| Artículos | 01 NOV 2002

La entrada en vigor de la LSSI provoca dudas y el cierre de webs para evitar posibles multas

Tags: Histórico
Almudena Alameda.
¿Desconocimiento o alarmismo fundamentado? Lo cierto es que tanto el desarrollo de la LSSI, que requirió cinco borradores, como su aplicación están siendo muy polémicos. Como muestra, el hecho de que al cierre de esta edición y cuando sólo han transcurrido diez días desde su entrada en vigor, 234 webs españolas han decidido cesar su actividad para evitar posibles multas.

Miedo a infringir alguna de las obligaciones que desde el pasado 12 de octubre establece la LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información), imposibilidad de adaptarse a ciertos requerimientos o solidaridad con aquellos que se oponen a la regulación de la Red son las principales razones que han llevado al reciente cierre de más de 200 sitios web de nuestro país. Entre ellas figura, por supuesto, la página que ha liderado la campaña anti-LSSI: Kriptópolis.com. Esta “revista independiente sobre seguridad en Internet” anuncia su reapertura con un nuevo formato a la vez que ofrece un listado de webs que también han cesado su actividad. En muchos casos, la idea es cerrar para evitar posibles multas y mientras tanto, efectuar los cambios que solicita la LSSI. En ocasiones, el motivo radica en que, a pesar de tratarse de webs de carácter personal o lúdico (aficiones, deportes, club de fans, etc.), cuentan con algún un “banner” o “pop up”, con lo que se encuadra-
rían como websites con fines comerciales y, por tanto, dentro del marco de aplicación de la LSSI. Por tanto, deberían cumplir condiciones como: tener registrado su dominio en Internet, proporcionar a los usuarios información acerca del nombre social de la empresa, datos de contacto, NIF y registro mercantil, y almacenar los datos de tráfico generado por los visitantes de esa web durante un año, requerimientos que consideran imposibles de satisfacer por los gastos que conllevan. De esta forma, prefieren dejar de existir a enfrentarse a multas que van desde los 3.000 a los 600.000 euros.
Plataforma Internauta, por su parte, acusa al Gobierno de “ignorante” en Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías, al introducir una norma “intervencionista, restrictiva e intimidatoria”, que está provocando la retirada de inversiones en Internet en nuestro país. Sin embargo, la entrada en vigor de la LSSI también ha propiciado la aparición de negocios como www.tercerosdeconfianza.com. que basándose en esta nueva figura que introduce la ley, presta un servicio de archivo de compras online de clientes para protegerles contra el fraude.

El Gobierno pide calma
El Gobierno trata de calmar los ánimos asegurando que la LSSI se aplicará con “flexibilidad y sentido común”, y recordando que esta normativa persigue proporcionar seguridad y confianza al consumidor, así como promover el comercio electrónico y el desarrollo de la Sociedad de la Información. En este sentido, Carlos Pérez Blanco, secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, ha declarado que no está prevista la modificación de la LSSI. Por su parte, el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, ha aconsejado que nadie se precipite y cierre una web, ya que se establecerán unos plazos adecuados “para que todo el mundo pueda adaptarse a la normativa”. Por su parte, el Partido Socialista ha desestimado recurrir la LSSI ante el Tribunal Constitucional porque, según sus expertos jurídicos, las modificaciones efectuadas en el texto desde su presentación en el Congreso han hecho improcedente la acusación de inconstitucionalidad.

¿Lista para ser aplicada?
Según la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), la Administración aún no está preparada para aplicar la LSSI, ya que ha comprobado que ni los registros mercantiles, ni el Colegio de registradores ni siquiera el Ministerio de Ciencia y Tecnología saben exactamente cómo se registra un sitio web comercial. La AUI advierte que, aunque algunos puntos de la LSSI tienen que ser desarrollados como reglamentos, no está claro cuáles son de inmediato cumplimiento y cuáles no.


Consejos de la AUI:
---------------------------
- Información clara, explícita y de fácil acceso sobre el responsable del web (razón social, NIF, CIF...), cómo contactar dentro y fuera de Internet, cuál es su política de privacidad, así como las condiciones en que lleva a cabo su actividad comercial.
- Solicitar el permiso (si no se contaba con él) de los suscriptores de listas de distribución por e-mail para enviar estas comunicaciones, y, por supuesto, pedir confirmación explícita a los nuevos suscriptores.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información