| Artículos | 01 OCT 1998

La gran ventana al Universo

Tags: Histórico
José Mª Fernández Rúa.

La utilización interferométrica del telescopio ?VLT? despierta expectativas entre los buscadores de nuevos sistemas planetarios . Cuando esté en funcionamiento en el año 20001, se podrá ver, desde la Tierra, a un hombre en la luna . La construcción del mayor observatorio del mundo en la cima de Cerro Paranal, en el desierto chileno de Atacaba, es un magnífico banco de pruebas para las tecnologías más avanzadas en computación e informática aplicadas a la observación astronómica del Universo . Cada uno de los cuatro telescopios de más de ocho metros de diámetro que componen el ?Very Large Telescope? ( VLT ) está dotado de estructuras mecánicas que se desplazan en busca de sus objetivos en el Cosmos, con una precisión sin precedentes . Esto ha sido posible gracias a un avanzado sistema informático que asegura, además una perfecta sincronización de los cuatro instrumentos para efectuar observaciones conjuntas de un mismo objeto cósmico . Tan importante como este sistema informático es aquél que regula la perfecta superficie de los espejos y el que permite efectuar observaciones interferométricas .

De momento, un halo de misterio rodea el nombre del primer objeto que proyectará su luz sobre este observatorio valorado en quinientos millones de dólares . La creación del ?VLT? se remonta a hace once años, cuando los astrónomos disponían de telescopios con espejos de sólo 3,5 metros de diámetro . A una altitud de 2 . 630 metros sobre el desierto de Atacama, disfruta del cielo astronómico de mayor calidad de todo el hemisferio sur . Situado a doce kilómetros de la costa, apenas se detecta vapor de agua en la cima de la montaña, y sus noches se caracterizan por una extrema claridad . Y la ausencia de turbulencias atmosféricas asegura, una media de 350 noches sin nubes al año .

Así las cosas, cuando finalice la construcción de los cuatro telescopios, los astrónomos europeos podrán efectuar observaciones utilizando dos de estos instrumentos a la vez, lo que en la práctica supone contar con dos telescopios con espejos principales de dieciséis metros cada uno . De esta forma darán cumplida réplica científica a los actuales gigantes de la astronomía, los gemelos norteamericanos ?Keck?, ubicados en el volcán Mauna Kea de Hawai y ambos con lentes de diez metros . Pero, a diferencia de éstos, los ?VLT? emplean espejos monolíticos de una sola pieza instalados sobre una estructura con 150 soportes hidráulicos-electromecánicos que, cada 30 segundos, corrigen su posición cumpliendo las órdenes dictadas por un complejo sistema informático .

Técnicos italianos han puesto a punto estos componentes críticos del ?VLT? . Cada uno de los cuatro instrumentos cuenta con sus respectivos detectores, que permitirán efectuar observaciones espectroscópicas e infrarrojas en distintas longitudes de onda .

La gran baza tecnológica del ?VLT? no reside, sin embargo, en los espejos o los detectores de los telescopios, sino en la gran versatilidad y la capacidad para acometer observaciones con interferometría a partir del año 2001 . Los cuatro telescopios, junto con otros tres secundarios de 1,8 metros que se desplazarán por un conjunto de raíles, podrán observar al unísono un solo objeto del Universo, lo que otorgará a este conjunto de observación astronómica, la capacidad de resolución de un colosal telescopio con un espejo nada menos que de 130 metros de diámetro . Los haces de luz de los siete instrumentos serán guiados por un conjunto de retroflectores subterráneos hasta converger en una única instalación . Esta resolución será necesaria para cumplir con uno de los objetivos científicos programados: detectar al primera luz del Universo, los primeros fogonazos brillantes de las más primitivas estrellas y galaxias .

La utilización interferométrica del ?VLT? ha despertado razonables expectativas entre los buscadores de nuevos sistemas planetarios . Con los telescopios europeos, se intentarán conseguir imágenes de estos objetos y efectuar análisis espectroscópicos de alta resolución para averiguar las características fundamentales de estos posibles planetas . Los colosos chilenos se utilizarán para abordar una caracterización detallada de los objetos existentes en nuestra galaxia, desde estrellas, planetas, ?enanas marrones?, asteroides, cometas y los misterioso pequeños objetos que pueblan el cinturón de Kuiper .

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información