, puesto que los tres gozan del mismo estatus. El resto de países elegirá cuál de estos tres se convertirá en su “idioma oficial” para patentes, permitiendo, además, que el registro también se efectúe en la lengua local.

Aunque son 32 los países que firmaron la Convención Europea de Patentes (incluyendo los 27 que forman la Unión Europea), algunos de ellos se oponían al Acuerdo de Londres porque consideran que, al eliminar sus lenguas de la inscripción de patentes, se estaba dañando su economía y hará que el inglés se convierta en el idioma comercial de la Unión Europea.

En este sentido, España es, precisamente, uno de los principales oponentes, argumentando que el castellano es un idioma mucho más extendido en todo el mundo que el francés, por lo que también debería reconocerse como lengua oficial.

En cualquier caso, la decisión de Francia provocará, según Osterwalder, que muchos de los nuevos miembros de la Unión Europea que aún no han ratificado el acuerdo lo hagan y que elijan el inglés como el idioma oficial para inscribir patentes. Por ahora, quienes quieran poseer una patente, deben registrarla en cada país en la que quieran que se proteja, mientras que, con la Patente Comunitaria se pretende agilizar todo este proceso para que sólo haga falta un registro para que un invento esté protegido en todo el Viejo Continente .

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información