| Artículos | 01 ABR 2005

La Cosa Nostra, a un clic

Tags: Histórico
Crece el número de delitos en la Red
Santiago Carro.
El empuje de los virus, gusanos y troyanos continúa a pesar de la labor entrelazada de los fabricantes de antivirus, organismos públicos y privados y fuerzas de seguridad. Sin embargo, ya no están en el punto de mira de modo exclusivo. La sociedad se enfrenta a nuevas amenazas, la más conocida el phising, y entre ellas hay que destacar el modo de operar de las clásicas mafias, que han encontrado en Internet un nuevo ámbito donde desarrollar sus actividades más comunes: la extorsión, el chantaje, fraudes, robos, con la posibilidad de operar en cualquier lugar del mundo a un solo clic.
Aunque se asocie determinados nombres con el celuloide, como Don Vito Corleone, Lucky Luciano o Paul Castellano, las mafias no sólo siguen funcionando a pleno rendimiento, sino que surgen nuevas “familias” aparte de las italianas y norteamericanas como las de Chicago o Florida. Las mafias actuales operan en diversos escenarios como Rusia, España, Alemania o los Países Bajos; y su denominación gira hacia la Cibermafia. Según un estudio realizado por encargo de la compañía de seguridad McAfee, en la actualidad se ha producido una gran evolución en cuanto a la ciberdelincuencia –contabilizando a los hackers que actúan en solitario con ataques a ordenadores individuales. Rusia, país donde el número de mafias se multiplica casi día a día, ha visto cómo crecen el número de ciberdelitos –según el Ministerio del Interior de este país. Si en 2002 se contabilizaron 3.782 casos, en 2003 la cifra llegó a más 7.000 casos; y sólo en el primer semestre de 2004, la cifra rozaba los 5.000 casos.
Este informe de McAfee ponía de manifiesto la presencia del “telesicario”, además de contratar a menores de edad para realizar los ataques online desde ubicaciones remotas. Del mismo modo se ha comprobado que resulta más efectivo crear redes robóticas con multitud de ordenadores interconectados de forma ilegal que se emplean para atacar empresas y extorsionarlas que la intimidación física.

Abanico de precios
Y como la crisis no diferencia sectores, las mafias con presupuestos más ajustados, a la hora de contratar ciberdelincuentes pueden recurrir a mercenarios informáticos, algo así como jóvenes hackers programadores capaces de crear códigos maliciosos para cometer determinados delitos como phising o chantajes a través de Internet.
Según este estudio de McAfee, algunos mercenarios informáticos se dedican a alquilar redes informáticas –bots- al mejor postor, de modo que las mafias lo emplean para conseguir dinero de las empresas al convertirlas en herramientas para conseguir servicios ilegales de protección. McAfee ha señalado el caso de un joven que prestaba sus servicios por 28.000 dólares al mes para realizar este tipo de delitos. Otro “sicario” sitúa su tarifa en 100 libras la hora. El estudio ha concluido con una previsión de aumento de estas amenazas en los próximos 12 meses, siendo el espionaje industrial la principal lacra.

Fraudes bancarios
Y otro fraude que continúa captando incautos es el phishing, una técnica mediante la cual, a través de correo electrónico, se intenta captar la atención de miles de usuarios de bancos y cajas de ahorros. En la misiva, que emula la de conocidos bancos, invita a facilitar algunos datos –claves secretas- para poder así acceder a las cuentas corrientes.
En la misma línea de correos no solicitados -spam- pero sin referirse a ninguna entidad financiera, el FBI ha alertado ante un virus camuflado en un móvil que simula pertener a esta Oficina de Investigación. El supuesto mensaje informa de que el Centro de Quejas por Fraudes por Internet (Internet Crime Complaint Center) del FBI ha estado vigilando su uso de la Red y que ha accedido a sitios web ilegales. Después pide que haga clic en un adjunto y responda algunas preguntas sobre el supuesto uso ilegal de Internet. Pero en lugar de un cuestionario, el vínculo contiene un virus que infecta el ordenador del receptor, según el propio FBI, que ha dado la voz de alarma sobre este engaño. El FBI ha explicado que la ortografía y la gramática del mensaje dejan mucho que desear, por lo que puede resultar sencillo darse cuenta de que es un mensaje falso. También solicita a los que lo reciban que avisen a su Internet Crime Complaint Center en www.ic3.gov.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información